Rusia 33
Índice del Artículo
Rusia 33
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

Libros Gurian Waldemar, El Bolchevismo. Introducción a su historia y doctrina, Freiburg i. B. Herder y Co. La SI 24/04/33 p. 7
El Soviet depura las filas comunistas La SI 15/05/33 p. 3
Cuatro fracasos del socialismo, según el socialista Masquet La SI 04/09/33 p. 3
Estados Unidos y el Soviet ruso La SI 25/09/33 p. 2-3
Litvinoff es llamado por M. Roosevelt La SI 06/10/33 p. 1-2

            El orden social burgués capitalista ha encontrado en el Bolchevismo su mayor adversario. No siempre es fácil hacerse una clara idea de los fundamentos de este sistema, tanto en su aspecto filosófico-sociológico como económico. No faltan obras escritas por buenos conocedores de Rusia, sobre este tan complicado problema, y hay que reconocer que a veces constituyen excelentes exposiciones del sistema bolchevista. Entre ellas podemos incluir el libro de Gurian, objeto de esta reseña, donde de un modo preciso se nos da una idea de los diferentes matices de dicho régimen. A través de consideraciones histórico-sociológicas, fundamenta Gurian sus principales puntos de vista sobre tales problemas, mostrando cuáles son las teorías e ideas fundamentales, formas sociales de organización y de gobierno que determinan la realidad y propaganda bolchevista. La exposición no es abstracta ni sistemática, sino que parte siempre de los hechos históricos y sociales. En la parte de introducción describe el autor la antigua Rusia en su estructura político-social; en el segundo capítulo trata de las particularidades que permitieron al pequeño grupo de los “bolcheviques” alcanzar el poder bajo la dirección de Lenín. La tercera parte se dedica a la política económica y social de los soviets. La parte cuarta está ocupada en la descripción de la peculiaridad de los partidos y sus caudillos y, la siguiente, por una exposición compendiada de la teoría de Lenín como consecuencia del marxismo. De estos capítulos fundamentales se deriva la crítica y juicio del bolchevismo. De especial interés es el hecho de que en un capítulo especial se dan al público importantes documentos bolchevistas en una excelente traducción. En general, podemos afirmar que el libro es una contestación clara a la pregunta de cómo ha sido posible que en el mundo moderno el bolchevismo haya alcanzado tanta eficacia y éxito. Tiene la obra en cuenta todo lo que al bolchevismo hace, no sólo grande, sino digno de censura y discusión.

El Soviet depura las filas comunistas
La SI 15/05/33 p. 3

            Se han hecho efectivo en esta semana dos decretos del Gobierno de Moscú, promulgados en los últimos días del mes pasado. Uno de ellos se refiere a la abolición de la libertad de poder transitar sin condiciones por el país y trasladarse de una parte a otra sin permiso especial de las autoridades. El segundo se refiere a la decisión de depurar las filas de partidos, que supone maleadas la suprema dirección de él.

            a) El decreto sobre no-libertad de libre circulación por el territorio del país tiene su precedente en Italia, donde, con fines a la vez políticos y económicos, los ciudadanos deben obtener permiso para pasar del campo a la ciudad y para trasladarse de una a otra provincia.

            Los fines políticos son de comprender fácil. Los opositores están actuando, aunque cada día en proporción decreciente. Y Mussolini no era hombre de no tomar todas aquellas medidas que creyese necesarias para entorpecer toda propaganda contraria a las concepciones e ideales que está imponiendo en las esferas políticas y sociales de su país.
            Pero tiene esa medida, también, sus finalidades económicas. Italia ha ejercido, en ciertos instantes, una especie de conscripción en cuanto a la especie y lugar de trabajo de varias clases de trabajadores, por ejemplo, sobre los jóvenes ingenieros agrónomos, que han sido fijados, por autoridad de gobierno, en el centro de esta o aquella zona que necesitaba de sus servicios.
            Toca este problema una profunda llaga que mancha la educación universitaria: la manía urbana, si así puede llamarse, de la mayor parte de los jóvenes formados en alguna profesión universitaria. Les repugna el campo. Y, mientras las ciudades se abarrotan de médicos, abogados e ingenieros, las poblaciones rurales se quedan huérfanas de toda clase de servicios profesionales.