Palestina Israel 48 02 03 04
Índice del Artículo
Palestina Israel 48 02 03 04
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22

Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 07/02/48 p. 7  
Breves aclaraciones a los problemas internacionales La SI 14/02/48 p. 2
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 14/02/48 p. 6
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 21/02/48 p. 8
Breves aclaraciones a los problemas internacionales La SI 13/03/48 p. 2
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 13/03/48 p. 6
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 20/03/48 p. 4
El “negocio” de los Amos del mundo: la partición palestina La SI 27/03/48 p. 1
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 27/03/48 p. 6
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 17/04/48 p. 4
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 24/04/48 p. 4

Alrededor de la guerra árabe de defensa racial
La SI 07/02/48 p. 7
(Bajo este acápite – una serie más de las tantas habidas en La SI por años- en este ejemplar, las brevísimas noticias sobre esa guerra, a manera de píldoras, van precedidas de unos párrafos de Bardina mismo, titulados “Naciones y pegotes”)

Naciones y pegotes
 
 O sea, materia y espíritu
 En instantes próximos va a demostrarse quién domina a quien, en ese duelo terrible y sangriento entre judíos que atacan y árabes que repelen y se defienden.
 Tenemos dos fuerzas antitéticas. (Abstractamente, no son antitéticas. No hay nada antitético en el mundo, cuando operan con derecho dos fuerzas. Pero en la realidad hay luchas antitéticas, porque se trata del bien contra el mal; de un pillaje contra la razón).
 Tenemos dos fuerzas antitéticas, y hay que estar atentos a los resultados.
 Por un lado, tenemos a los árabes, defendiendo una región de su patria, Palestina. La razón de la sangre. El hecho del amor patriótico. La fraternidad racial, que es todo distinto del buen vecindaje, pámpano y miraje. La razón de la historia. La dignidad de una gran familia. El orgullo de quién fue grande. La voluntad decidida de ser algo, y más que algo, otra vez. En resumen, Espíritu.
 Por otro lado, los sionistas de todo el mundo, especialmente los que acaparan la riqueza y no quieren ir por nada a Palestina, pero azuzan sobre Palestina a los demás. El Oro. La Fuerza. Los Amos de la riqueza, agazapados detrás de las naciones poderosas, y detrás de sus esclavas. El ansia de domino. La raza “escogida”. La mentira. El falso Mesías. La Sinagoga hebrea y la antesinagoga de los puestos a sueldo. La intriga. Los “derechos” fundados en una carta particular y de quien, ni siendo particular, no podía escribirla. El Imperialismo mundial y el mesianismo de la moneda. El Anticristianismo y el odio a Cristo. En una palabra, la Materia.
 Es un duelo histórico, que va a abrir brecha. No quiero decir que no hemos de luchar todos en ese duelo. Hay obligación precisa de estar a uno u otro lado cuando se baten en duelo el Espíritu y la Materia. Quiero decir que, además, hay que estar muy presentes al desarrollo y resultado de ese duelo para poder tener el optimismo de una Nueva Edad adveniente. Y regocijarnos ya de antemano, por qué la materia son cualesquiera las fuerzas del Sionismo, es vencida por el Espíritu.
 Porque estamos en una Nueva Edad: antipragmatista, antimaterialista, cuyo eje es el Derecho.
      -----------
 - El Comité árabe ha organizado la recolección de fondos entre los árabes palestinianos, los árabes de Arabia y los árabes del exterior. Estos últimos –dice- alejados de su patria, han de aportar cuando menos, dinero.
 - Los trenes palestinianos los pagan los palestinos, pero son usados especialmente por los judíos, que han acaparado gran parte del comercio de la región. De ahí el asalto de trenes por partidas árabes, porque los judíos los usan, no solo para proteger los ghetos solitarios clavados en regiones de población arábiga, sino para transportar armas y soldados de un lugar a otro. En solo Lydda han sido detenidos y controlados por los árabes, trenes que pasan de una docena.
 - Un árabe que defendía su patria, por tan horrendo delito, fue condenado a 4 años de cárcel. Al ir a llevarlo a ella los policías, fueron atacados por una partida árabe antedispuesta; fue liberado el condenado; fueron heridos los policías británicos y despojados de sus armas y dinero. En Haifa.
 - Ha sido destruido en cinco tramos distintos el oleoducto que habían comenzado a construir los yanquis, de la Arabia propia al Mediterráneo. Preguntado el Presidente de la Comisión de la NU, en Palestina,  por la razón de haber entregado todo el sur de Palestina a los judíos, respondió que se debía a instrucciones que da a la UN, Norteamérica. La razón está en que el oleoducto predicho ha de pasar forzosamente por esta región.
 - En la reseña que envía, impresa, la NU sobre los debates habidos en la entidad, consta que el delegado sueco afirmó que, “siempre hay que tener en cuenta el aspecto jurídico de los