España 36 02 29
Índice del Artículo
España 36 02 29
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5

El “inesperado” triunfo de las Izquierdas. Constituye una seria advertencia a las derechas, a la Iglesia española y al caciquismo rural La SI 29/02/36 p.1-4 (continuación)

19. Las cifras de mañana
            Las derechas han quedado admiradas de la votación izquierdista.
            No era prever, dicen. Será bueno que prevean ahora, pues. Y que entiendan que las cifras de mañana serán aterradoras, cuando se unan a esas izquierdas los anarco-sindicalistas, ideales destructores que rechazan el método electoral.
            Hemos citado el texto votado por los comunistas catalanes, de no adhesión a las izquierdas. La Confederación Nacional del Trabajo hizo extensiva esa abstención a toda España. Para ella, los socialistas y comunistas son una ralea de conservadores. Veamos unos párrafos de su Manifiesto: “Si triunfan las Derechas en las urnas e intentan crear un instrumento gubernamental perfecto, su acción de gobierno será brutal, toda vez que sus medidas represivas serían llevadas a los extremos. Pero si no lograsen aplastar a la oposición, provocarían nuevos levantamientos de todos los enemigos de la dictadura.
            Si son las Izquierdas las que salen victoriosas –añade- que nadie se haga vanas ilusiones. Las conocemos perfectamente por su actuación en todo el mundo y por sus promesas, tan vacuas en materia social y tan peligrosas por lo que intentan ocultar. Gobernarían justamente el tiempo necesario para que España se discipline, mientras que el proletariado sería defraudado una vez más por depositar su confianza en un gobierno impotente”.
            Se ha llegado ahora a cifras espectaculares. ¿Cuáles serán mañana, si las Derechas no sientan cabeza, atacando cristianamente la Cuestión Social?
            No se olvide que, a esas sumas de posibles votos izquierdistas, habrá que restar votos derechistas. El caciquismo rural está de capa caída, y cada día menos el labriego obedecerá dócilmente los órdenes del amo. Juega el dinero indirectamente, como el caso comprobado en Galicia, del patrón que prometió doble jornal, durante unos días, a los que votasen por la candidatura de Derechas.  Están destinados estos medios a amenguar día a día. 
            Y crecerán, día a día, las agallas de los de abajo. Los desórdenes post-electorales, en cárceles y ciudades, indican ahora a qué extremo se podría llegar si mañana se generalizasen:
            Elche 21 (U.P.) “El populacho incendió la sede central regional de los partidos de derecha y radical, como también el convento de las monjas clarisas y varias iglesias. También fue destruída la sede central de los partidos agrario y de las mujeres católicas, del mismo modo que el Casino”.
            En tanto, Gibraltar, Perpignan y Biarritz están abarrotados de derechistas ciertamente demasiado temerosos, y por la frontera de Portugal han entrado otros muchos.
            Es la ola. En una crónica anterior registré en estas columnas palabras lapidarias de cuatro sacerdotes españoles, que avisaban claramente a sus oyentes, derechistas, del peligro de las izquierdas y de la razón que tendría el pueblo para levantarse contra una economía anticristiana. Las cifras de hoy han venido a confirmar aquellas advertencias. Las cifras de mañana serán más formidables, de proceder la Derecha con la torpeza de este bienio.

20. Las mujeres en la elecciones
            En España las mujeres tienen 320.000 votos más que los hombres.
            En la ciudad más populosa, Barcelona, he ahí las cifras exactas de votantes:
            Mujeres ............. 329.390