Religión 39 12
Índice del Artículo
Religión 39 12
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Navidad La SI 23/12/39 p. 2
 … y así sucedió La SI 23/12/39 p. 2
La Estrella La SI 23/12/39 p. 2 (se cita a Kepler)  
Paz en la tierra. Pío Xll y Roosevelt ante las finalidades de los beligerantes
La SI 30/12/39 p. 1-7
Navidad
La SI 23/12/39 p. 2


    Otra vez el rodar del tiempo nos ha traído a la conmemoración del más grandes de los días de la tierra, de aquel en que, viniendo a formar parte Dios mismo de la familia humana, ha sido consagrado por la tradición como Día Santo del Hogar.
    Han pasado 1939 años. Suceso tan grande, que todo el mundo ha girado, luego, en torno de él; tan pequeño, que cupo en la breve y humilde pesebrera de un establo.
    Y después de más de diecinueve centurias continúa el milagro soberbio de dar el mundo vuelta alrededor de la pobre cuna consagrada por la presencia de un niño, estrella polar que ilumina el cielo de los siglos.
    Cuando la historia mire al fondo de las cosas, se dividirá simplemente en dos edades. Y, en medio de ellas, línea separadora de los dos enormes hemisferios temporales, serán un pesebre humilde y un Niño.

Nacimiento de nuestro Salvador
La SI 23/12/39 p. 2
    Se citan las palabras del Evangelio de San Lucas ll, 1-24

… y así sucedió
La SI 23/12/39 p. 2


    San José llegó al mesón.
    Con él, la Virgen María.
Más, no les dieron posada.
    Porque así no convenía.
 
    ¡Cómo lloraba la Virgen!
    ¡Qué pena pa quien lo vía!
    Más nadie mostró dolerse,
    Porque así no convenía.

    Su caminito siguieron
    Llorando José y María
    Posaron en un portal,
    Porque así les convenía.

    ¡Cantad, pastores y reyes!
    ¡Cantad, que ya vino el día!
    De la estrella bajó el Niño
    Pa cumplir la profecía
    Porque así nos convenía.
    (Viejos versos coloniales).

La Estrella
La SI 23/12/39 p. 2  
 

    A comienzos del siglo XVll, mientras en Alemania los teólogos discutían con ardor sobre el año preciso del nacimiento de Jesús, un raro fenómeno se mostró en el cielo. Habiéndose verificado el