1935
Índice del Artículo
1935
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7

Bélgica XXXlll. Libertad educacional   La SI 05/01/35 p.3
Documentación  Programa del Partido Radical  La SI 26/01/35 p.15
Limitación universitaria  La SI 09/02/35 p.6-7
Francia 15. Las “oyentes” de Bergson  La SI 09/03/35 p. 9
Patriotismo vivo  La SI 25/05/35 p.1
La Universidad alemana restringe a sus alumnos  La SI 09/11/35 p.7

Bélgica XXXlll. Libertad educacional
La SI 05/01/35 p.3
Resumen de ideas: sobre la libertad educacional, en Bélgica, que JBC admira y propone como modelo

            Bélgica siente un amor hondo a la libertad; a eso que se podría definir difícilmente, pero que, en conjunto, hemos quedado en llamar libertad.
            No nos referimos a la libertad nacional, a la independencia, que es patrimonio de todos los pueblos. Nos referimos a la libertad individual y al respeto que merece a todos y a cada uno  -y, por lo mismo, al gobierno que representa a todos y a cada uno- el derecho del hombre a hablar sobre lo que piensa, a tener y sostener sus opiniones, a propagar sus ideas con la palabra y con la pluma.
            Los belgas respiran por todos su poros ese espíritu de libertad. Pero en ninguna parte aparece más esa tendencia que en la educación.
            En diversos países se pelean los bandos para acaparar la escuela, los liceos, la universidad. Hacen de la educación instrumento previo de conquista. Unos la quieren a base de un idioma, otros de otro. Unos la quieren católica, otros atea, otros protestante, otros comunista, otros socialista. En todos estos países hablan y charlan y gritan a grito pelado "por la sacrosanta libertad". Y en todos se matan por cada grupo suprimir la libertad escolar ajena.
            Bélgica es una excepción frapante. Es, tal vez, el único país cuyo gobierno no manda, sino obedece al ciudadano, en cuanto a organización de la educación. Los padres de familia se reunen y organizan la escuela que les da la gana: flamenca o francesa; católica o protestante o laica o comunista o socialista; con este o con aquel plan de enseñanza; bajo éste o bajo aquel sistema. Los padres eligen los maestros que les da la gana, los libros que les acomoda, el director que les merece su confianza. Ellos escogen ubicación, eligen local, preparan todo y como les parece, sujetándose solamente a un mínimum de alumnos, de condiciones de programa, de exigencias pedagógicas en cuanto a capacidad de local y otras necesidades higiénicas.
            El Estado -el gobierno, el parlamento, los partidos- nada tienen que hacer aquí, fuera de pagar. Porque, una vez los padres han organizado la escuela que les dá la gana, avisan a la municipalidad, al Consejo Provincial y al gobierno.
            Y estos, en tres porcentajes, pagan los sueldos de los profesores, los gastos de los niños, el arriendo o mantención del local.
            Ese sistema -obra capital del cardenal Mercier- representa el máximum de libertad. Ningún país del mundo ha sabido imitarlo. Mucho grito de libertad. Muchas ganas de tiranizar.

Documentación
Programa del Partido Radical
La SI 26/01/35 p.15

Tercera Declaración. Educación
El Partido Radical considera que cada individuo desempeña una función social dentro de la colectividad; que todo ciudadano debe poseer una cultura física, intelectual y moral que le permita cumplir satisfactoriamente esta función, a fin de poder participar del beneficio colectivo y estar capacitado para hacer uso de los derechos que derivan de la libertad.
En consecuencia, declara:
Primero. Que todo niño chileno tiene derecho a ser atendido física, moral e intelectualmente para que adquiera completo desarrollo y se transforme en un hombre socialmente útil. En consecuencia, corresponde a los padres de familia, y en su defecto al Estado, la obligación de proporcionarle