Religión 48
Índice del Artículo
Religión 48
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8

Breves declaraciones a los problemas internacionales  La SI 14/02/48 p. 2
Breves declaraciones a los problemas internacionales  La SI 21/02/48 p. 3
Breves declaraciones a los problemas internacionales La SI 13/03/48 p. 1
Espiritualistas materializado  La SI 27/03/48 p.4
Documentación MCMLXXVll Obispo monseñor Andrea habla de la lucha entre la moral y el oro La SI 24/04/48 p. 7 (continuará)
Documentación MCMLXXVll Obispo monseñor Andrea habla de la lucha entre la moral y el oro La SI 01/05/48 p. 7 (Conclusión)
Yugoslavia y el Vaticano. El Vaticano ante Yugoslavia  La SI 21/08/48 p. 2-3

 

                                                             12

La NU está preocupada, hace ya varias semanas, de matar el tiempo y justificar sueldos. Ahora la han dado en una “Carta Internacional de Libertad Religiosa y Derechos del Hombre” que van a redactar los mayores abusadores de los derechos del hombre y de la libertad religiosa.

            No hay que olvidar que ni en Estados Unidos ni en Inglaterra existe libertad religiosa. Por ejemplo, por el lado católico: desde los memorables y sangrientos días en que en Inglaterra engendrara la más cruel persecución religiosa que se haya visto, no existe libertad ni tan solo ahora: un católico no puede ser rey de Inglaterra; y en Estados Unidos tampoco gozan los católicos de verdadera libertad, estando en la costumbre lo que en Inglaterra es ley: esa excepción de los católicos para ser Presidente.

Breves declaraciones a los problemas internacionales  La SI 21/02/48 p. 3
 

                                                                35
            La propaganda protestante se hace en España con verdadera impudicia, tanto por parte de Inglaterra como de Estados Unidos. A este respecto, ha declarado el obispo de Zaragoza que es notable que entre los pocos prosélitos que obtienen los ingleses y norteamericanos se distinguen los antipatriotas, siempre a las órdenes de alguna institución británica o norteamericana. Y ha recordado la frase por primera vez pronunciada en tiempos del propagandista Stanley: “Detrás de la cruz protestante hay el cañón inglés, y detrás de cada misionero bien pagado, un agente del imperialismo y del oro”.
            En Madrid ha sido tiroteada una campaña de protestantismo, habiéndose pegado a las paredes callejeras unos grandes letreros que decían así: “No toleraremos que nos vengan a convertir como cazan negros en el Africa, a tambor batiente y violín desafinado. Es ello un insulto, y no será tolerado. Pueblos ateos e irreligiosos los que nos los mandan, en su casa respectiva tienen mucho que hacer esos misioneros buscavidas, avanzadas del imperialismo político, que pueden ir a tentar suerte en comarcas oceánicas o africanas, pero no en el pueblo que les dio a ellos a mamar el cristianismo y la civilización”.
            Mientras así dibuja en el ambiente párrafos de indignación  el patriotismo español, ellos, los mercaderes de la Biblia, como adelantados de su imperialismos, van “trabajando”: lanzando sobre esa pobre humanidad dos millones anuales de Biblias, traficando con Jehová, y diseminando por los cuatro ángulos de la tierra el oro de su despiadada dominación envuelta en trenos de Jeremías y trozos de Evangelio mutilado. Sembrando vasallajes en nombre de pueblos escogidos por dios (el dios del oro) y llenado las carteras propias con los 30 dineros con que venden los ideales.

Breves declaraciones a los problemas internacionales La SI 13/03/48 p. 1

                                                               36
            Este episodio español    diariamente se repite en la vida de esos pueblos americanos, materia prima y sin carácter para ponerse de frente a los imperialismos místicos disfrazados.
            Pero tiene otra faz esa “religión”, o para mejor hablar, ese evangelismo disfrazado. Y es necesario notar un recrudecimiento de esa traficante tarea de degeneración de esos pueblos.
            Constantemente recibimos –y recibe todo órgano de propaganda- centenares de hojas de propaganda en el sentido de “que todo lo suframos, a cambio de la gloria eterna”. Es la base “religiosa” de ese materialismo impudente con que propagan por el mundo la superstición de que, para ir al cielo,