Ecuador 39
Índice del Artículo
Ecuador 39
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5

Bibliografía. Icaza, Jorge. Cholos. Quito La SI 10/06/39 p. 9
Día Nacional de Ecuador. Un país que encara la necesidad  de una etapa final La SI 12/08/39 p. 5
Nuevo Presidente en el Ecuador La SI 25/11/39 p.. 4

Bibliografía
Icaza, Jorge. Cholos. Quito
La SI 10/06/39 p. 9

            a) ¿Es esto una novela? Así lo reza la portada. Pero si hay Biografías noveladas, género que exige ciertas características, , no habría dificultad en admitir un género paralelo en el aspecto social: Sociología novelada, para dar a entender que el ropaje exterior, que es la forma dialogada, es lo de menos. Lo interesante es el fondo. Y la forma novelesca no hace más que hacer resaltar el fondo, porque la palabra novela se toma aquí, no como invento y artificio, sino como forma concreta de expresar el fenómeno social.
            En Sociología se ha “abstractado” demasiado. O, para mejor hablar, se ha divagado demasiado. La literatura descriptiva de casos genéricos se presta mucho, no sólo a abusos, sino a no expresar bien el fenómeno real. Para un médico moderno dice mucho más diez tísicos a la vista que diez volúmenes sobre tuberculosis.
            De este modo la novela de Icaza nos hace psicología y sociología viva, presentándonos un caso, más que disertado sabiamente. Estamos en la moderna concepción, según la cual no hay enfermedades, sino enfermos.
            Un gran psicólogo, Hertwig, ha dicho que al biólogo le sucedía algo terrible al querer estudiar la vida: que todo se iba en palabras y disertaciones; que, al querer agarrar la vida, “in situ”, analizándola, había de comenzar por matar al sujeto…y escapársele la oportunidad que estaba buscando.
            No se ha dado todavía la suficiente importancia, en los estudios sociológicos, a esta cuestión: de estudiar preferentemente “casos”, más que “dolencias”. En el ejercicio de mi cátedra exijo a mis universitarios, todos los años, un detenido estudio sobre “un caso”. Y es condición esencial en este estudio no citar libro alguno ni acudir a autor alguno. Porque este caso actual que el muchacho va a analizar no ha sido objeto de estudio alguno. Y esta medida tiene por causa de frasear en cuestiones tan vivas como las sociales, estudiando cosas muertas, en vez de casos vivos, palpitando ante los ojos del analista.
            Así, esta novela de Jorge Icaza, tiene esta ventaja de ser un enorme documento sociológico, que supura vida por todos lados. Se observa el fenómenos social “palpitando”.

            b) ¿Quién quiera conocer a fondo la tragedia del indígena ecuatoriano (ampliemos: la del indígena americano en general), lea esta sangrante novela sociológica, en la cual no se habla de sociología, no se habla de política, limitándose a presentar el caso vivo de la sociedad ecuatoriana en cuanto a trabajo alrededor de una familia.
            He dicho tragedia del indígena. Añadamos: tragedia nacional. Porque es caso trágico debido a quien sabe qué rara fatalidad que, poseyendo esa fuerza enorme de sus indios y sus cholos (de sus indios, ante todo), no solo no sepa aprovecharla para dar un salto enorme hacia arriba, sino que se entretenga en anular esa fuerza como aquél imbécil que tuviese en su mano la fuente de toda salud y riqueza y la patease gruesamente.
            ¿Hasta dónde es verdad aquella mentira de las Constituciones de varios países americanos según la cual todos los ciudadanos son hombres libres y que ha desaparecido la esclavitud de nuestras fronteras? Cuando se ha vivido en el interior de esa vida que con mano maestra nos pinta el autor de este libro, se sabe bien a qué atenerse a este respecto. Porque estamos, no solo frente a un enorme problema nacional (incapacidad de saber aprovechar una fuerza enorme, formidable, la del indio), sino también frente a un problema social, continuando a través de los siglos, y a pesar de la Cruz de Cristo, la llaga de la esclavitud peor que en milenios anteriores: porque en aquellas épocas eran lo normal, aún teológicamente hablando, mientras que en estos días es putrefacción de creencias inobservadas y de ideales mentirosos.
            De ahí que la novela de Icaza sea a la vez, un buen documento histórico y un negro documento social.

            c) Ha ocasionado el lenguaje del autor protesta y murmuraciones por el realismo del vocabulario y a veces la grosería de la frase. Pero se comprendería que aquí se alza más bien, aún a espaldas del autor, un problema de moral sociológica. Este: si pinto un caso ¿quedará