España 37 04 24 a
Índice del Artículo
España 37 04 24 a
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6

Aniversario de la guerra española. Necesidad de que esa contienda social termine cuanto antes y justamente  La SI 24/07/37 p. 1-2, 16

1. Un año...
            18 de Julio. Trágico y sangriento 18 de Julio. En ese día del año pasado se iniciaba ese terrible terremoto español, cuya duración –cuyas consecuencias- nadie, ni los mismos que lo provocaron, pudieron prever.
                Un año. Y un año enormemente largo. Porque eso de contar los años por un número determinado de días, es medida absolutamente antipsicológica. Y, por lo mismo, fuera de la realidad humana. Hay años cortos, como aquellos en que la patria se consolida, sus hijos se abrazan, las virtudes se acrecen, la riqueza aumenta. Hay años muy largos –el pueblo dice con gran sentido crítico: como un día sin pan- que no acaban de escurrirse nunca por los rodillos del tiempo. Y este año español ha sido inconmensurablemente largo.
            Recordemos. Explotaba la guerra. Y el gobierno decía:
            - Una mala broma de cuatro militares. En una semana damos cuenta de ello.
            Mandan a Queipo de Llano a Sevilla y a Asturias, decididos a aplastar la rebelión. Y Queipo y Aranda “se pasan”. Entonces el Gobierno arruga el ceño y nos asegura lo siguiente:
- El movimiento se ha complicado por la rebelión de esos generales. Pero es cosa de días.
De días. En sentido helénico, pase. Herodoto escribía “días” para indicar siglos: “Hémera kai erga”. Las Obras y los días. Días...
Los levantados comulgan en un mismo absurdo ilusionismo. El general Queipo de Llano se ha tomado Madrid treinta veces y ha anunciado el fin de la guerra a día fijo una docena más. El 26 de Septiembre decía este visionario:
- Doce de Octubre próximo. Todo está preparado. En la Castellana hablará el general Franco. La Municipalidad de Madrid está ya nombrada. Esto es un puro paseo militar.
El paseíto lleva ya doce meses.
Los demás generales no viven elevados en el séptimo cielo del ilusionismo, pero por allá van. Decía el general Franco, en una de las embestidas sobre Madrid, hará siete meses:

            - Esta es la definitiva maniobra en gran escala, que durará unos días, y tras ello, la rendición del resto.
            El Gobierno creía cosa de días. Las Derechas creían cosa de horas, el 19 de Julio; de días, el 1º de Agosto; de semanas, el 1º de Diciembre...
            Y ahí estamos, “celebrando” –la ironía de los vocablos- el primer aniversario. Y, ¿no se conmueven hasta los huesos cuando no se puede decir fijamente “el Aniversario”, sino “el primer Aniversario”?

2. Un año de crueldades y descrédito
            Que fuese un año sería, todavía, lo de menos. Podría ser un año de tragedia, pero honorable. Y, no. Es un año de bacanal cruel e indigna. Indigna triplemente: del siglo XX, de un espíritu cristiano o democrático, de España.
            Recordemos. Recuerdos que exigen una enorme dosis de Voluntad para que uno pueda hablar con calma.
            Habrá habido mucha exageración en esas crueldades que nos explican de las Izquierdas. Indudablemente hay hechos innegables, y numerosos. Se mató a miles de personas (cifras prudentes las podría hacer llegar a 10.000) por puras ideas políticas. Por vestir sotana. Por tener propiedades, tan fácil como era substraérselas, si eran de adquisición incorrecta. Se mató pura saña, por odio, por venganza, por espíritu satánico.