Religión 34
Índice del Artículo
Religión 34
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10

1934

Cristianismo y política

    "Necesidad de una organización social CATOLICA"
    La Edad Media tuvo una organización social católica p.1-3
    La Edad Moderna se caracterizó por la descristianización de la sociedad p.3-4
    Necesidad de la restauración cristiana de la vida social p.5-6
    Ante esta urgencia los católicos han tenido una respuesta diferente p.4-6; habla de una "verdadera doctrina cristiana" p.6g ante una posición cristiana "herética" p.4e, 6g
(J.B. Necesidad de una organización social católica, BOY núm 80, 15/08/25 p.1-6)

    JBC simpatiza con "las democracias medioevales"
(J.B. Arcaísmo p.95; ver tb. J.B. Necesidad de una organización social católica, BOY núm.80, 15/08/25 p.1)   

    En "Rumbos Franciscanos" declara que "el mundo actual...adolece de la enfermedad misma que aquejaba..." al siglo Xll, en el que vivió San Francisco. "Y, si remedio busca, a la farmacopea moral franciscana deberá acudir y en ella surtirse. Y por esto que el Pontífice, con ojo de psicólogo profundo, ha puesto la Acción Social cristiana bajo la égida y patronato de San Francisco"(p.1-2).
    Cuatro principios componen la "tetralogía franciscana" (p.2)
    Primero, el "'Ideal", opuesto al "materialismo" (p.2)
    Segundo, la "Justicia". "Francisco, no ama la paz, sino la "paz justa". Sobre la justicia se asentará la paz (p.2-3).
    Tercero, el Amor, y en otra palabras más precisa, el Sacrificio. Contrario al egoísmo (p.3)
    Cuarto, la alegría, el optimismo (p.3-4)
    "Envolvamos el mundo social en una ola de Franciscanismo. Es el único camino que puede llevarlo a buen puerto" (p.4)
(J.B. Rumbos Franciscanos, LUX núm. 101-13, 15/10/26)

    En "El glorioso Pontificado de Pío Xl" alaba la preocupación de éste por su "defensa de la verdad" (p.1, 3) (J.B. El glorioso pontificado de Pío Xl, LUX  núm. 121, 15/05/28)

    Sobre política y religión ver también Juan Bardina, Un problema general candente. El maestro y la política, diario La Unión, Valparaíso 11/07/25

Catolicismo y política

Cuando, años a venir, estudie objetivamente, sin prejuicios de clase ni avideces de intereses, las revoluciones mejicana, española, rusa, italiana y aún norteamericana de Mr. Roosevelt y su Congreso, notará el historiador una cosa notable, que ofrecerá puntos de alta crítica al investigador. Es ésta: que, mientras los cristianos rechazaban las normas sociales cristianas, los que se llaman no cristianos las adoptaban claramente por más que lo ignorasen ellos mismos. Esto dará motivo a dos clases de monografía de alta ciencia: l Cómo el interés material condiciona y tuerce los principios religiosos; ll De cómo el hombre, como tal, es naturalmente cristiano.
    Un ejemplo interesante de esto lo tenemos en la cuestión del salario. Sabido es que, dentro de la moral católica, el salario familiar integral mínimo es base social y moral ineludible, sin distinción posible entre teoría y práctica. Pues bien: mientras grandes núcleos católicos de España y otros países no aceptan esa base de su propia religión, los anticatólicos de Méjico adoptan el salario familiar mínimo como eje de la próxima campaña presidencial
Los agricultores –mejor: grandes núcleos de agricultores- católicos de España no aceptan el salario