Bolivia 39 01 a 06

adentros derechos inalienables en los cuales no había soñado tal vez desde los tiempos anteriores al Incanato.
           
            b) Cuando el Ejército tomaba las riendas de la gobernación, sucedía un fenómeno que es muy común en las clases que están destinadas a desaparecer próximamente: que están sordas para percibir los ritmos interiores y creen posible resucitar cosas definitivamente enterradas.
            La minoría económicamente bien puesta en los días de Montes, desterrada de la gobernación por el voto popular de la década, creyó, al fin de la guerra, poder montarse cariñosamente sobre el Ejército y encaramarse por esta vía al Gobierno otra vez con fines económicos.
            Hubo tentativas, algunas triunfantes parcialmente. Pero no hubo compenetración, porque no podía haberla. Los ideales de esa minoría era la continuación de su hegemonía, aunque fuese bajo apariencias contrarias despistadoras. Ni el pueblo ni el Ejército estaban en situación de respaldarla.
            El pueblo, a medida que se intentaba la recontinuación del hegemonismo económico minoritario, a costa de la situación del trabajador, tiraba más hacia sus reivindicaciones, que tomaban cada vez más carácter extremoso. Lógicamente extremoso, porque eran reacción a una acción contraria. Pero, no por lógico, menos peligroso, en un estado de elaboración popular y de cambio de tejidos sociales para los cuales –como en las cristalizaciones químicas- se necesita paz y reposo.
            El Ejército había de hallarse entre los dos fuegos. Una ansia de la minoría económica de acaparar y convertir el Estado en su servidor, como en los tiempos anteriores. Y una ansia de acción y superación de la ley y el orden, por parte de la mayoría nacional. Y viendo de equilibrar la Administración entre esas dos tendencias han pasado algunos años: los posteriores a la guerra.
            Esos excesos llegaban a términos a veces presionadores. No hay aquí espacio para detallar, en una breve crónica. Pero, por un lado, es conocido el comportamiento de los dueños de minas respecto del Gobierno, y cómo tendían a presionarlo haciéndole el vacío de divisas, a fin de manejarlo antipatrióticamente, funcionado a la vez una abusiva bolsa negra; y como, por el otro lado, el malestar del pueblo, exacerbado por estas maniobras, amenazaba con actitudes de quien sabe a qué extremo de guerra civil podían llevar tarde o temprano.
            El mal ejemplo argentino, que ha probado a estos pueblos de América ser posible que la antigua minoría que constituía una oligarquía insaciable podía retornar al poder contra el sufragio a espaldas de un Ejército complaciente, se contaminaba a otros países, con intentos similares. En el Perú había algo de eso, aunque mitigado por las ansias de reformas sociales del Ejército. En el Ecuador el ejemplo es más reciente y parece que exitoso, en el sentido de solidarse en el poder, los que, años atrás, habían sido de él expulsados. Y el intento era abrigado en Bolivia por los que habían llevado las riendas del Gobierno en los tiempos anteriores a la revolución de tres lustros atrás.
            El Manifiesto del Presidente Bush  habla de “egoísmos capitalistas” y frases semejantes, ante las cuales podríamos preguntar si se trata de un verdadero golpe –el actual- o si se trata de un disfraz de antioligarquismo para, precisamente, instaurarlo otra vez, al amparo de un poder personal.

            c) Para contestar a esta alternativa hay que tener en cuenta el pasado del nuevo dictador, las ideas que se le conocen y su vida pública, desde que asumía cargos elevados en el Gobierno.
            El teniente coronel Bush tiene un ideario socialista, pero de la tendencia a la cual se acercan cada día más todos los gobernantes, sin exceptuar el Soviet mismo: el llamado socialismo católico, que no es tal, sino un sistema propio.


 
Image

 

Galería de Mapas

Mapas públicados


Marzo de 1943
6-3-1943_MP2.JPG
Mapa 2 del 06 de Marzo de 1943

Febrero de 1943
13-2-1943_MP4-5.JPG
Mapa 4 y 5 del 13 de Febrero de 1943

Febrero de 1943
13-2-1943_MP6.JPG
Mapa 6 del 13 de Febrero de 1943

Marzo de 1943
20-3-1943_MP1.JPG
Mapa 1 del 20 de Marzo de 1943

Invitados en linea

Visitantes: 1654142