España 38 08 y 09
Índice del Artículo
España 38 08 y 09
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6

España  en llamas (99) La SI 13/08/38 p. 13-14
España  en llamas (100) La SI 23/09/38 p. 5-6

 (no salió La SI 07/08/38 debido, seguramente, a los ajetreos posteriores al fallecimiento -el 02/08/38- de Eleuterio Antolí Llabré,  socio de JBC en La SI)

487. La campaña de Extremadura
            Que Gran Bretaña ha estado desde el primer día de la guerra, al lado de las Derechas españolas, sólo dejan de verlo los ciegos y los interesados en hacer ver que no necesitan de la ayuda extranjera. Es, además, lógico ese apoyo. Los conservadores ingleses habían de estar honradamente al lado de los conservadores españoles; y habría sido una incoherencia y una deslealtad lo contrario.
            Pero Gran Bretaña es amiga de jugar a dos cartas y sacar de cada instante y situación todo el jugo posible. Y en este instante –ya demasiado largo- de la guerra social española, hay algo que interesa grandemente a Gran Bretaña y que está precisamente en poder de las Izquierdas: las minas de Almadén. Y quien quiera buscar las causas de la actual ofensiva derechista en Extremadura, ha de poner su pensamiento en Londres y allí habrá de encontrarlas.
            Las minas de Almadén son las primeras en el mundo –casi las únicas- que proporcionan mercurio. La monarquía española entregó ese tesoro precioso a los británicos, siendo los españoles esclavos en su propia casa en cuanto a esta riqueza, y por largos años las millonadas que representa este negocio minero han pasado a manos extranjeras.
            La República, que se pasaba el tiempo haciendo política, no tocó nada de estas graves cosas dejadas por la monarquía. Ni la República izquierdista de los socialistas, ni la República derechista de Gil Robles. Y, al explotar la guerra, los ingleses sufrían sus consecuencias; y se reportaban ante los republicanos por miedo a agraviarlos y agravar las posibilidades alrededor de esta producción minera.
            Los cálculos han fallado a este respecto. Gran Bretaña, para avanzar en su demostración favorable a Franco, ha exigido siempre que este controlase el territorio donde existen concesiones a los ingleses. Y la principal de ellas es Almadén. Para ello, por tres veces se iniciaron ofensivas hacia Peñaroya, llave de aquella ciudad minera. Siempre fracasaron. Queipo de Llano, que no es precisamente una lumbrera militar, atacó siempre de frente. Y su fracaso era seguro.
            Por fin, el general Yagüe se ha impuesto aun fuera del territorio que comanda. Y su táctica envolvente, bordeando los flancos y las alas enemigas y encerrando al contrario dentro de una bolsa, ha entrado ya en la cabeza –muy tardíamente, por cierto- de los demás jefes de aquel ejército. Y a esta causa, y a este método, se debe la ofensiva extremeña.
            En vez de atacar ahora desde el sur, dos ejércitos iniciaban el funcionamiento de unas tenazas. Por el nordeste, el general Saliquet, con sus moros y negros africanos. Por el sudoeste, Queipo de Llano con sus italianos y sus andaluces. Los resultados primeros han sido la caída de casi todas las ciudades extremeñas que conservaban las Izquierdas, entre ellas Medellín y Villanueva de la Serena de donde procedieron famosos caudillos que actuaron en Chile.
            Esta maniobra amenaza a Almadén por detrás, y es posible que, cuando esto se publique, ya las famosas minas hayan sido rodeadas, y, por lo mismo, tomadas.
            De ser así, los británicos no tendrán casi nada que defender en suelo republicano y podrán entregarse de frente a la protección, en ellos lógica, de la España derechista.

488. La catedral herida
            Una de las joyas más venerables de la arquitectura gótica mundial es la catedral de Barcelona, que data de los siglos Xlll y XlV. Sus naves son de una audacia extraordinaria.  Su coro ofrece una sillería que es tenida como una obra única del siglo XV. Su campaña mayor se oye a seis leguas de distancia. Sus joyas son innumerables, sobresaliendo la silla real, de plata y oro, de los antiguos reyes