La Rioja 33 10 23
Índice del Artículo
La Rioja 33 10 23
Página 2
Página 3

Una de las pequeñas grandes regiones de España: la famosa Rioja La SI  23/10/33 p. 7

1         La división provincial española, como la mayor parte de las divisiones provinciales de los demás países, no tiene arraigo alguno en la realidad nacional. Data esa división del tiempo napoleónico, es decir, de cada nuestros mismos días casi. Tiene menos de siglo y medio, lo cual representa en la vida de los pueblos un lapso insignificante.

            España, desde los tiempos más remotos, estuvo dividida en comarcas regionales. Y esa sí que era división natural y objetiva, fundamentada sobre la realidad de las cosas. la región céltica y del dulce idioma que tanto amaba Alfonso el Sabio; las anchas Castillas, con su interminable meseta ocre, recia en tierras, hombres y horizontes; la graciosa Valencia, florida en sus árboles y en sus mujeres; las Vascongadas de hierro, donde se puede encontrar a la raza más antigua de Europa; Aragón, tozudo y cordial, a la vera de su Ebro y de su Pilarica; Andalucía, suave y prolífica, pródiga en frutos y en sentimientos; la brava Navarra, fuerte como granito en su tierra y en sus hombres; toda una serie de regiones bien determinadas, que han hecho que España fuese llamada mosaico y que Alfonso X la llamase “las Españas”: ese es el verdadero constitutivo de la estructura peninsular, integrada por quince regiones vivas y variadas comarcas, con fisonomía propia.
            Una de esas comarcas es la Rioja. Comprende la provincia de Logroño, de la división artificiosa  del siglo XlX, y además varios trozos de provincias colindantes. Y el pueblo, que siente y habla más propiamente que las leyes, ha continuado llamando a este trozo de España, simplemente La Rioja

2         La tierra riojana es un doble vergel: un vergel de tierra baja, a orillas del Ebro, florido y suave, y un vergel de altas tierras, en la parte que, escalón que comienza a ascender hacia las alturas de la cordillera espinazo de la península, se yerguen las tierras famosas de los pinares castellanos.
            Desciende el Ebro de los altos riscos de Reinosa, en las abrupteces de la Montaña, y entra rumoroso y triunfal en tierras riojanas. Triunfal en toda clase de plantas y flores y frutos y fragancias.  Se ha dicho que las aguas del gran río llevan en sus entrañas,  gérmenes de vida lozana y riquezas. Si alguien dudase de esa fama, habría de recorrer la Rioja baja, dotada de una fecundidad portentosa.
            Todos los productos de la huerta española tienen en la Rioja baja sus ejemplares,  cuya calidad ha traspasado sus fronteras. Al amparo de esa productividad de alta ley, ha surgido espléndida y energética, la industria de la conserva. El rey de ella es el pimentón, que señorea todos los mercados del mundo. Alrededor de ese colorado monarca, toda una letanía de otros productos,  que son arrebatados en todos los paralelos comerciales a la sola marca riojana. Tras las hortalizas, las frutas; desde el durazno rosado y jugoso, al higo azucarado, pasando por toda la gama de productos fruteros.
            De ahí arranca, también, la fama de los productos de la confitería riojana, que también ha escalado las alturas.  Danles exquisitez y calidad las esencias de frutas  de ese bajo Ebro famoso.
            Desde las aguas del río escalan  aquellas tierras los altos montes, sucediéndose las nogaledas, los manzanares y los pinares. Salen de ahí toneladas de fruta noble –alma de la mesa en los inviernos riojanos- y toneladas de madera de calidad. Y esa riqueza del monte, sumándose a la de las tierras bajas,  genera el enorme movimiento agrícola-forestal de la región.

3         Ha sido objeto de interesantes estudios la ascendencia troncal  de la familia riojana. En la enumeración de las regiones españolas, la Riojana la han como escondido  y encubierto formando parte de otras dos, de nombre más conocido por los geógrafos: la Euskaria y Castilla. Sin embargo, están contestes los mismos geógrafos en que la Rioja no es una pura entidad geográfica o de suelo, sino también una especificación humana dentro de la gran familia española.