sociedad 43
Índice del Artículo
sociedad 43
Página 2
Página 3
Página 4

El Delito Social La SI 24/04/43 p. 4
Los obreros del mundo se cansan. Los obreros y la guerra La SI 09/10/43 p. 9-11


El Delito Social
La SI 24/04/43 p. 4


    Los que estudian las guerras desde el punto de vista azul –que es un punto de vista ahistórico- nos hablan de todas sus calamidades, explicándonos detalladamente todas las tragedias que dejan bajo sus patas sangrientas los Cuatro Caballos del Apocalipsis y otros cien caballos desbocados que marchan a tiro con ellos. Está por escribir –y sería un libro notable y plenamente histórico- el que relatase de cuantas cosas buenas han sido padres las guerras, aunque pariendo al estilo animal, entre dolores.
    Queremos ahora notar un hecho que pasa inadvertido, porque las sabias agencias noticieras no pasan de la corteza de los acontecimientos. Nos referimos a cómo, bajo el ala sangrienta de la guerra, va tomando cuerpo un movimiento (de difícil expresar) hacia lo que hemos llamado otras veces Delito Social: breve frase binomia que estará desde ahora en los textos penales y mayormente en los de Derecho Social.
    El siglo XlX bailoteaba como loco sobre lo que él llamaba Libertad Política, porque sabía bien que, con toda la libertad política que se quisiera, no había libertad, y ni siquiera pan, para la inmensa mayoría de humanos, mientras no viraran las cosas hacia lo económico y lo social. La libertad política y la democracia  estilo siglo XlX era un colosal y magnífico avión en manos del pueblo, pero sin motor y sin timón. ¡Oh, qué magníficas y gigantescas alas para volar! Pero no volaba. Era el siglo embustero y embaucador que, al proclamar la Libertad política, negaba inmediatamente la existencia del Delito Social. No hay un solo Código que reconociera esa laya de delito, que es el más terriblemente fecundo en males y el más groseramente lamentable.
    La guerra ha hecho posible el hecho contrario. Y no hay día en que no se pueda leer algo que tiene relación con el nuevo Delito Social, aunque las agencias nos sirvan las noticias sin tener siquiera noción de esa nueva entidad jurídica que avanza a pasos firmes por las sendas del derecho nuevo.
    Esta semana nos llegan varias nuevas acerca de esa novedad. Mostraremos media docena solamente. Porque hay que fijarse en los hechos “como parte de una nueva manera orientadora”.
    De  Gran Bretaña nos dicen que los diarios –algunos diarios- hablan cada día más de la miseria de aquel pueblo, en contraste con las suculentas utilidades que se embolsillan los altos negociantes en sangre humana. Aquel Gobierno nada hace; pero el Parlamento se ha sentido en el deber de excusarse y declarar que no tolerará tal injusticia social.
    De España nos cuentan que han sido cerrados numerosos negocios por vender materias adulteradas unos, y otros con desmedro del peso medido y pagado. El castigo es, además, duro para las personas; trabajos forzados construyendo caminos durante tantos o cuantos meses.
    Finlandia acaba de votar una ley acerca del almuerzo escolar. Todos los alumnos, sin distinción de clases, se quedarán en la escuela o colegio a almorzar. Los pobres, gratuitamente. Los adinerados, pagando una pequeña cantidad, proporcional a la fortuna de la familia.
    Alemania ha extremado sus medidas acerca de la protección vecinal a las viudas cuyo marido muere prematuramente en el trabajo. El Estado cuida de las viudas de la guerra, y los patrones de las viudas ancianas. El vecindario, en proporción, “debe cuidar” –dicen allá- de las viudas restantes, cuyos hijos, en general, son pequeños.
    Suecia ha tomado recientemente tres medidas: 1º ningún propietario de inmueble puede arrendar su casa sin el Vº Bº de una oficina especial del Estado en cada ciudad. Esta los arrendará preferentemente a familias con hijos y a recién casados. 2º Muchas ventajas a los que tengan hijos numerosos. 3º Cada familia rica sin hijos está obligada a adoptar a un hijo de familia pobre.
    Bulgaria y Rusia han extremado sus medidas acerca del Delito Social. No hay día en que en Rusia no se fusile a algún empleado fiscal que ha negociado con alimentos o materias que atañen al pueblo. En Bulgaria acaban de ser ahorcados públicamente 3 judíos y 2 cristianos por haber reiteradamente ejercido comercio ilegítimo de tejidos, vendiendo ocultamente y a un porcentaje de utilidad que el tribunal reputó “crimen grave merecedor de la horca”.