Religión 40
Índice del Artículo
Religión 40
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5

Bibliografía 1781. Un folleto extraordinario  La SI 27/01/40 p. 14
Cristo y la Paz  La SI 23/03/40 p. 8
Rarezas… superficiales La SI 24/02/40 p. 8
Medidas anticlericales en Rumania. Persecución religiosa  La SI 26/10/40 p. 9

Bibliografía 1781. Un folleto extraordinario  La SI 27/01/40 p. 14 (a propósito de una entrevista publicada en “El Mercurio –en esos días- a Monseñor José María Caro Rodríguez, primado de la Iglesia Chilena, y de lo que se escribió de ella a posteriori)

 Acaba de aparecer en folleto volandero este notable documento, luminoso reportaje hecho por el periodista argentino señor Joaquín Blaya, al Arzobispo Primado de la Iglesia Chilena.  Cuando, por obra y gracia de ese infatigable periodista, aquellas palabras llenas de verdad y comprensión  conocieron las columnas de “El Mercurio”, se produjo un extraordinario revuelo. En el diario que hasta hacía muy poco aparecía como sujeto a la batuta curial, muchas plumas salieron a polemizar: unos, los afectados directamente con aquellas declaraciones, a hacer academia y pretender explicar su verdadero sentido; otros, a encarar los problemas puestos en discusión, asegurando que Monseñor estaba en todo instante con el espíritu tradicional de la Iglesia en estas materias.
 Lo más importante de todo esto es que lo verdaderamente fundamental fue esquivado por quienes tuvieron la responsabilidad primera de salir a la palestra periodística. Y uno no sabe si esta actitud significaba una sincera momentánea posición, o segunda intención de desviar la atención pública a la entrevista toda, produciendo en muchos la idea, que fue conseguida evidentemente, de que Monseñor Caro se había retractado. 
 El lector juzgará sin apasionamiento el tenor de la entrevista y la Aclaración o Ratificación episcopal sobre lo dicho y fríamente emitirá su juicio. Ello casi no interesa, y si lo consignamos aquí es por mero afán de hacer historia de los acontecimientos ocurridos con motivos de dichas declaraciones.
 Y ahora ¿qué decir de la suerte de este folleto? ¿Qué objetivos está llamado a cumplir? El que todos los católicos sinceros le deseamos: que corra de mano en mano y llegue a todos los rincones de este querido pueblo chileno. Nuestro buen pueblo, alejado de las prácticas piadosas y no pocas renegado de la religión que lo recibió al nacer, comprenderá con su lectura que todas sus justas quejas, sus aspiraciones todavía no cumplidas, sus anhelos de bienestar encuentran un eco fervoroso en el corazón del Pastor de su Iglesia. el salario suficiente, el derecho a la sindicalización campesina, etc. tópicos sociales del momento allí en esas declaraciones encuentran pleno apoyo y sentido verdadero.
 ¿Será posible creer que los grupos afectados por la exposición clara y valiente de la doctrina de la Iglesia arremetan en su contra en su contra por defender intereses materiales bajos y mezquinos? No lo creemos. Esos grupos han demostrado en todo instante una lealtad continuada y perseverante a la Iglesia y sus Prelados. Y, si monseñor Caro toca a rebato, llamándoles la atención, se sumarán sin duda a la obra que en el campo social enderezará la Acción Social de la Iglesia. De no adoptar esta actitud y aparecer rebeldes ¿no significaría la pérdida de una minoría que no vive realmente el cristianismo, que reniega de Cristo, luz inmarcesible de pobreza, y es piedra continua de escándalo, ante la conquista de la mayoría, del elemento trabajador, del buen pueblo de Chile, al decir del señor Arzobispo?
 Desde estas columnas, en que durante más de quince años se ha batallado fieramente por estas doctrinas, logrando, que es nuestro único orgullo, imprimir cierta mentalidad social en muchos medios culturales, especialmente católicos, felicitamos a los editores del presente folleto y les deseamos que los fritos que han tenido en vista recoger sean óptimos y contribuyen a afianzar la armonía social y un mayor acercamiento entre la Iglesia y el proletariado chileno.


Los grandes problemas de la España contemporánea
V Ha de arrancarse de raíz la Escuela y la Universidad que malean a España
Mundo Español  01/40 p. 15-25

“… una reforma universitaria como la que España necesita.
 (…)