LA SEMANA INTERNACIONAL 1948
Índice del Artículo
LA SEMANA INTERNACIONAL 1948
Página 2

Lea Ud. “La Semana Internacional”. 
Aviso pequeño y regular en cada ejemplar,
por ejemplo ver
La SI 03/01/48 p. 6

Panamá no quiere Bases extranjeras
La SI  17/01/48 p. 4-6

 a) El problema de las bases militares en Panamá ha movido tan intensamente  a la opinión pública panameña, que hay que poner el problema al primer plano en cuanto a la opinión pública.
 Y aquí hay que enfrentarse, para comenzar, contra la prensa vendida al oro internacional, y a las gangas ofrecidas a ella por las minorías logreras  y responsables, para hacer ver el antipatriotismo extremo y la falta de dignidad anunciadora de esa prensa indeseable. 
 En Panamá todo el país se ha levantado recientemente contra la pretensión norteamericana. Las masas se han alzado y la población ha sido atacada a base de sables, carros armados, gasas lacrimógenos, a tiro limpio: material facilitado por Estados Unidos  para aplastar al propio pueblo que lo paga; la Cámara de Diputados se ha cuadrado, rechazando por unanimidad, sin distinción de partidos, las pretensiones extranjeras. Una democracia más pura y unánime no puede darse.
 Pues bien: la prensa no se ha tenido a sus deberes noticieriles, ni a sus principios democráticos  que dice mentirosamente que defiende: ni, menos todavía, a los deberes del patriotismo. La prensa, las agencias o han callado, o bien han tergiversado los términos. Lo cual, hablando en plata, quiere decir que los pueblos americanos no pueden tener fe alguna en esa prensa, antiverídica, antidemocrática, enemiga de América libre y puesta de frente contra nuestros pueblos.
 No vale la pena de alargar este aspecto del problema, porque todos sabemos que esa prensa, aparte su ignorancia, no se atiene a hechos, ni a cosas democráticas, ni a derechos nacionales de nuestros países; que, en otras palabras, la tenemos cuadrada contra nuestros pueblos, sierva achatada del imperialismo y del antipatriotismo.

Lea y discuta “La Semana Internacional”
Aviso excepcional en
La SI 24/01/48 p. 6

Breves declaraciones a los problemas internacionales
La SI 14/02/48 p. 1-3

  Hay en los problemas mundiales mil soluciones que se esperan, para lograr, no la paz, pero sí algo de serenidad y de tranquilidad, por lo menos relativa.
 Digamos que lo que se opone a esas soluciones son múltiples dificultades acerca de las cuales  dos observaciones creemos deben hacerse: 1) muchas de estas dificultades son elementales, vulgares, de interpretación fácil; 2) muchas de esas dificultades son entendidas por los por los Gobiernos “grandes”, que no solo no procuran solucionarlas, sino que muchas de ellas son inventadas por ellos mismos, para sus fines inconfesables.
 Por tanto, partimos de la base  de que los países que actúan por boca de sus gobiernos, no buscan la serenidad y la paz, sino que son ellos los creadores voluntarios de esas dificultades. Es eso, tal vez para algunos, pesimismo, cuando no es más que realismo, objetivismo, ver las cosas tales como son.
 Entonces, puede replicar algún lector ¿a qué aclarar estos puntos y desnudar esos problemas, si no solo no hay voluntad de eliminarlos, sino que ellos son expresamente creados?
 Sería inútil la aclaración de ellos, si se buscase la corrección voluntaria de esos puntos. Pero nosotros buscamos solo el recto raciocinar, y el moral querer, de nuestros lectores. No pretendemos, en nuestra humilde misión, otra cosa. Si, en los azares de nuestras críticas, algún gobernante ve la luz, ello se nos da por añadidura; y es inútil decir que nuestra pretensión nada tiene, ni aún en este caso hipotético, de jactanciosa.