España 36 09 26
Índice del Artículo
España 36 09 26
Página 2
Página 3

España en llamas (7), La SI 26/09/36 p. 7-10

46. Una observación importante (este punto es continuación del ejemplar anterior)
            Ref: ... lo que generaba “una secreta amargura del ejército, y ciertamente justificada”; b) “Se ha hablado mucho del sectarismo de las derechas y de las izquierdas españolas, en el sentido de querer implantar una dictadura de clase sobre los contrarios: Es una acusación, desgraciadamente, que viene de España misma...; “Este desarme aéreo prueba que ni unos ni otros llevan razón. Hay en España otros defectos, pero no estos de aspiración dictatorial. Quien más quien menos, ya ve la necesidad de concordar intereses”. “Azaña fue durante treinta meses ministro de la guerra... Podía haber armado una aviación abundante... No dio un paso en este sentido”. “Lo mismo las derechas. Gil Robles estuvo largos meses en el Ministerio de la Guerra. No creó un solo aeroplano... Rusia ha puesto en sus 5.800 aparatos sólo aviadores rojos, de ideas indudables. Italia y Alemania han colocado en su aviación puramente a los suyos. España, ni unos y otros, han querido realizar esto.// Esto da luz sobre esa guerra social española. Y prueba que esos dos personajes (Azaña y Gil Robles; con ellos los suyos) no pensaban en dictatorializar una clase social sobre la otra”.

47. Un recuerdo: Alcalá Zamora
            Ref: rememora una crónica de meses atrás a la caída de Alcalá Zamora; a su parecer, derechistas e izquierdistas  fueron injustos “con ese primer gran Presidente de la República española”; “era el Presidente ideal. Y nos atreveríamos a decir que no sucederían en España los actuales horrores, si hubiese continuado en la Presidencia el Primer Presidente. No comulgamos con sus ideas, de índole anticuadamente liberal... Pero esto aparte, Alcalá Zamora era un hombre íntegro y desapasionado. Veía con claridad los peligros de clase, derechistas e izquierdistas. Tenía un singular tacto en servir de péndulo en esa guerra social que ha estado latente durante los últimos veinte años en España, que nada tiene que ver, en sus causas y existencia –aunque sí en su agravamiento natural- con la República. Era un político ecuánime, activo, muy español y muy dúctil a las exigencias de los tiempos. Al ser eliminado, presagiábamos malas consecuencias.

48. Criterio que nos guía en la selección de noticias
            Una crítica de guerra se basa siempre en noticias, es decir, en hechos. Y el crítico ha de andar siempre alerta para saber discernir la verdad de la mentira, los hechos de los inventos. Una de las armas más formidables que se usan siempre en las guerras es la mentira. La usan los que no creen en el Decálogo. E igualmente los que creen en él, porque la mayoría ama más sus intereses que sus principios, sus apetitos que los Mandamientos.
            a) La derrota alemana en la guerra mundial tuvo por causa una multitud de factores combinados. Uno de los más decisivos fue la inquina mundial contra aquel país, poniendo casi el mundo entero todo a favor de la causa anti alemana. Como llegaron los llamados Aliados a poner al mundo contra Alemania, sería ciento largo explicarlo.  Pero es indudable que la principal arma fue la divulgación por el mundo entero de los “crímenes horribles” de Alemania, que clamaban al cielo.
            Años atrás, en estas mismas columnas, explicábamos largamente la organización de la propaganda de esos crímenes. Vamos a dar de ello una ligera noticia, para refrescar la memoria del lector.
            En Londres, cerca de Downing Street, funcionaba una misteriosa oficina, que tenía unos 200 empleados y entre ellas un centenar de hermosas empleadas. Entremos en uno de los laboratorios de ella. Por uno entenderemos los demás. Es un taller de fotografía. Un licenciado en letras por Oxford, hombre culto (epidérmicamente culto) está ojeando grandes colecciones de revistas antiguas, ilustradas. Ahora está revolviendo el “Illustrated London News” de allá los alrededores de 1893. Se para en una hoja. Ya está. Tijeras. Corta un grabado. Llama a un dibujante y un fotógrafo, que están