España 36 10 10 y 17
Índice del Artículo
España 36 10 10 y 17
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9

España en llamas (9), La SI 10/10/36  p. 7-11
España en llamas (10).  La SI 17/10/36  p. 1-6

51. Un hecho lamentable (continuación del ejemplar anterior)
            c) Podía darse el caso de que los alzados fuesen sometidos a juicio, porque, según ordenanzas militares, deliberaban y se alzaban. Aunque en este caso grave de la situación española, muchos encontrarían una razón superior que daba a esos militares el derecho de opinar y de alzarse. Pero ese derecho de opinar que ellos se atribuyen, habían de reconocerles a los demás militares, que podían opinar según su propia cabeza, no, según la de sus compañeros, tanto más si esa manera de opinar coincidía con los mandatos del Código Militar. Era, por lo mismo, una aberración absurda condenar por traición a compañeros y jefes por el doble “delito” de proceder según su conciencia, como hacían los jueces, y por obedecer la ley.

            d) Esas aberraciones, ajenas del todo al honor militar y al compañerismo, habían de tener imitadores. Y había de ser entre los soldados, que habían de encontrar morales los caminos que los demás les señalaban.
            Tenemos a la vista escenas dolorosas y vergonzosas. Una fotografía que ha dado la vuelta al mundo muestra a un centenar de jefes y oficiales del Cuartel de la Montaña, en Madrid, con los brazos alzados y desarmados, rendidos ante los soldados, que empuñan sus mausers y revólveres.  Altos jefes militares ante la fuerza bruta del soldado que “opina” y se cree con derecho a realizar exactamente lo mismo que habían realizado, unas horas antes, aquellos militares, deshaciéndose violentamente de compañeros de armas de grado superior (continúa dando ejemplos de lo mismo apoyado en noticias de la prensa).
            Era la relajación de la disciplina y el creerse cada cual dueño de asumir la actitud que le da la gana, o que le dicte “su” conciencia. La oficialidad se deshace a tiros de sus jefes que no piensan como ellos. El soldado se deshace de su oficial que no piensa como ellos. Es exactamente la misma posición. Lo más lamentable que podía darse en el ejército español, que jamás –salvo una chispa en 1909- había visto el triste espectáculo de que los soldados apresasen a la oficialidad y la mostrasen vencida y humillada ante los objetivos de cien fotógrafos borrachos de sensacionalismo.
            Es el Soviet. Los “obreros, campesinos y soldados” de la Revolución rusa.

52. Nuevo Plan: toma de Madrid
            Minuta de ideas: lo idean Mola y Franco, a quienes la lucha en Africa los había acostumbrado “a variar los planes estratégicos “sur les champ”, en vista a una nueva situación de los datos”; el plan fracasa, porque la toma de París, mediante un ataque rápido y decisivo, implicaba para ellos el triunfo decisivo, con la captura de la capital; como derechistas que eran, habían olvidado la historia de España; en ésta, efectivamente, la toma de la capital no le hizo ganar la guerra, una vez  a Felipe V, otra vez a Napoleón l; Franco y Mola atacan Madrid por el norte, quedando detenidos en los altos de Guadarrama, no obstante la superioridad militar; el gobierno de Madrid, con menos fuerza militar, resiste, porque había armado unos 60.000 trabajadores. “Y estos iban al frente con una decisión tomada: morir. ¡No pasarán! Y un general no puede olvidar la fuerza de resistencia que esto significa. Las turbas, bien o mal armadas, acudieron a Guadarrama. Y allá quedaron clavadas las huestes derechistas. // El segundo plan había fracasado también.”

53. Un terrible antecedente: el pueblo armado (1)
            ¿Qué representa en la moderna historia de España ese armar al pueblo?
            El problema puede ser estudiado desde cuatro distintos puntos de vista.

            a) Las Derechas españolas han criticado acerbamente ese armamento del pueblo. Y, aunque nosotros no lo aceptemos, no se ve por qué esas Derechas pueden criticarlo. Ellas han armado al pueblo derechista, por ejemplo, al carlista navarro y al falangista castellano. ¿Por qué los de enfrente, con el mismo derecho, no podrían armar al pueblo que les es leal? Pero hay más: esas derechas han armado al moro salvaje y al