Espacio Vital 105-106
Índice del Artículo
Espacio Vital 105-106
Página 2

lll Parte: El Espacio Vital y la actual guerra. 105 La ceguera de los satisfechos La SI 27/07/40 p. 20
lll Parte: El Espacio Vital y la actual guerra.
105 La ceguera de los satisfechos  (continuación). 106 Epílogo: Más Allá del Espacio Vital  La SI 03/08/40 p. 20

105 La ceguera de los satisfechos

            Puesto que se trata ahora de sacar inyecciones de optimismo a la sombra de esa transmutación europea, no será en vano ver cómo los frutos del bloqueo han sido absolutamente otros de los que intentaban los que lo establecieron, completados por los que establecían, tras ellos, el contrabloqueo. Esperaban simplemente, con el bloqueo,  hacer morir de hambre a los civiles de un pueblo determinado. Los frutos son otros: no se muere ese pueblo amenazado, y, en cambio, tienen lugar una serie de fenómenos que jamás habían sospechado siquiera los bloqueadores.
            Ni sospechado. ¡Qué palabra! Porque parece raro que lo que está a la vista no se vea y lo que es consecuencia forzosa de algún hecho puede ser previsto. No supieron prever los bloqueadores que, al margen de los fines que ellos se proponían, ellos venían a ser el instrumento de una transformación europea tal que una nueva época venía como fruto de ello.
            Tengo a la vista dos docenas de artículos escritos por plumas más o menos eminentes de los países bloqueadores. Encanta la puerilidad de lo que se dice y maravilla a la vez tan escasa visión de las cosas. ¿Qué raro, entonces, que los pueblos aliados dirigidos por esos ciegos, hayan sido llevados al abismo? Veamos uno de estos (continuará).

lll Parte: El Espacio Vital y la actual guerra
La SI 03/08/40 p. 20

105 La ceguera de los satisfechos  (continuación)

            Firma León Archimbaud, diputado a la Cámara francesa. Su artículo lo han considerado tan importante y recio los encargados de la propaganda aliada, que lo reparten por toda la redondez de la tierra. Comienza así –y las victorias alemanas estaban ya a la vista del mundo- : “Por mi parte, continúo creyendo en una victoria aliada relativamente fácil”. Quien escribe esto, por académico, profesor y diputado que sea, es un retardado mental. Al menos en cuanto olfato de la mente. Alemania rezuma carbón. Afirma este crítico que tiene una gran escasez de él. Dice que Alemania ha remplazado los productos naturales por otros muchos artificiales de su invención. Deduce de este hecho lo contrario de lo lógico: que le faltan a ese país esos materiales. Deduce que el bloqueo es eficaz para que Alemania se quede sin materias primas ni aún para pelear (!!!). Ve privaciones donde no las hay.  No ve el efecto perenne de esa descentralización de los mercados y de esa inutilidad futura de productos de ultramar para tantos pueblos. Usa argumentaciones como esta: “Goering no nos explica qué productos Rusia envía a Alemania. Luego Rusia no envía productos a Alemania”. Más todavía, y al pie de la letra: “Alemania se siente amenazada en sus capacidades de existencia por Rusia”.
            ¿Cómo es posible que un profesor de la Sorbona y diputado no haya sabido ni siquiera oler esa transmutación de todo un continente, de toda una Edad histórica, a causa principalmente de ese famoso bloqueo, que ha sido el providencial instrumento para una autarquía relativa, que se veía tan lejana? Sería difícil pensar en la causa de que hayan llegado a las alturas tales nulidades, coronadas todavía con las palmas académicas. Pero se sabe bien que era éste, precisamente, uno de los más terribles defectos de la pseudo democracia en Francia y Gran Bretaña, causal que hacía posible el fenómeno físico de que flotase precisamente lo más vacío, mientras los hombres de substancia permanecían ocultos detrás de su modestia, y además voluntariamente alejados por la hojarasca dominante en las alturas.
            De ahí que, si en buena parte todos hayamos podido prever algunas consecuencias inmediatas de esta guerra, ellos hayan permanecido en tinieblas. De ahí, también, de que sus