36 05 ME
Índice del Artículo
36 05 ME
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14

Al margen de una publicación Respuesta del Director a una carta a la revista Mundo Español  05/36 p. 8
La cuestión agraria enfocada de nuevo por el gobierno español Mundo Español  05/36 p. 15-25

            Tres miembros de la colectividad catalana de Valdivia, a propósito de un párrafo publicado por Mundo Español y cuyo párrafo se refería a comerciantes inescrupulosos que en España especulaban con artículos de primera necesidad, y con datos estadísticos probaba que en Barcelona había culminado dicha especulación y llamaba a estos comerciantes ladrones, y más ladrones que los de otras partes, enviaron a esta dirección un telegrama violentísimo, al cual contestamos con la carta que a continuación copiamos:
           
Santiago, 2 de Mayo de 1936
Señores…
Valdivia
Muy señores míos:
            En este momento recibo su telegrama y realmente me ha causado asombro su contenido, pues Uds. se han sentido ofendidos por un calificativo estampado en la revista de mi dirección y que, a mi juicio, ha sido equivocadamente interpretado por Uds. Dicho párrafo se refiere, como claramente se establece, a la ESPECULACIÓN desenfrenada sobre precios de artículos de primera necesidad que desgraciadamente en Barcelona, según el articulista, ha tenido su culminación. Pues bien, el calificativo que en todas partes se da esta clase de comerciantes es bastante más duro, pues siempre se dice ESPECULACIÓN CRIMINAL. La palabra ladrones me parece es más suave y por ella no debe sentirse ningún comerciante que, como Uds., obtienen  una legítima ganancia a la cual tienen perfecto derecho. Mal puede esta publicación ofender a honrados comerciantes catalanes o de donde sean, pues ello además de tonto sería absurdo. El autor del artículo es precisamente catalán, don Juan Bardina, el cual, con la franquea que le caracteriza, suele llamar a las cosas por su nombre, y en este caso la dirección estima que al referirse a comerciantes que en tal forman expolian a las clases necesitadas, el calificativo si bien fuerte es merecido.
            Por el correo de la fecha envío su telegrama al señor Bardina y creo él les escribirá en caso que se encuentre en Valparaíso, ciudad en la cual reside, pues creo está ausente en viaje a una República vecina.
            Perdonen la molestia que todo esto haya podido causarles y tengan la seguridad, aunque ello sea excusado manifestarlo, que la laboriosidad y honradez tan proverbiales del comerciante español son de sobra conocidos y quizá una de las regiones que más puede enorgullecerse de ello es precisamente Cataluña, región por la cual esta revista siente de siempre, especial predilección.
            Soy de Uds. atento y S.S. F. Esteban Díaz

Nota. Al entrar en prensa este número, un amigo nos dice que la revista “Germanor” tomando pie de este mismo asunto, nos dedica una página entera estampando conceptos estamos seguros nacen del concepto equivocado con que han interpretado el párrafo de marras. Creemos que la carta que más arriba estampamos explica suficientemente cualquier malentendido que pudiera haber, y con ella ponemos punto final a esta cuestión.

La cuestión agraria enfocada de nuevo por el gobierno español
Mundo Español  05/36 p. 15-25

1. Latifundismo
España ha sido eminentemente agrícola. Los romanos se hacían lenguas, bajo este aspecto, de los productos maravillosamente gustosos de Iberia. Los cronistas del tiempo de