37 05 ME
Índice del Artículo
37 05 ME
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15

Alrededor de la Epopeya Española contra la Invasión Francesa Mundo Español  05/37 p. 11-14
A través del Ciclón Español Mundo Español  05/37 p. 19-34

                                                                       1

            Europa, 1808. Napoleón dueño y señor. Se había apoderado de Italia entera. Y los italianos habían bajado la cerviz humildemente. Se había apoderado del Santo Imperio Austriaco. Y los austriacos le besaban la mano. Se había hecho dueño de parte de Alemania. Y los alemanes no sabían como deshacerse de él. Se había apoderado de Bélgica, de Holanda, de Dinamarca. Y los belgas, holandeses y daneses habían recibido a sus generales  y a los hermanos del Emperador como monarcas. Había plantado cara a la soberbia Inglaterra. Y Gran Bretaña estaba azorada sin saber como atajar las ínfulas de ese ambicioso…
            Cuando entró en España, el emperador dijo a Murat: “cuando, dentro de dos meses, España esté subyugada y sea totalmente pacificada…”.
            El Emperador no conocía España. Corto el plazo le fiaba. Dos meses. Dentro de 70 meses, España os habrá enterrado, emperador petulante.
                                                                       2
            - ¿Enterrado?
            - Enterrado. En el cementerio o en Santa Elena, lo mismo da.
            - Y ¿quién se opondrá en España a mis ejércitos?
            - No se opondrá a vuestros ejércitos el rey, que es un imbécil; el príncipe heredero, que es un malvado; la reina, que es una meretriz; los nobles, que son unos tales para cuales; las tropas regulares, que están a las órdenes de los políticos; los políticos, que se os inclinarán haciéndoos reverencias…
            - Y ¿hay alguien más después de estos?
            - Hay algo más. Hay el alcalde de Móstoles
            - ¿Alcalde decís? ¿De …?
            - No os preocupéis: pronto no olvidaréis este nombre.
            Y el alcalde de Móstoles era ese pueblo admirable del Dos de Mayo. Eran esos curas de aldea que tomaban el fusil mientras sus señorías los obispos enviaban misivas al emperador. Eran esos chulapos y manolas, que ofrecían su pecho a las balas, mientras las marquesas y duquesas doblaban el espinazo ante S. M. Pepe Botella. Eran los pastores de cabras, y los vendedores ambulantes, y el pequeño agricultor,  y esa chusma que la España dorada del Madrid político nunca ha tenido en nada.
            - Este es, emperador, el alcalde de Móstoles.
                                                                       3
            ¿Qué fue el Dos de Mayo?
            En España no lo saben todavía. Y creen en una farsa. Creen que el Dos de Mayo fueron las tropas francesas que, por orden del Emperador,  ametrallaron al patriota pueblo madrileño.
            Y, no, señor. Fueron los políticos españoles, los altos militares españoles, los nobles que rodeaban al emperador, los que ametrallaron al patriota pueblo madrileño. Fueron españoles, a las órdenes del extranjero, los que ametrallaban al pueblo. Napoleón fue un bandido rapaz. Esos nobles y políticos españoles fueron una asquerosa vergüenza.
                                                                       4
            Carlos lV subía al trono en 1788.
            Al poco tiempo entrega a Francia la parte española de la isla de Santo Domingo.
            En 1800 entrega a Francia los ducados soberanos de Parma y Florencia, herencia gloriosa de la antigua Cataluña y de las campañas del siglo XVl. España queda expulsada del norte de Italia por voluntad de este rey.
            En 1801 el rey entrega a Francia la Luisiana, riquísima provincia de las orillas del Missisipi, paraíso del algodón.
En 1802 entrega a los ingleses la isla Trinidad, emporio de riquezas.