España 36 09 16 a
Índice del Artículo
España 36 09 16 a
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

España en llamas (6), La SI 19/09/36 p. 23-32

35. Un paréntesis: las huelgas en Bélgica (continuación del punto iniciado el 12/09/36 p.11)

            Gobernaba esta misma combinación desde hace dos años: ¿Por qué no realizaron nada, haciendo necesaria la huelga?
            El día 14 se concretan las demandas obreras. Quieren un 10% mínimum de aumento en los salarios, sin aumentos de precios de los productos y un mínimum de 43 francos por trabajador, la semana de 40 horas, vacaciones anuales pagadas, jubilación en la vejez. Reconocimiento de los sindicatos. Ni más ni menos. He ahí como los comunistas piden reformas netamente cristianas... que los que se llamaban cristianos no realizaban jamás: Lo que se ha legislado en Chile hace doce años no lo conocieron en Bélgica los obreros después de 40 años de gobiernos católicos, defensores de la “Rerum Novarum” (continúa el relato de  la huelga y de los acuerdos llegados)

            Gobernaba esta misma combinación desde hace dos años: ¿Por qué no realizaron nada, haciendo necesaria la huelga?            El día 14 se concretan las demandas obreras. Quieren un 10% mínimum de aumento en los salarios, sin aumentos de precios de los productos y un mínimum de 43 francos por trabajador, la semana de 40 horas, vacaciones anuales pagadas, jubilación en la vejez. Reconocimiento de los sindicatos. Ni más ni menos. He ahí como los comunistas piden reformas netamente cristianas... que los que se llamaban cristianos no realizaban jamás: Lo que se ha legislado en Chile hace doce años no lo conocieron en Bélgica los obreros después de 40 años de gobiernos católicos, defensores de la “Rerum Novarum” (continúa el relato de  la huelga y de los acuerdos llegados)

36. En otros países
Ref: relata las huelgas de entonces en Gran Bretaña y en USA

37. La bandera roja en Francia: otro paréntesis
            Hemos dedicado al caso francés largo espacio, aunque no todo el que se merecía esa callada revolución soviética, en que los trabajadores se apoderaron, sin disparar un tiro, de todas las fábricas, tiendas y oficinas. Se habla mucho en España, ahora, de la bandera roja. Unos días antes de la Revolución, un diario derechista encontraba inaudito que asistiesen banderas rojas al entierro del teniente Castillo. Queremos acumular aquí una pequeña parte de datos -que acabamos de recibir- sobre cómo en Francia la bandera roja y el puño cerrado han jugado en esos acontecimientos, figurando, incluso, sobre el gobierno en el día patriótico del 14 de Julio. Es un dato... (y aporta esos datos periodísticos)

38. Las causas de la revolución española
            No lo fueron ni los atentados –menores que los del tiempo de la monarquía- ni otras razones que tienen interés en hacer circular Derechas e Izquierdas, cada una por su lado. Quien quiera examinar las causas de la revolución española ha de mirar quienes forman los ejércitos de las Derechas –salvo esos bárbaros del África, que por dos veces los derechistas han traído ya a España. Y entonces llegará a comprender dónde están las verdaderas razones, razones, muchas de ellas atendibles, que han motivado esa insurrección.
            Ordenemos estas causas, desechando la de escasa importancia:
            1º la persecución religiosa
            2º El descontento en el ejército bajo diversos aspectos
            3º La escasa comprensión de las derechas acerca de la justicia integral que entrañan el fascismo y el hitlerismo
            4º Los coletazos de los viejos partidos, que fueron los que ataron las manos a Gil Robles mientras gobernó
            5º Las ansias –lógicas también- de la nobleza, a la vez palaciega y latifundista, y,
            6º El interés internacional –lógico- de los países de gobernación fascista.
            Y es interesante estudiar, ni que sea someramente, estas causas, para entrar en la entraña de un movimiento constituido por los más diversos factores, concordando en la finalidad revolucionaria.

39. La persecución religiosa
            Tiene esta causa dos aspectos, que entrañan una gravedad suma: