sociedad 33
Índice del Artículo
sociedad 33
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15

La dictadura en el Uruguay La SI 10/04/33  p.3
El hondo significado de la Revolución Francesa La SI 10/07/33 p. 11
Por donde quiera que se mire, un mundo de contradicciones aparece. En la realidad, entronque de cosas opuestas. En los espíritus, desorientación pesimista y abúlica, a merced del azar La SI 28/08/33 p.1-4
La personalidad de Federico Ozanam La SI 11/09/33 p. 7
Père Lépine La SI  20/11/33 p.6

(Dos columnas. Copio el último párrafo)

            Si la actual revolución es política meramente, no tiene importancia alguna; la política pasó su hora y los políticos se están yendo. Terra (a) triunfará. Si la revolución es social, esperemos acontecimientos; es el trágico sector del día y lleva en su seno fecundo, rayos y tempestades.
(a) Dr Terra, presidente de la República, que se proclamó Dictador.

El hondo significado de la Revolución Francesa
La SI 10/07/33 p. 11

            Celebra la República francesa en este histórico 14 de Julio el 144 aniversario de uno de los más sonados episodios de su vida nacional, que ha abierto surco hondo, además, en la marcha de todos los países civilizados. La toma de la Bastilla representa el punto álgido, en varios sentidos de aquella Revolución, que se escribe con inicial mayúscula precisamente para expresar su universal trascendencia.
            Gemirán hoy las prensas, en los cuatro puntos cardinales, historiando los episodios de la Revolución y poniendo en las nubes su alma interior y su significado. Todos los años, desde fines del siglo XVlll, ha sucedido lo propio, desde los semanarios filosóficos de aquellos primitivos tiempos, hasta los grandes rotativos de nuestras horas afanosas de lecturas periodísticas. Más, nunca se habrá podido comentar aquellos sucesos revolucionarios con mayores analogías que al presente, cuando, también nosotros, estamos bordeando los límites de una edad y pasando por aquellos trances azarosos que acompañan a esas medias vueltas en la marcha del mundo.
            Esto da a la gran fecha francesa una mayor trascendencia, aunque, en apariencia, parezca perder en carácter nacional lo que gana en extensión universal. Los días patrios de la mayor parte de naciones, desde luego señalados por sucesos de gran volumen y de consecuencias substanciales, suelen ser de trascendencia exclusivamente nacional. Son pocos los acontecimientos que, marcando un cambio de fisonomía en el país, sean, al mismo tiempo, brújula marcadora de una nueva orientación en el camino de la humanidad toda.
            La Revolución francesa es uno de éstos.
*
            El primer doble error que se comete al determinar los caracteres de aquella Revolución, y al hablar de la Bastilla, se refiere al Estado social del cual era una protesta sangrienta. Se pretende dar a la Revolución un carácter prevalentemente político. Se le asigna el carácter de una protesta aguda contra el Feudalismo y la Edad Media.
            Se habla siempre, como de motivos determinados, de la República y de la Monarquía, del despotismo agonizante y de la democracia que amanecía. Y de la centuria XlX que es el hijo legítimo de aquella Revolución, se ha dicho que su característica esencial permite apellidarlo "siglo de la política".
            Nada más apartado de la realidad, si se quiere hurgar en el interior de los sucesos, bajo la capa aparente de la corteza exterior.
            No conoce la historia una Revolución netamente política que haya tenido cierta trascendencia; ni dan los pueblos -razonadamente- importancia descompasada a las variaciones políticas. El cambio de monarquía en república, en los mismos orígenes de Roma, representa substancialmente cambios sociales. En la misma Grecia, el cambio de república en dictadura, en los días de Pericles, no sólo representa una bella transformación social, sino que el pueblo rodea con su amor aquella largísima