Hispanoamericanismo 48 01 02
Índice del Artículo
Hispanoamericanismo 48 01 02
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11

Estados desunidos ibero-americanos. Partido Sud Hispano Americano La SI 03/01/48 p. 7-8
El plan Marshall La SI 10/01/48 p. 2
Estados desunidos ibero-americanos. El huevo de Colón: el trueque  La SI 10/01/48 p. 6-7
Estados desunidos ibero-americanos. Prospecto convocando a una reunión habida en la Universidad de Chile La SI 17/01/48 p. 7
Estados desunidos ibero-americanos. Manifiesto de los pueblos de Latino-América por El Comité del Movimiento pro Unión de Latino-AméricaLa SI 17/01/48 p. 7
Estados desunidos ibero-americanos. Contra la anti-moneda trueque La SI 24/01/48 p. 6
Estados desunidos ibero-americanos. El hambriento La SI 24/01/48 p. 6
Estados desunidos iberoamericanos. Contra el castellano y contra la democracia La SI 24/01/48 p. 6
Estados desunidos ibero-americanos. Movimiento Pro Unión de Latino América La SI 21/02/48 p. 4

Estados desunidos ibero-americanos
Partido Sud Hispano Americano
La SI 03/01/48 p. 7-8

 A modo de antecedentes
 En Santiago de Chile se están moviendo. Y no nos referimos al movimiento de los indeseables, sino a un movimiento saludable, que nace de las mismas raíces de nuestro ser.
 Se quiere “organizar” algo, abrir un cauce a la corriente desperdigada, de americanismo latino.
 Entendiendo que cada hora tiene su afán, distinto de otros momentos, pero que merecen conocerse esfuerzos anteriores, cuando menos para servir de precedente, insertamos los siguientes documentos, que nos envía A. Rojas, devoto desde tiempo de los ibero-americanos:
 Acta de constitución del Partido Latino-americano
 Declaraciones generales
Promesa de los adherentes al Partido Latino americano en la ceremonia de incorporación
Reglamento de la Secretaría regional de Chile
Secretaría del Partido
 

El plan Marshall
La SI 10/01/48 p. 2

 ¿Cuántas veces se ha dicho aquí –y se ha demostrado- que las dos últimas guerras mundiales no tenían más causa que matar a Alemania  como competidora de Inglaterra y Estados Unidos? Inglaterra ha comenzado a pagar su falta; y no creo que haya actualmente en todo el país un solo ciudadano que haría ahora la guerra a Alemania. Por el momento, la clase social que determinó esta guerra, eliminada está –y para siempre, no hay que hacerse ilusiones-  de la política y economía nacional. Estados Unidos ¿tardará mucho en tocar las consecuencias de su inmoral conducta? Los individuos no pagan siempre sus fechorías. Los pueblos las pagan siempre.
 El plan Roosevelt era que, trabajando todos sus trabajadores durante la guerra, continuasen el trabajo después de la guerra, especialmente convirtiendo a América en potencia colonial, con materias primas y alimentos agrícolas a servir a los amos norteamericanos, para que ellos nos revendiesen al 500% esas mismas materias primas industrializadas.
 (Era una reproducción del sueño inglés. Pero tardíamente copiado por Estados Unidos. El mundo ya ha abierto los ojos acerca de esa engañifa, y no hay nadie (excepto los tontos universitarios, y los agricultores a quienes importa su riqueza, pero no la de su patria) que cra en esas paparruchas).
 El papel de colonia, productora de materias primas y alimentos, puede estar reservada para los negros del África. Lo dudamos, todavía. Pero lo que podemos asegurar es no solo que América ya no acepta, sino que ya saben Estados Unidos que no acepta. Todos aceptan dinero para industrializarse, es decir, para no necesitar objetos fabricados por los pueblos imperialistas.
 A Estados Unidos les desplace esto. Pero más les desplace su “oro muerto”. Al fin, han tenido que prestar para la industrialización.
 Pero el ideal era hermoso: para ellos. Y aún intentan, otra vez, proponerlo, por si hay algún tonto que muerda el anzuelo.
 La engañifa se ha tramado así: “América debe extraer muchas materias primas y muchos alimentos para la Europa hambrienta. Y esta les servirá productos manufacturados”. La cuestión es que América no se industrialice, sino que sea esclava de los países imperialistas y a ellos sometida.