LA SEMANA INTERNACIONAL 1935
Índice del Artículo
LA SEMANA INTERNACIONAL 1935
Página 2

            La Semana Internacional a los 14 años de publicación, edita en este número la 685ª Crónica Crítica. En su Segunda Epoca a base de publicación independiente de cualquier otra empresa, llega con la publicación de esta semana al número 100
            Con este número -gracias a Dios y al favor de un fuerte núcleo chileno de gente culta- entra "La Semana Internacional" en el número 100 de su vida desligada de cualquier otra empresa; al 685 de su vida total, que tira para los 15 años.
            Queremos hacer aquí en el -repecho de esta página- un pequeño descanso, para volver la vista atrás y echar una ojeada sobre el camino recorrido, a guisa de inyección de optimismo y de exposición amical a nuestros amigos.
            Es necesario recordar los orígenes de esta crónica, sobre los cuales -catorce años atrás- se proyectaba la sombra del más gris pesimismo. Comenzaron a publicarse bajo la impresión de que el público chileno no era capaz de leer en un diario más que cuentos, crónica social, deportes y crónica del crimen, absolutamente desprovisto de aquel peso espiritual que impone adentrarse en cosas serias.
            Siempre discrepamos de esta opinión. Chile, relativamente hablando, es uno de los pueblos que lee más de la tierra. Es, en asuntos serios, uno de los que -relativamente también- alcanza un mayor número de lectores selectos, con una minoría preparada, anhelosa de substancia. Esto lo ve quien ha tenido experiencia editorial y sabe tomarle al público el pulso del espíritu. Y esto fue lo que la publicación de "La Semana Internacional" probó una vez más, con un éxito rotundo.
            Otra vez planeó la sombra del pesimismo cuando quisimos publicar "La Semana Internacional" independizada de toda otra publicación y empresa. Se repitieron, magüer que desmentido por los hechos, los malos augurios del principio. Se añadía, ahora, otro: el creer algunos que "La Semana Internacional" vivía parasitariamente a los pechos de un diario, sin vida propia perfecta.
            El número 100 de esta época independiente prueba que también  ese pesimismo no tenía base. Hemos llegadfo al centenar, y entraremos pronto al lll Año, con un número extraordinario. Y -Dios mediante y la minoría selecta chilena siempre aumentando- llegaremos al número 1.000, sin lugar a dudas.
            Queremos añadir que la realidad ha superado aún nuestros augurios de éxito seguro. Sabíamos que tenía la publicación cimientos firmes en la minoría intelectual selecta. Pero ha superado la realidad a nuestros anhelos, que andaban, como cosa de ánimo prudente, por vía de modestia y no de fantasía. En lectores, en avisadores, nuestros deseos se han visto superados.
            Esa superación, sin embargo, nos ha fortalecido las alas. Y tenemos ganas de volar. En proyecto ya y elaboración práctica tenemos intentos de publicidad que van concretándose por sus pasos contados. Pero, por el momento, e inmediatamente, tenemos interés en lograr dos objetivos:
            dar permanentemente 16 páginas
            aumentar el número de ejemplares que repartimos gratuitamente a círculos interesados con lo que se publica en cada número.
Y ambas cosas sin tocar, por supuesto, precios de suscripción ni de venta.
            Por ello requerimos, una vez más, el interés de nuestros amigos. Quisiéramos que aquellos que leen "La Semana Internacional" con entusiasmo se impusiesen un deber: conquistarnos un nuevo suscriptor. No es cosa de un día. Es la obra persistente de convicción. Y con una garantía: que todos estos nuevos suscriptores que nos vienen trayendo los antiguos, son entusiastas de verdad. Lo cual quiere decir que quedan agradecidos a los que aconsejaron nuestra lectura.
            A los avisadores no hay que decirles nada. Ellos han comprobado el éxito de sus avisos en nuestras columnas. En columnas cuyo 100% de lectores es gente culta y con posibilidades económicas, frente a avisos en publicaciones cuyos 80% está fuera de toda posibilidad de aprovechar el aviso.
            Y, nada más.