Guerra 1939 39 10 28
Índice del Artículo
Guerra 1939 39 10 28
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10

Turquía entre dos fuegos La SI 28/10/39 p. 1-6

1. El Pacto turco aliado
            Después de siete semanas de constantes derrotas diplomáticas, las cancillerías de Londres y París se han apuntado un buen triunfo. Me refiero a la firma en Angora del Pacto bidual entre Turquía y Gran Bretaña por un lado, y Turquía y Francia por otro lado. Preparado desde mucho atrás, era firmado ahora, el 19 de este mes, después que se habían echado a volar numerosas versiones acerca de si sería firmado o no lo sería.
            Creemos que, una vez leída esta crónica, el problema quedará completamente aclarado. Con ello, desvirtuadas tantas críticas que, por uno y otro lado se han hecho, si algunas dando parcialmente en el clavo, las más con una desorientación absoluta. ¡Cuántas inexactitudes acerca de los motivos de ese Pacto, de las circunstancias que han rodeado su confección, de las consecuencias que se derivarán de él, según las particulares opiniones de cada uno.
            Aquí se ha dado una vez más la falsa situación de los que, anhelando esto o aquello porque así conviene a su especial manera de sentir, dan como hechos reales sus deseos. Y éstos, sean o no honestos, son siempre errores que desbaratan el juicio cuando se apartan de la realidad. Esa, buena o mala, aceptable o no, es realidad. y hay que contar con ella.
            Este problema que especialmente tiene por eje Turquía, afecta a otros pueblos, no solo porque son sus vecinos,  sino porque el país se había ligado anteriormente con ellos mediante ciertos pactos. En esto ha habido un general acierto en hablar de los Balcanes, aunque sin la gravedad que la mayor parte de críticas conceden a estas repercusiones del Tratado. En fin, es un acto complejo, tal vez un poco más de lo que se  figuran muchos. Y, como tal, de fácil entender, si claramente se expone. Que son éstas, tanto en psicología como en arte, las rarezas de las cosas. Una muy simple cuesta de comprender, mientras que un problema vivo, con arquitectura compleja, es fácilmente comprendido, a condición de ser bien mostrado. Hay quine, con solo mirar, adivina la suprema hermosura de un Rubens, siempre complicado, no acertando, en cambio, a gustar la suprema belleza de lo más simple que existe en arte: una pirámide egipcia.

2. El pueblo turco
            Turquía, relativamente a este Pacto firmado, ha de considerarse desde dos puntos distintos: el de la raza y el de su situación geográfica.
            El pueblo turco, como todos los procedentes del centro del Asia, son razas fuertes, aunque quietas y tranquilas. Durante miles de años no abierto su boca. Más, cuando, por excepción, la abran, les da una especie de ataque de nervios y se lanzan como demonios colectivos. Generalmente, por hambre.
            Es el caso de todas las emigraciones asiáticas hacia algún punto de sus fronteras. Un día son los del Oxus que se lanzan sobre la India y hacen tabla rasa de cuanto hallan, hasta establecerse una vez halladas comarcas más o menos alimentadoras. Otro día es la riada de razas que se abocan furiosamente sobre el oeste y generación tras generación van avanzando hacia Europa, hasta asomar por encima de la línea acuática divisoria formada por el Rhin y el Danubio, y, al fin, traspasarla, cayendo a guisa de bárbaros sobre el Imperio Romano. Un día son los mongoles nórdicos de Gengis Khan, , que a sangre y fuego recorren el Viejo Mundo. Es el hambre. Hoy las necesidades han levantado en el mundo civilizado a los trabajadores, suscitando la Cuestión Social, eje de toda la política contemporánea. Ayer el hambre empujaba a razas enteras de sus campos desiertos, lanzándolos sobre el vecino colocado en tierra de pastos y animales. Es el “espacio vital”, que en cada época tiene su nombre, permaneciendo siempre la realidad misma. Ese espacio vital que en la noche de los tiempos movía a cien tribus feroces; que ayer hacía surgir la piratería británica; que hoy lanza a los pueblos poderosos, unos contra el oriente, otros contra el pueblo árabe, otros sobre el África virgen intacta.