18 Política internacional 40

    b) La actual decisión de España de romper relaciones con Chile tendría una importancia extraordinaria si no fuese la continuación de aquella absurda y anti-española conducta de no dar a América importancia alguna más que en las charlatanerías oficiales propias de viejos tiempos. Cierto que esto es más grave todavía, porque indica costumbre inveterada y no un exabrupto incontrolado.
    El proceso de ese rompimiento es muy sencillo. Todo él emana de un hecho simple: de una dictadura sin dictador, que es lo más terriblemente peligroso en que puede encontrarse un pueblo. (discuten muchos sobre democracia y dictadura. Pero el mal máximo no es éste, sino el de una democracia sin demócratas y de una dictadura sin dictador).
    Comenzaba este episodio en la odisea del derecho de asilo. Franco acababa de condecorar a un diplomático chileno por haber dado asilo a más de mil derechistas. No acepta que la misma Embajada dé asilo a 16 izquierdistas. No pensando que con ello se agravia a América en total, por ser este derecho algo incorporado al derecho de gentes de este continente. Y no sabiendo los que rodean a Franco y que a boca llena se llaman cristianos y piadosos, que esa institución es netamente cristiana, y con un radicalismo tal, que el derecho cristiano lo alargaba a los delitos comunes, cobijado seguramente el criminal bajo los brazos abiertos de Cristo.
    Una de las cosas del mundo internacional viejo que ha de morir es el metro distinto que sabían usar los gobiernos respecto de asuntos idénticos. Puede haber, entre los bárbaros, quienes no acepten el derecho de asilo. No puede haber quien lo acepte para unos y lo rechace para otros. Son éstas, cosas del viejo régimen, y admira que los que quieren ser innovadores sigan las pisadas de los que reemplazan.
    Se agravaba el rozamiento con la campaña que diarios izquierdistas de Chile realizaban contra el Gobierno de España, muchas veces extremosamente exageradas. Aunque no tan exageradas como las que realizaban revistas chilenas derechistas contra el gobierno republicano de España.
    La representación alemana en Chile ha dado ejemplo perfecto en este caso, que no han sabido aprovechar los diplomáticos hispanos. Nadie ha sido atacado en Chile tan virulentamente como el gobierno alemán y Hitler en particular. Se han dicho cosas fuera de medida. Siempre han considerado los diplomáticos alemanes que no por esto Hitler era lo que decían y que los hechos habían de desmentir asertos que ni los mismos que los formulan creen, que surten escaso efecto por la misma virulencia con que están formulados. Sabemos quiénes van y vienen por el Ministerio de Relaciones. Unas observaciones hechas en casos muy raros han sido de tal modo formuladas, que ni Chile ni su Gobierno han hecho más que agradecerlas por su fondo y su forma. Jamás una protesta y menos un rompimiento. Siempre, sin embargo, lo que no han sabido hacer los representantes de España en estos últimos meses: en vez de atacar y enardecerse, ver de persuadir, de abrir los ojos, y de captarse las simpatías de un pueblo bueno, cada día más deseoso de conocer la verdad desnuda.
    Esta ruptura de relaciones, con frases injuriosas para Chile –porque derechas e izquierdas andan lógicamente del brazo en este caso- es uno de los más lamentables episodios diplomáticos para España. Uno de los más valiosos episodios  para los pueblos que están empeñados en echar a España del corazón de los americanos.
    No dejarán de aprovecharlo Estados Unidos y otros círculos igualmente empeñados en apuñalar un ibero-americanismo tan natural como gruesamente manejado por los gobernantes de España, ahora y antes de ahora. Y sería una labor tal vez útil que alguien recogiera cuanto se escribe
en toda la América en estas horas cruciales contra España y sus políticos, para que lo enviara a guisa de raro florilegio camino de ese Madrid jamás comprendedor de los intereses de España.
   
    c) Sin embargo, no hay que exagerar tampoco. No hay cosa, sino la muerte, que no tenga remedio. Y estamos seguros de que en estas mismas horas habrá funcionado el teléfono entre ciertas capitales europeas y Madrid, para imponer un poco de tino a diplomáticos que tan poco hábilmente llevan estas cosas. Especialmente en instantes de la Conferencia de La Habana, cuya minoría anti-española  no podía desear nada mejor que esa bomba cargada en Madrid.


 
Image

 

Galería de Mapas

Mapas públicados


Marzo de 1943
6-3-1943_MP4.JPG
Mapa 4 del 06 de Marzo de 1943

Enero de 1943
16-1-1943_MP1.JPG
Mapa 1 del 16 del enero de 1943

Marzo de 1943
13-3-1943_MP4.JPG
Mapa 4 del 13 de Marzo de 1943

Febrero de 1943
13-2-1943_MP1.JPG
Mapa 1 del 13 de Febrero de 1943

Invitados en linea

Visitantes: 1612132