Palestina Israel 48 08
Índice del Artículo
Palestina Israel 48 08
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15

Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 07/08/48 p. 4
Estados desunidos ibero-americanos Alianza árabe ibero-americana La SI 07/08/48 p. 5
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial La SI 14/08/48 p. 4
Estados desunidos ibero-americanos Alianza árabe ibero-americana La SI 14/08/48 p. 6
Alrededor de la guerra árabe de defensa racial.  La SI 21/08/48 p. 4
Estados desunidos ibero-americanos Alianza árabe ibero-americana La SI 21/08/48 p. 5
Traición judía a favor de Estados Unidos La SI 21/08/48 p. 1

Alrededor de la guerra árabe de defensa racial
La SI 07/08/48 p. 4

“Victoria o muerte”
 El Comandante de las fuerzas israelitas en Jerusalén, David Hiltier, ha declarado: “Los judíos nos estamos preparando para cualquier contingencia. Nos hallamos en vísperas de la reanudación de las hostilidades. Será una guerra a muerte, peor que el primer mes de nuestra lucha. Será ahora, con medios de nosotros, una lucha salvaje, inmisericorde, sin posibilidades de retirada. O alcanzaremos la victoria, lo cual espero, o seremos completamente aniquilados”.
 Con este lenguaje solo hablan los que han acaparado medios para vencer, o los que, viendo invadida su casa, prefieren todo a la derrota, aunque sea morir. Los judíos no han visto invadida su casa: ellos han invadida la casa ajena. Por tanto, el lenguaje de Hiltier no es una arenga de sacrificio en aras de la patria, sino un desafío de orgullo del que sabe que ha sido munido de todos los medios necesarios para la victoria.

Ni que pierdan el pleito
 El actual problema árabe no es una campaña contra los judíos, o para mejor hablar, contra el sionismo. No se trata de anti-judíos o cualquier otro apelativo anti. Se trata del ll Imperio árabe, que está ya aflorando en la historia. Hemos aludido al l Imperio y al rol que jugó en esta etapa el arabismo. Rol que no era militar principalmente, sino post militar: es decir, que necesitaba de las victorias militares, y sobre ellas actuar. Y ese rol fue científico, artístico y mercantil, que se desempeñó en el mundo en el corazón mismo de la Edad Media
 El Arabismo actuó de modo que fue el anillo necesario que enlazó la edad antigua con la moderna: el anillo circunstancial sin el cual nada habría sido, y ni siquiera habrían existido el Renacimiento y la influencia artística del Bizantinismo en el arte cristiano post-romano.
 Hubo pueblos que nacieron  no más para la riqueza, el bienestar propio, las ventajas. Esos pueblos desaparecieron. Nada puramente material vale la pena de ser conservado. Los fenicios en los tiempos antiguos; sus hijos los cartagineses de los tiempos romanos sabemos que tenían una civilización netamente materialista y por esto fueron barridos de la existencia. Los pueblos que han tenido una civilización científica, artística, espiritual, no podían ser barridos; y como las cenizas que guardan adentro el fuego interior, ellos deben esperar el regreso de su dominio en una segunda etapa de su vida, en la cual renueven su actividad pública y acentúe así el legado que ellos cedieron al mundo civilizado.
 Los árabes dieron al mundo su legado. Y cuando la Universidad de Oxford escribió el Libro de los Legados (lo que cada raza legó al mundo) no es chico ni poco interesante el Legado del Islam y del pueblo árabe a la civilización, en el instante más obscuro –por lo tanto, en el momento más necesitado- de la historia humana. 
 Ya saca cabeza nuevamente ese pueblo. Y hay que afirmar con ahínco que, si la saca, algo tiene encomendado que el mundo necesita para vivir hacia un fin superior.
 De manera, que el principal fin que se busca en el actual conflicto, no es ganar a los sionistas un pleito determinado, sino que el pueblo árabe vaya sacando cabeza y vaya tomando posición en el mundo de la actualidad, donde tendrá algo qué hacer.
 Supongamos (y esto es algo más que suponer) que los árabes perdiesen este pleito palestiniano, y que el sionismo lo ganase. No por esto los esfuerzos árabes serían cosa perdida, sino que lo principal que se busca estaría ganado: la actividad de este pueblo como raza que revive; y después de lo cual, ganado o perdido, habrá dado ya pasos definitivos en esta segunda etapa de su vida, el de la actual etapa histórica. 
 No es esto algo pesimista, sino algo que tiene que ver con el sentido de orientación de ese pueblo: porque no ha de disminuir su actividad ni aún perdiendo el pleito sionista, si no continúa en un entrenamiento, mirando de que no desmerezca de la acción múltiple de la primera etapa.

Los judíos no deben continuar su historia