España 36 01
Índice del Artículo
España 36 01
Página 2

¿A dónde va España?La SI 04/01/36 p. 3-9 (conclusión)
Palabras lapidarias de Gil Robles. Menos palabras y más cristianismo La SI 25/01/36 p.6

17. Estado de la Hacienda Pública: caracterizaba a esta el desequilibrio presupuestario; contribuyeron a mantenerlo y elevarlo tanto la Dictadura de Primo de Rivera, como las Izquierdas Republicanas, e igualmente las Derechas (el desnivel presupuestario se debía a diversas causas. Una de las principales –que se refiere a ingresos- ésta: sólo pagan tributos los pobres) p.3 col 3;
18 El cáncer burocrático: JBC da “botones” de muestra de esa gangrena de la que son responsables tanto las derechas como las izquierdas;
19 ¡Qué viene el Coco! (el Coco izquierdista): aquí recuerda que el triunfo de las Derechas en 1933 se debió, no a una mayoría de votos respecto de las Izquierdas, sino al sistema electoral mayoritario imperante desde años atrás, que las Izquierdas conservaron –torpemente- en la Constitución por ellas redactada, y que posteriormente las Derechas mantuvieron, a pesar de haber prometido reformarla;
20. Chapaprieta a la vista: elevado a jefe de gobierno, intenta mejorar infructuosamente la situación en torno a cuestiones agrarias y presupuestarias, pero las Derechas se las arreglan para defender sus intereses;
21 Una causa y un pretexto: caída de Chapaprieta; 
22. Un paréntesis: España y América. “Uno de los grandes vacíos de la Monarquía, lo constituía el abandono absoluto del ideal racial, cada día España más divorciada de América. Y ¿quién no echa de ver que en esa razón racial está el porvenir integral de España, siempre a la zaga absurda de una Europa substancialmente antiespañola?” Ciega política al respecto de la Monarquía, la Dictadura, los republicanos de izquierda, las derechas;
23. ¿Federación de izquierdas? Hace referencia a los malos ratos que “esperarían a las Derechas españolas si los elementos de Izquierda formaran un frente electoral único”; favorece esto “el despotismo político de las Derechas, que han gobernado con mano de hierro durante 14 meses, siempre sus pendidas las libertades públicas”;
24. La Unión de Derechas: enuncia (Acción Popular, Agrarios, antiguos Progresistas, monárquicos alfonsinos, monárquicos carlistas, Falange Española y otros grupos fascistas, el principal de ellos acaudillado por Primo de Rivera, el hijo del dictador, “Lliga Catalana”; radicales ateos de Lerroux y otros menos importantes) y caracteriza sucintamente los partidos de la Unión, con ideales “completamente opuestos”, lo que explica su actuación pobrísima en el gobierno y la esterilidad parlamentaria, al revés de los grupos izquierdistas, que los tenían –república, ateísmo, leyes sociales, etc.- y que, sin embargo, anduvieron solos en las elecciones, perdiéndolas por ello, aunque que tenían mayoría de votos;
25. El segundo error de Gil Robles: el primero consistió en entrar él mismo al Ministerio de la Guerra, “no a reorganizar el ejército, destrozado por el bienio izquierdista”, desconociendo la labor de Azaña como Ministro de la Guerra, sino a “preparar el comando del ejército para un golpe dictatorial apoyado por las armas”; el segundo error fue éste: “intentar dirigir unas elecciones con los enemigos atados de pie y mano bajo la férula de un partido. ¿No es esto desconfiar de un veredicto popular sincero y declararse de antemano derrotado? Las Derechas habían de demostrar que poseían la voluntad del país. Lo cual sólo se prueba mediante elecciones libres e imparciales”, no amordazando la prensa contraria.
26. Alcalá Zamora y Portela Valladares: inicia el párrafo expresando “Ha sido un acierto perfecto del Presidente de la República llamar a nuevas elecciones, para que la voluntad nacional se manifieste, y el elegido –Derechas, Izquierdas o Centro- pueda organizar una sana labor con título democrático. Y ha sido otro acierto llamar a presidir esas elecciones a un hombre imparcial, cuya historia inmaculada lo ha puesto a cubierto de todos los bandos. Tal es el gallego Portela Valladares”. Lo continúa dibujando una semblanza de la persona y vida pública de éste; 27. Las