18 Política internacional 40
Índice del Artículo
18 Política internacional 40
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26

    Otro punto a observar es perder de vista la ley del péndulo en la actual actitud anticristiana de parte de dirigentes del pueblo alemán, constituido actualmente por un 60% de católicos. Constantemente el individualismo ateo, responsable de la misma cuestión social, se ha vantado de ser defensor del Cristianismo. Años atrás la Santa Sede tuvo que protestar de que, en la conquista de China y la intoxicación del pueblo por los extranjeros blancos, éstos hablasen de defender la cultura cristiana. Y actualmente ¿no ha hablado cien veces el indiferentismo y anticatolicismo inglés (Churchill, Halifax) de defender en esta guerra los ideales cristianos? Esa absurda mixtificación debe traer matemáticamente en los explotados (Alemania, Japón, etc.,) el exceso contrario. La ley del péndulo se cumple siempre en los grandes movimientos sociales. Y aparecen “excesos teóricamente inaceptables, pero lógicamente inevitables” que, afortunadamente, siendo circunstanciales, desaparecen a medida que el equilibrio reaparece.
    Otro punto que constituye un defecto negativo del folleto es el que se refiere al Problema Español. Todos estos textos alemanes sobre la casi divinidad de Hitler responden a los mismos “hechos” de España, aunque en ese país los textos no existan, pero sí los hechos. Esos textos derivan de la omnipotencia concedida a un hombre,  -digamos al Estado personal- doctrina que es la base actual de la gobernación española apoyada sin dubitaciones por el episcopado. Lo cual proyecta chorros de luz sobre lo que podría llamarse la “herejía alemana”, que sería exactamente la “herejía española”. No se puede hablar justo del estatismo y el personalismo germánico actual sin llamar la atención sobre el mismo fenómeno hispano-católico.
    Por lo demás, conceptuamos este folleto de Carlos Vergara, como uno de los mejores esfuerzos para independizarse de prejuicios, aclarar problemas hondos y dar ejemplo a la crítica chilena, demasiado cutánea, de la necesidad de entrar en las entrañas de las cosas.
    Esperamos de Carlos Vergara nuevas elucubraciones sobre estos problemas fundamentales.


Meditaciones sobre la guerra
La SI 21/12/40 p. 11

    El escritor, como el abogado, no siempre defiende causas justas; pero si en el abogado no es censurable el hecho porque en razón de su cargo muchas veces está obligado a ello, en el escritor es imperdonable, porque nadie lo puede obligar a escribir contra su voluntad, a menos que sea un mercenario.
    Si el abogado defiende una causa que es injusta a todas las luces no le causa daño a nadie, porque su esfera de acción no pasa más allá de los estrados. La defensa es una cosa y la justicia es otra.
    Pero si el escritor defiende una causa injusta puede con su talento y con su dialéctica hacer incurrir en error a sus lectores; de aquí que la honradez sea una cosa esencial en el escritor. Desgraciadamente no todos los escritores son suficientemente honrados.
    La honradez del escritor está sometida a pruebas de fuego y quizá si por eso habrá que perdonar también a los escritores que no son honrados. “En este mundo rutinario –decía Eca de Queiroz- las ideas, para agradar deben ser como las maneras, generalmente adoptadas y no individualmente creadas”. ¡Ay de quién trate de desafiar esta consigna impuesta por la triste condición humana!
    Un escritor que ha estado defendiendo los regímenes democráticos, pongamos por caso, no podría después retractarse y apoyar los regímenes totalitarios, aún cuando lo haga con pleno convencimiento de que estos regímenes son superiores a los otros. Sería tildado inmediatamente de reaccionario o de influenciado por la doctrinas dictatoriales.
     Esta es otra prueba de fuego para el escritor sincero que pretenda seguir los dictados de su propia conciencia.


 

Galería de Mapas

Mapas públicados


Enero de 1943
2-1-1943_MP1.JPG
Mapa 1 del 02 del enero de 1943

Enero de 1943
2-1-1943_MP3.JPG
Mapa 3 del 02 del enero de 1943

Febrero de 1943
20-2-1943_MP2.JPG
Mapa 2 del 20 de Febrero de 1943

Marzo de 1943
13-3-1943_MP4.JPG
Mapa 4 del 13 de Marzo de 1943

Invitados en linea

Hay 1 invitado en línea
Visitantes: 1662656