España 36 09 05
Índice del Artículo
España 36 09 05
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6

España en llamas (4). La SI 05/09/36 p.8-13

21. La oligarquía. Las famosas “200” (conclusión de este punto iniciado en La Si 05/09/36 p. 8)

22. Nacionalización de las industrias bélicas (punto desarrollado en base a puros testimonios periodísticos)

23. Y ¿qué tal las Derechas?
            Es un fenómeno interesante eso que llaman actualmente Derechas e Izquierdas, y en especial el de las Derechas. Acerca de las Derechas francesas, podríamos notar una serie de observaciones trascendentales. Nos contentaremos con unas pocas, que consideramos aleccionadoras para estos pueblos de América. La historia y la crítica serían un vano juego de inteligencias, si no buscasen una ejemplaridad eficaz... si es que esto es posible en este caso.

a) Ante todo, ¿qué son las Derechas francesas? Un conglomerado que había formado, para las elecciones, el Frente Nacional, vis a vis del Frente Popular izquierdista.
            Este conglomerado está formado por los siguientes grupos, además de otros de menor importancia: Procederemos, en lo posible, por orden cronológico:
            1º Los viejos monárquicos de la rama borbónica, que escasamente contará con mil individuos. No tendrían importancia alguna, si esos mil individuos no perteneciesen a la rancia nobleza, a la zona millonaria y a los defensores constantes de la Iglesia, sin mengua de que rechacen, en absoluto, las orientaciones sociales de los Papas.
            Son librepensadores en el fondo, y de la peor calaña, a lo siglo XVlll. Pero tienen un buen barniz cultural y de rito. Sin embargo, se reservan el derecho de aceptar o rechazar lo que les conviene de las enseñanzas papales. Tratan al Pontífice de bolchevique y entregan al párroco 10.000 francos para la iglesia de su feudo.
            2º Los monárquicos bonapartistas y orleanistas, casi unificados, que obedecen las órdenes de monseñor el Conde de París, rey de Francia, según sus partidarios. Este grupo que se reducía antes a un grupito de vividores inconscientes, a la manera del grupo anterior, tiene ahora –desde hace ya veinte años- importancia extraordinaria por haberse sumado a ellos dos grupos poderosos: el de la Acción Francesa y el de Charles Benoist, quien, precisamente, acaba de morir. Todo el mundo conoce la Acción Francesa y su jefe peligroso, el sabio y pistolero Carlos Maurras, así como no menos de cien mil jóvenes que les siguen, con el nombre de “Camelots du roi”.  En cuanto a Benoist, es el teorista más famoso del sufragio proporcional, así como en los últimos años de su vida del corporativismo camaral y de la monarquía.
            Es un grupo librepensador en su totalidad, condenado expresamente por el Pontífice en cuanto sigan las teorías de Maurras.
            3º Los antiguos conservadores y liberales en economía y política –las derechas de la república- formados en casi su totalidad por la masonería, los hebreos, el alto comercio, la alta industria y los especuladores. Profesan todos ideas heterodoxas y son enemigos –declarados o embozados- de la Iglesia, con la cual conviven en cuanto conviene a sus intereses económicos o librepensadores. Son los famosos Poincaré, Clemenceau y otros ases de la política recién pasada, así como los pseudo famosos –porque no había absolutamente de que- Tardieu, Flandin y demás eminentes nulidades que han formado cien gobiernos sin acertar una jamás excepto esto: vivir de la política, con entradas misteriosas décuplas al sueldo de un mariscal de Francia.
            4º Los “Croix du Feu” que acaudilla un noble sin ideas ni decisión, pero organizador, el coronel conde Casimiro de la Roque. Su movimiento tiene el título vago –en estos tiempos absurdos, por gastado, sobado y prostituido- de los partidos que hicieron la desgracia de Francia: paz, familia, propiedad patriotismo. Esto, que son palabras sublimes, se reduce a nada: verbalismo. Siguen al Conde 700.000 hombres (son sus palabras), y él acostumbra decir “mis cruzados, los viejos soldados de la guerra...” Y es esta una nueva confusión hay 4.230.000 ex soldados(sic). Y se ha probado que lo siguen de éstos, unos 190.000, una escasa minoría. El