España 37 07 31
Índice del Artículo
España 37 07 31
Página 2
Página 3
Página 4

España en llamas (49) La SI 31/07/37  p. 17-19

267. El control, fracasado (conclusión del número anterior)

268. Cuádruple ofensiva
                JBC elucubra sumariamente sobre las ofensivas emprendidas por los izquierdistas en  Madrid, Teruel, Córdoba y Granada.

269. Un año de guerra
Con esta ofensiva izquierdista se celebró el año entero de la guerra.
            El 18 de Julio lo cumplió. Y en este mismo de este año, confeccionamos un mapa de gran formato para que el lector se percate del estancamiento general,, de modo que, de continuar la guerra como hasta ahora, duraría años, por no decir décadas.
            Esta guerra social puede dividirse en dos períodos: aquel en que las izquierdas no tenían nada organizado, por haberse pasado los militares a las Derechas, y aquel en que las Milicias Populares comenzaron a tener cierta organización, mientras las brigadas internacionales les protegían las espaldas. Para juzgar de los avances, hay que partir de este segundo período. Y vamos a ver gráficamente la pequeñez de lo andado, de manera que se eternizaría la guerra, si algún factor extraño no interviniera
270. Gases asfixiantes
                Desde lejanos meses se está hablando en España de la posibilidad de la guerra química, en el sentido de gases asfixiantes o deprimentes.
            Se sabe que las Derechas tienen montada una fábrica, a base de técnicos extranjeros, en Zaragoza y otra en Galicia. Al delatarlo el Gobierno de Valencia, el general Franco contestaba que en realidad los fabricaba, pero que no pensaba emplearlos, a menos que antes los empleasen los izquierdistas.
            El Gobierno tomaba parte en la discusión, y mandaba una misiva a las Derechas, recalcando la ilegalidad de esta arma, habiéndose adherido España, al igual que las demás naciones civilizadas, al Convenio que los proscribe.
            El general Franco contestaba al Gobierno británico, en los primeros días de Abril, con un documento en el cual afirmaba que “los nacionalistas no hemos usado gases ni pensamos utilizarlos en adelante”. El 28 de Abril, Eden comunicaba a la Cámara de los Comunes esta contestación del general Franco.
            El Gobierno de Valencia manifestaba su resolución de una manera pareja.
            Gran Bretaña enviaba a ambos gobiernos una nueva nota, en la cual recordaba que un movimiento de opinión mundial seguiría contra el bando que usara semejante arma, y que los daños políticos que con ello se ganaría serían superiores a cualquiera ventaja bélica.
            A principios de este mes, noticias derechistas explicaban que los izquierdistas habían hecho pedidos de gases a Rusia, con lo cual se admitía que las Izquierdas no los fabrican en España. Y se añadía que, de ser esto cierto y de usarlos, los emplearían también ellos.
            Es de notar, recordando hechos internacionales, que todos los países que han subscrito el Pacto de No Uso de gases deletéreos tiene montadas grandes y diversas fábricas donde los almacenan en grandes cantidades y también laboratorios dedicados especialmente a la creación de nuevos y más dañinos gases. También: que Italia, que había firmado el Pacto, los usaba largamente en Etiopía, sin que la Sociedad de Naciones tomase medida alguna, y, por lo mismo, aprobando el empleo: “quien calla otorga”, siempre que, como garante de algo, tenga la obligación de hablar.