España 37 05 29
Índice del Artículo
España 37 05 29
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9

La revolución anarquista-trotzkista de Barcelona La SI 29/05/37 p. 2-3
España en llamas (40) La SI 29/05/37 p. 4-6

            Los cables continúan dando noticias de la sangrienta refriega que ha tenido lugar en Barcelona, alzándose dos partidos revolucionarios contra sus colegas de Izquierda y generando una revolución dentro de otra. Dimos ya una primeras impresiones sobre ello. Hay aspectos del problema que merecen mayores comentarios.
            a) Las Izquierdas catalanas, así como las Derechas, están divididas en numerosos partidos. Acontece lo mismo en el resto de España, aunque no con tal profusión los bandos ni con tanto dinamismo sus actividades.
            Volviendo sobre ello, podríamos dividir estos bandos –limitándonos a las Izquierdas- como sigue, y prescindiendo de señalarlos por iniciales, lo cual aumenta el Galimatías, en vez de aclararlo:
            1 º Sindicalistas. Es el partido más numeroso. Es exclusivo de Cataluña. Se ha extendido con poco éxito por el resto del país. Contendrá no menos de 60% del proletariado industrial y más votos que todas las Derechas juntas.
            2 º Anarquistas auténticos, que tienen ramificaciones en Valencia. Es la famosa FAI, de que hablan ahora los cables (Federación Anarquista Ibérica).
            3 º Comunistas, del tipo del resto del comunismo español
            4 º Socialistas, muy escasos, más bien entre la clase media de empleados y profesionales.
            5 º Trotzkistas, rama herética del Comunismo, enemigos de Rusia. La POUM de que nos hablan los cables, iniciales correspondientes a un nombre propio compuesto que no recordamos.
            Estos son los cinco partidos genuinamente obreros. En rigor, todos ellos fueron hijos de la propaganda debeladora de Alejandro Lerroux, desde  1900, enviado a Barcelona por las Derechas de Madrid, a sueldo secreto, para levantar en huelga al proletariado de Cataluña, partidos numerosos de clase media, procedentes todos de ramificaciones del Catalanismo de Izquierdas.
            A su lado con escasa importancia numérica (¿el 30% de las Izquierdas?) y cuyos nombres (no) nos interesan. Corresponden a lo que en regiones castellanas representan los partidos republicanos de Azaña, Martínez Barrios, los intelectuales, etc.

            b) Los que han realizado la actual revolución son los grupos 2º y 5º, anarquistas y trotzkistas.
            Los anarquistas son materias siempre dispuestas a la revuelta. Son enemigos netos de los socialistas, comunistas catalanistas y sindicalistas. Aborrecen la democracia. Quieren la revolución, ruina, terremoto; no, evolución. Anhelan la dictadura, no del proletariado, al estilo comunista (dictadura que no lo es, porque no hay dictadura de mayoría), sino dictadura de élite, al estilo fascista, pero de élite de izquierda no de derecha.
            Cuando se proclamó la República española se declararon sus enemigos. Y no por ser república de derechas como realmente era  la labor tímida y estéril del socialismo, sino por ser democrática. La democracia constituye el odio máximo de este grupo. En las elecciones se retraían. Y, al comenzar el año pasado la guerra social, no tomaron parte en ella hasta Diciembre. Les interesaba más el triunfo derechista que el izquierdista, porque estaban seguros de que las derechas cometerían desde el gobierno tantos abusos, que engendrarían la verdadera revolución, que es la revolución anarquista.
            En cuanto al trotzkismo, se comprende su conducta. Aborrecen la media vuelta que comenzó a dar Lenin, y ha completado Stalin, hacia la pequeña propiedad privada. Los trozskistas son comunistas integrales, intransigentes y revolucionariamente anticapitalistas, a base de “eliminación sorda”
            Los diarios derechistas mundiales, con la suprema inconsciencia que los distingue, se han dedicado, durante los últimos cuatro años, a hacer atmósfera pro Trotzki y contra el Soviet. ¿No estarán enterados, tal vez, de que el Soviet no es ya comunista y de que el trotzkismo representa los primeros seis años de comunismo sangriento y de “eliminación”, no de la burguesía precisamente, sino de los burgueses personalmente?