18 Política internacional 33
Índice del Artículo
18 Política internacional 33
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21

12 de Octubre. Día de la Raza.
La SI 09/10/33  (Ver arriba Festividades 12 Octubre)
La corbeta “Sebastián Elcano” trae el saludo de España a Chile La SI  12/02/34 p. 1
A propósito de la visita del “Elcano”. Las constelaciones raciales en un mundo internacional ordenado según hechos naturales  La SI 12/02/34 p.2-3
El Rol glorioso de nuestra Raza
La SI 13/10/34 p. 2-3  (Ver arriba Festividades 12 Octubre)
Un raro ejemplo de Diplomacia Abierta  La SI 09/03/35 p. 6-7
La desinteligencia chileno-argentina a la luz de la nueva Edad histórica que está amaneciendo. Juicio objetivo sobre este incidente La SI 16/03/35 p. 9-13
Los ideales internacionales de España La SI 13/04/35 p. 1-5
Salvador de Madariaga, eminente internacionalista, está en Chile La SI 27/07/35 p. 1

Política internacional iberoamericana. Diplomacia

Ver también arriba Festividades: 12 de Octubre. Día de la Raza. Cristóbal Colón . Constelación racial. España e Iberoamérica. Hispanoamericanismo

12 de Octubre. Día de la Raza.

La SI 09/10/33  (Ver arriba Festividades 12 Octubre)

La corbeta “Sebastián Elcano” trae el saludo de España a Chile
La SI  12/02/34 p. 1

 Están con nosotros, nuevamente, marinos de España. Con esa corbeta que conocía ya los caminos de Chile y que ahora torna a estas playas con una nueva juventud, ávida de conocer personalmente a estos pueblos que surgieron de la fecunda acción de la raza castellana sobre estas tierras fantásticas de América.
Desde que el vasco El Cano diera por vez primera la vuelta al mundo, en aquella famosa expedición en que pereciera el insigne Magallanes, la marina española había escasas veces repetido ese itinerario, audaz en aquellos tiempos en que todo el porvenir de una nave temblaba en el hinchamiento de sus velas. Durante el siglo XlX, que sepamos, solo tres expediciones se realizaron con tan vasto programa.
En 1840, la corbeta “Ferrolana” salía de España con una misión religiosa para la Australia; doblaba por el Cabo de Buena Esperanza hacia el Indico; tocaba al sur del continente oceánico; enfilaba al Cabo de Hornos, después de una dilatada travesía, y de ahí se dirigía directamente a España, atravesando todo el Sud-Atlántico.
En 1866, una pequeña escuadra –la famosa de “Mendez Nuñez”- hacía rumbo hacia el Pacífico con aquellos intentos bélicos de tan lamentable principio y que, al fin,. Sirvieron para estrechar mayormente las relaciones entre España y estos países.
Hacia fin de siglo el famoso viaje de la “Nautilus” repetía la que todavía se consideraba hazaña. Magnífico buque de construcción británica, cambiaba su nombre originario –“Carrik Castle”- por el que había de darle más nombradía, y pasaba a ser la primera Escuela de instrucción de guardia marinas en los tiempos modernos de la marina española, recomenzando con ella las glorias de una institución que llevaba gloriosamente  sobre sí una tradicional inmortal.
                                                           *
En Marzo de 1931 –tres años atrás- la “Sebastián Elcano” visitaba por vez primera costas chilenas.

Se trata de uno de los buques más notables de cuantos navegan actualmente, todo él construido en España. Fue bautizado y entregado a la Marina de Guerra el 29 de Febrero de 1928. Fue madrina una de las hijas del general Primo de Rivera, quien estaba entonces en las postrimerías de su gobierno, tan fértil en obras materiales como desdichado en cuanto a la solución de los grandes problemas morales.

El primer viaje de la “El Cano” –duró 14 meses- lo realizo alrededor del mundo, dando una vuelta completa y repitiendo la hazaña del gran marino vasco. Las peripecias fueron grandes. En la travesía del Pacífico se llegó a dar el barco por perdido. En tanto, él navegaba admirablemente a la vela, sorteando como señorita ágil los abismos del mar y haciendo quites, como buen andaluz, a las olas embravecidas. El segundo viaje fue éste durante el cual visitaba Chile en 1930, continuando luego al Perú, Ecuador, panamá, Cuba y Puerto Rico, hasta tocar otra vez la blanca Cádiz.
El buque llegó, como ahora, por Magallanes, encantados todos del Estrecho, de la Tierra del Fuego, de los bellos e innumerables canales, de Talcahuano –donde limpió fondos- en cuya ciudad los españoles de Concepción y de las ciudades vecinas, en colaboración con las autoridades del país,