1934 06
Índice del Artículo
1934 06
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

Documentación. Programa de la Convención del Frente Social Cristiano  La SI 02/06/34 p.13
Los seguros, en sus cien formas y finalidades, son instrumentos de paz internacional   La SI 16/06/34 p.6-7
Francia “Quartier Latin”  La SI 16/06/34 p.9
Documentación. Nueva Carta Fundamental de la “Unión Republicana”  La SI 23/06/34 p.11
Bélgica XXVlll Gembloux, Universidad en el campo  La SI 30/06/34 p.19

Documentación. Programa de la Convención del Frente Social Cristiano  La SI 02/06/34 p.13
(En La SI 14/07/34 p. 11; 21/07/34 p.14 aparece invitación del Partido Corporativo Popular a participar en la Convención Nacional del Frente Social Cristiano a celebrarse en Santiago los días 29 y 30 de junio y 1 de julio, con un programa educativo y cultural similar a éste)

5 Punto. Los Social Cristianos y el Problema de la Cultura popular:
A)    Educación y Plan Educacional.
B)     La educación de los adultos y la lucha contra el analfabeto.
C)     El arte y la lucha contra todas las formas de pornografía, cine, teatro, pintura, fotografía, etc.
D)    Ciencias y la necesidad de una orientación moral y religiosa
E)     Educación Física en los Colegios y Escuelas
F)      Deportes, Moralidad Deportiva. Lucha contra el Mercantilismo deportivo

Los seguros, en sus cien formas y finalidades, son instrumentos de paz internacional   La SI 16/06/34 p.6-7
Resumen de ideas: sobre los valores seguridad y paz; el hombre, sujeto de derechos y deberes; omisión de la educación económica en la educación chilena y, de educación para la vida

            1. Seguridad y Paz.
            Los políticos, tras ellos los diplomáticos mundiales, buscan la paz, y aún la Paz, como si debiesen encontrarla espontáneamente por ahí, debajo de un repollo o perdida a la vuelta de una esquina, como si careciese de padres conocidos. La paz, según ellos, ha de ser efecto de sus discusiones, de sus infelices Contratos, de sus precarias promesas, como si las cosas y las palabras de esos hombres tuviesen médula y substancia.
            Y, no. La paz es legítima de padres conocidos. Su padre se llama Ideal de Amor fraterno. Su madre se llama Seguridad, a cubierto de la miseria.
            El hombre es el hombre, y no una abstracta fórmula matemática o biológica. El hombre está hecho de modo que ha de estar inquieto, desorientado, disconforme con un statu quo en el cual no halla lo más necesario para su subsistencia y su vida integral.
            Y es natural, entonces, ese desasosiego. Nace el ser humano con derechos naturales. El deber se le impone con el uso de razón, hacia los seis o siete años. El derecho lo tiene con el simple nacimiento, porque constituye un deber natural de otros hacia él. Tiene derecho el hombre a vivir plenamente la vida que Dios le ha dado. Derecho a comer, él y los suyos, satisfactoriamente. Derecho a vestir decente y acomodádamente, para librarse del frío, del calor y de la verguenza. Derecho a techarse, defendiéndose de la intemperie. Derecho a que esos derechos le sean respetados y realizados.
            Si es éste, derecho natural, es lógico que, de no verse satisfecho, el hombre se desoriente, esté nervioso y se rebele. No le respetan el derecho a la integridad de su naturaleza. Por lo mismo su naturaleza vive en desequilibrio y trastrocada.
            Si esto acaece en un hombre, su infelicidad es insegura. Si esto acontece en miles de hombres, las protestas chocan con las protestas, y una ola de indignación y no conformismo, se levanta sobre los corazones. Y la paz desaparece.
            De ahí que no haya paz social cuando el bienestar de la mayor parte de los hombres no es una realidad. Jaurés solía decir que todas las protestas proletarias tenían su cimiento y causa en la falta de pan. Y León Xlll, espiritualista perfecto, explicaba el actual levantamiento del proletariado universal "por estar una enorme mayor parte de riquezas en manos de unos pocos", hambrientos y desnudos los pueblos.
            Hay una estrecha unión entre el bienestar individual de los hombres y la tranquilidad social.