31 05 a ME
Índice del Artículo
31 05 a ME
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8

El Dos de Mayo. Los reyes claudican. El pueblo se yergue Mundo Español  05/31 p. 1
Basta de retóricas. Hechos. Hechos. Mundo Español  05/31 p. 3
Los Viejos Políticos y la Necesaria Selección de Hombres Mundo Español  05/31 p. 4, 7
Los problemas fantasmas de España Mundo Español  05/31 p. 7-8
Los sucesos de España Mundo Español  05/31 p. 8-9
El nuevo Embajador de España en Chile Mundo Español  05/30 p. 9  (sin firma)
Ministro de España en Polonia. Fue nombrado el marqués de Berna Mundo Español  05/31 p. 9  (sin firma)

            El 2 de Mayo es una fecha de oro en la historia nacional. En ella se yergue un pueblo, no exclusivamente contra Napoleón, sino también contra el Centralismo y la tiranía., y, fuera de la conciencia del pueblo, esa fecha nos recuerda con evidencia como la Monarquía Borbónica era en aquella época una verdadera deshonra de España.
            Eran a principios de Marzo de 1808. Carlos lV, cuya imbecilidad le llevaba a honrar cada día más al alabardero con el cual partía migas la reina María Luisa, era odiado por el pueblo, que no comprendía ni una degeneración tan extremada ni una incapacidad política tan total.
            Para colmo de torpezas, Carlos lV –mejor, el rey de hecho, alabardero Godoy- firma un Tratado con Napoleón permitiendo a los ejércitos franceses entrar en España. entran 200 mil soldados del Emperador en son de guerra. Y el pueblo ya no puede más. Se alza contra el rey. Y se pone al frente de los sublevados el propio hijo del rey, el príncipe de Asturias Fernando. Motines en Madrid y Aranjuez, amenazando al rey y a Godoy con la muerte. El favorito de la reina se salva de las furias de las turbas patrióticas  que registran y saquean su casa, escondiéndose en el desván, acurrucado dentro de un rollo de esteras, donde permaneció 36 horas sin comer ni beber. El rey se salva renunciando a la Corona y sucediéndole su hijo Fernando Vll (19 de Marzo de 1808).
            ¿Qué hacen el rey Fernando y su gobierno ante la entrada de los franceses en son de guerra y conquista? ¿Oponerse a la invasión? Lo contrario. Dan rey y Gobierno un Decreto mandando a los españoles recibir sin protesta a los franceses y “tratarlos mejor que a los españoles” mismos, frase literal del Decreto. Más. Mandan el rey y el gobierno que las tropas españolas entreguen a las tropas francesas las plazas fuertes de Pamplona, San Sebastián, Barcelona y Figueras. Y destituyen a los generales patriotas que desobedecen esas órdenes antipatrióticas de un gobierno traidor.
            El 20 de Marzo publica Fernando Vll un Manifiesto en el cual hablaba de “la vieja amistad entre España y Napoleón” y obligaba a los españoles a no oponerse al ejército francés.
            El día 23, el rey Carlos, que ya había renunciado, torna a rendir pleito homenaje a Napoleón. Y el Emperador, para responder a esas humillaciones de esos dos indignos reyes, se los lleva  Francia, a donde van cobardemente, y escribe una carta a Fernando en la cual le dice que él no tiene derechos al trono, por ser hijo de Godoy, y no de Carlos lV.
            El gobierno español, y los dos reyes, pasan todos a Francia, esperándoles en Bayona el Emperador. Y allí aceptan, reyes y ministros lo que les propone Napoleón: que España perderá su independencia pasando a unirse a Francia y que, en cambio, el Emperador hará a Fernando rey de Etruria, en Italia.
            Firman para este acto traidor un Contrato con Napoleón (1º de Mayo) por el cual Carlos lV y su hijo Fernando Vll renuncian a la corona española, “a cambio de recibir varios castillos de Napoleón y una pensión vitalicia”.
            Estas groseras traiciones de los reyes dejaron muy contentos a los degenerados príncipes. Y el 1 de Mayo (horas después de los sacrificios heroicos de Daoiz y Velarde), los indignos monarcas se dirigían al castillo de Compiegne que Napoleón les había regalado. Les regaló también el castillo de Valencey y otros.
            En tanto, el gobierno español se había pasado íntegro al bando napoleónico, y cuando el buen pueblo de Madrid se levanta el 2 de Mayo para morir por la patria atacando al francés, los ministros (Ofarril, Asanza, Negrete, Sesti, etc.) estaban al lado de las tropas francesas incitando a los artilleros de Napoleón a que barriesen y ametrallasen a los sublevados… El mariscal Murat, en un decreto refrendado por esa canalla que habían sido ministros del rey, llamaban a los sublevados del 2 de Mayo “bandidos miserables, sin más deseo que el crimen y el pillaje”…
            ¡Vergüenza y baldón para una dinastía que engendraba tan repugnantes personajes, para los cuales el sublime sacrificio del 2 de Mayo fue bandidaje y crimen!.

Basta de retóricas. Hechos. Hechos.