sector internacional 48 06 12
Índice del Artículo
sector internacional 48 06 12
Página 2
Página 3
Página 4

¿Por qué no iniciamos una nueva ruta? La SI 12/06/48 p. 1-3 

            Bernard Shaw habla siempre con frases extrañas, en cuyo fondo, por lo común, late un alma de Buen Sentido. Siguiendo esta tónica, acaba de lanzar otro aparente equívoco. Ha dicho que la historia siempre se ha realizado según la “lógica de lo ilógico”. Frase que levanta un montón de problemas de los cuales queremos apuntar uno, cuya solución nos parecería salvadora.
            Al propio tiempo que el escritor irlandés (inglés por adopción) soltaba su último “quid pro quo”, un romanista de Italia encontraba, husmeando archivos y viejos documentos, que venían a confirmar viejas sospechas: “Cicerón fue un prestamista inmoral”.
            Nos habían presentado a Cicerón los historiadores clásicos como un dechado. Y los historiadores de todas las edades simples copistas, nos habían forjado, para el uso común, un retrato austero de ese cónsul que, a lo que se ve, fue un valiente farsante. Es que Cicerón, subido de la nada a causa de su fútil talento (imitación de escuelas filosóficas de derecha) y de su boca de oro, tenía lo necesario para electrizar a la gente y aún para magnetizarlas. Y en gracia, primero, a la clase dirigente, de lo peor que haya existido. Cayó en gracia, también, para los servidores de esta clase, que eran lo menos y los que gobernaban. ¿Para qué hablar de los que siguieron, que, en diez y nueve siglos, no han tenido siquiera ojos para ver ni manos y mente para escudriñar?
            De ahí la farsa de sus Catilinarias, celebradas como sublimidades por los que seguían por las rutas de la minoría acaparadora, tan moral y noble, que no titubeaba en arrodillarse ante un caballo a las órdenes de un emperador y adorarle como cosa divina.
            Y si Cicerón era tan querido y adorado en Roma ¿a qué su asesinato, que no trajo siquiera protestas del pueblo? ¿Cómo se explica esa inconsecuencia?
            Esa conducta ilógica de un cónsul, que, queriendo pasar como un moralista (véase su “Tusculanae”) no era más que un prestamista, y un estrangulador de pobres al 40%, genera sensibles cosas, lógicas como consecuencia de esa Ilógica: su asesinato, la preparación del advenimiento del Imperio, las glorias todo mentira, del primer emperador de 16 años, las truculencias de 400 años de imperio, la chorrera inacabable de calamidades de los bárbaros: era una ilógica que traía lógicamente un sin fin de ingratos sucesos que hacían buena, por vía de ejemplo, la frase irónica de Shaw.
            La historia no es más que una cadena de secuencias lógicas arrancadas de hechos precedentes ilógicos. Es decir, un rosario de hechos erróneos, porque se cimientan en hechos errados; pero que, habiendo sido hechos, son fundamentalmente falsos de nuevos hechos que se apoyan en esos errores que les sirven de pedestal para asegurarlos.
                                                                                  *
            Pero en la historia ha habido momentos en que, siguiendo la “lógica de lo ilógico” han aparecido caballeros que han interrumpido esa lógica, para sentar hechos mejores, de los cuales saliesen consecuencias interesantes. Citemos, para no alargar, no más dos nombres célebres en los fastos de la historia: Pericles e Isabel la Católica.
            En la antigüedad fue Pericles un rectificador, en buen sentido, de la historia.
            La historia de Atenas, por más que les deleite a los inconscientes, no fue mas, desde los primeros años de su actuación, que un seguido de cosas ilógicas, en las cuales habían de cimentarse los que viniesen para apoyarse e ir apareciendo otros hechos  que fuesen también estables. Pero habían llegado a tal dañosidad las cosas que seguían a los hechos ilógicos, y aumentado su nocividad, que aparecía un caballero ante cuya conciencia no podría continuar el desfile de esos hechos lógicos cimentados en hechos anteriores ilógicos. Y ante su razón, y ante su conciencia, se impuso la necesidad de interrumpir la farsa y romper la cadena de errores, comenzando un nuevo rosario de hechos lógicos y moralmente buenos. ¿Quién duda de que esa fue la actitud del dictador griego, quién no quiso aceptar la “logica de lo ilógico”, teniendo como deber otra laya de hechos, aunque hechos anteriores anormales exigiesen otra ruta?
            Pericles hace todo lo contrario de lo que la lógica del viejo error demandaba. Legisla distinto, perora distinto, opera distinto. Y para poder romper impunemente esa Lógica del error, tiene que implantar la dictadura, y no hay hombre sensato que no la acepte en Atenas durante más de treinta años.