1939 10 y 11
Índice del Artículo
1939 10 y 11
Página 2
Página 3
Página 4

Para la juventud que estudia. Así nos lo han dicho, pero no es así  La SI 14/10/39 p.8
Para la juventud que estudia. De cómo, si sabes mirar, de los estercoleros verás brotar flores   La SI 04/11/39 p.8

Para la juventud que estudia. Así nos lo han dicho, pero no es así
La SI 14/10/39 p.8
Resumen de ideas: sobre el pensar y el sentido crítico: una lección con miras a explicarlos y suscitarlos

            Es necesario que los jóvenes no juren por la palabra del maestro. Y menos por la palabra del libro. Es bueno que reflexionen, que piensen en lo que leen o les dicen. En una palabra: que sepan que el cerebro lo tenemos para que funcione. La Cabeza -dice un adagio chino- se nos ha dado para algo más que para tenerla encima de las espaldas.
            Sin embargo, se acostumbra pensar poco. Porque se cree que pensar es leer u oír, cuando es todo lo contrario. Para pensar correctamente, hay que cerrar los oídos y entornar disimuladamente los
ojos.
            Vamos a pensar unos minutos. Y os vais a dar cuenta de que, sobre cosas que creíais evidentes, pesan muchas sombras. Si no lo habíais visto antes, es que no habíais pensado.
            1. Os han dicho cien veces que, para pasar un sólido a líquido, necesita calor. Este ensancha la distancia entre las moléculas y, con ello, el cuerpo aumenta de volumen. Por esto, para destapar una botella con ciertos tapones, basta calentar el cuello de ellas.
            Viceversa. Os han dicho que, al sacar calor de un cuerpo líquido, se torna sólido y ocupa menos espacio que cuando era sólido. Preguntadlo a un entendido y os lo asegurará, al tenor de todos los libros. Decidle que yo voy a quitar calor a un cuerpo, y que, al hacerlo, sus moléculas se ensancharán y ocuparán más espacio que cuando eran líquidas, y os tratará de tontos.
            Inmediatamente le decís: HIELO. Tomad un vaso de agua, quitadle calor hasta que quede sólido o helado, ocupará... más espacio, por más que protesten los físicos y nos juren que debe forzosamente ocupar menos.
            De este absurdo viene nada menos que el hielo flote sobre las aguas líquidas, por ejemplo, sobre el mar.
            2. Os dicen los gramáticos que los derivados siguen las leyes de los primitivos de que derivan en cuanto a letras dudosas. Si VER se escribe con V corta, VISTA llevará la misma V. Si HORA se escribe con H inicial, HORARIO llevará la misma H inicial.
            -Entonces, decid, voy a escribir "osamenta" y "osario" con H, por que la lleva HUESO, la palabra primitiva: HOSAMENTA, HOSARIO, disparates a la vista.
            ¿Por qué Hueso se escribe con H y Osario, su derivado, sin H.
            En los pasados siglos la U escrita no existía, siendo representada por la V. Así se escribía VNIVERSIDAD. De modo que la V era letra bifónica, a veces con sonido de V (vengo), a veces con sonido de U (vngido). Para que los lectores supiesen si la V debía leerse U o bien V, en casos dudosos, se ponía una H antes de la V cuando debía leerse U. Así se escribía HVESO.
            Ahora, cuando tenemos la U, no se necesita esa H. Pero ha quedado ahí varada, para mostrar hasta donde llega la ignorancia de los hombres. Ahora debería escribirse UEVO, UESO (como se escribe OVARIO, OSARIO). Quien así escribiese sería inteligente. Pero pasaría por tonto ante los que realmente son tontos.
           
            3. Nos cuentan las geografías que se dan aires de modernas que el suelo explica la manera de ser de las razas y la clase de trabajo de los pueblos, porque "cada país trabaja en aquello que tiene a mano". O como decía Demolins, "les routes font les type sociale".
            Pero ello no es así centenares de veces.
            La mayor región hilandera del mundo está en el centro de Gran Bretaña, alrededor de Bradford y Manchester. Viven de ello más de tres millones de habitantes. No hay en la región un átomo de lo que esa fabricación necesita: lino, cáñamo, algodón, lana. Todo llega de millares de kilómetros lejos.
            La región industrial más densa del Mediterráneo está en los alrededores de Barcelona, la gran