España 37 01 09
Índice del Artículo
España 37 01 09
Página 2
Página 3
Página 4

España en llamas (21) La SI 09/01/37 p. 4-5

116. Una mala noticia sobre Marruecos
            El general Franco había prometido a El Mizzian, embajador oficioso entre el gobierno de Salamanca y los moros, que la autonomía sería concedida ampliamente a Marruecos. La fórmula era tan radical, que, al decir de enterados, España no se reservaba más que las relaciones exteriores del Riff, dejando que los moros se gobernasen libremente según su leal saber y entender.

            Desde estas columnas habíamos alabado sin distingos la determinación de las Derechas españolas. Y teníamos varios motivos para hacerlo.

            Ante todo, la consecuencia: desde siempre en estas columnas se había defendido el derecho de los moros a autogobernarse y las ventajas para España de reconocerles este derecho. Primo de Rivera, que pensaba así, no supo ser consecuente y mermó todavía más que antes las libertades moras. Las Izquierdas españolas, con su mucho hablar de derechos y libertades, sabemos ya cuan poco las respetan en la realidad viva. Salía ahora la iniciativa del ejército, que era precisamente el que se había opuesto a ello en los días de la Dictadura.

            Luego, ideales tradicionalistas, que alientan siempre en estas crónicas, y que constituyen el meollo de la España grande, que no es la de estos tiempos. Siempre España, en sus buenos días, funcionó a base federal y de autonomía de sus partes integrantes. No había más que aplicar los viejos principios a un problema nuevo.

            El derecho ajeno, que solemos considerar tanto como el propio en estas columnas. Los moros tienen derecho a gobernarse. No ha de ser España las que se les oponga, aunque se les haya opuesto desde 1919.
            Finalmente, las ventajas para España. Marruecos estaría absolutamente al lado de España si se gobierna a sí mismo, sin que un forastero se meta en sus asuntos. En cambio, el Riff centralizado y gobernado desde Madrid, quiere decir antipatía y odio y, a la larga, la independencia y la inquina contra España.
            Ante este paso, Francia se opone. Los telegramas dicen que Italia ha resuelto no tolerar una república roja en España. Imperialismo inaceptable. Pero ¿lo es menos esa decisión de Francia de oponerse a la autonomía del Riff deseada por ambos lados: moros y españoles? ¿No representa esto una intromisión en los problemas hispanos?
            Cierto que el Riff no es territorio español, y que sólo condicionalmente lo pusieron las potencias en 1912 bajo el protectorado de España. Pero, puede esta organizar allá como le cuadre, siendo falaces cuantos argumentos trae la prensa parisien, que se ha puesto contra Francia, aun la derechista. Aducen como razón que libres los moros de la zona española, los moros de la zona francesa reaccionarían y exigirían también la autonomía. Donosa razón. Con concedérsela también, estarían al cabo de la calle, ¿no han tenido ahora que conceder la independencia a Siria, por no haber sabido antes concederle la autonomía?
            Sería bueno que el gobierno de Salamanca no retrocediese. Que la autonomía del Riff sea un hecho. Y que no lo sea como premio a haber saltado los moros a España, que esto si que era ilegal según el Acta de Algeciras, sino porque tienen derecho claro y absoluto a organizarse como mejor les parezca, bajo el consejo y guía de España.

117. Un plebiscito
            En la Sociedad de Naciones se ha hablado de negociar entre ambos bandos combatientes la paz española. En la Conferencia de Buenos Aires se habló también de ello. Y Francia ha insinuado que el resto, es decir, el futuro de España, se encargase a la decisión de un plebiscito.

            Es tan salvaje por ambas partes esta guerra; han demostrado ambas partes, además, tan escasa capacidad, que bueno sería que de una vez concluyese.