España 37 09 18
Índice del Artículo
España 37 09 18
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13

España en llamas (56) La SI18/09/37 p. 2-5

317. Caída de Santander (conclusión del número anterior)
            Este sistema del jefe valentón y cabezudo, que de golpes de cabeza contra la pared, lo pasa todo a sangre y fuego y desgasta su propio ejército y permite el retiro del enemigo, no es sistema siquiera. La táctica ha nacido, precisamente, para todo lo contrario.
           
            b) Ha ayudado a la brevedad de la campaña el completo abandono en que han tenido los Izquierdistas a este sacrificado ejército del norte, cuya inmolación habla muy alto de la incapacidad de los heterogéneos grupos izquierdistas para unirse sobre un programa mínimo ante el peligro común. Sin artillería, sin municiones, sin tanques, sin aeroplanos (¿qué son 40?), sin víveres, con un millón de mujeres y niños de arrastre, con cinco veces más buques que las Derechas y dejándose bloquear, todo delata que ni aun en estas terribles circunstancias la inteligencia opera en el campo de las Izquierdas.
            Ello llega al colmo por parte de Cataluña. En vano ha sido que el comando anarquista de Zaragoza haya sido removido, substituyéndolo un buen jefe, el general Pozas. Hay actualmente en Barcelona 2.200.000 habitantes y otros tantos en el resto de Cataluña. Podrían fácilmente ponerse en orden de batalla 200.000 ciudadanos y dos veces este número en fabricación de material bélico. Se entretienen jugando a la gallina ciega del anarquismo, del sindicalismo, del comunismo, del trotzkismo, del agrarismo, de veinte “ismos” más que marearían al más pintado. Mientras esta nueva Bizancio se desgañita discutiendo teorías, cae Bilbao, cae Santander, caerá Oviedo, caerá Lérida, caerá Barcelona...

            c) ¿Qué consecuencias puede traer la conquista de la ciudad norteña, capital de la famosa Montaña, cuna de Menéndez Pelayo y de Pereda?
            Consecuencia inmediata será a cortar la línea bélica de los Pirineos, reduciéndola a menos de 200 kms. Tenía, tres meses atrás, más de 600. Fruto de este acortamiento será la densificación del ejército, acumulado en Asturias. Los elementos desparramados antes a lo largo de los Pirineos vascos y santanderinos se acumularán ahora sobre la línea asturiana. Con lo cual la “limpia” del famoso Principado quedará expedita y fácil.
            Consecuencia inmediata sería, probablemente, una vez eliminado el Frente Norte, la embestida desde Teruel al mar, separando a Cataluña de Valencia, y otra embestida desde Motril sobre Almería y Cartagena. Para ello, dispondrían de fuerzas numerosas ya sin la existencia de otro frente que, no sólo era “otro”, sino que actuaba a retaguardia, con doble faz, por lo mismo, dañosa para las Derechas.
            Esto parece inmediato, a menos que...

            d) A menos que, repitiéndose el hecho de Brunete, sea en Madrid, sea en Córdoba, sea en Huesca, tuviese Franco que abrir un paréntesis en esa eliminación del frente norteño, tan perjudicial para él.
            Y esta ofensiva izquierdista “derivativa” no sería extraña. La calma que reina en el sector izquierdista parece preliminar de algo importante. O esto, o sus fuerzas y posibilidades estarían muy cerca del agotamiento

            e) Queremos llamar la atención sobre un aspecto de la guerra española, con motivo de esta campaña santanderina, victoriosa para el general Franco. Nos referimos al auxilio extranjero.
            Si hacemos cálculos a base de los telegramas que censuran ambos bandos (que, por lo mismo, pueden ser creídos cuando se trata de ciertos aspectos) tendríamos que, en la ofensiva contra Santander han tomado parte las siguientes fuerzas:
Italianos                                   42.000