Bolivia 39 07 08
Índice del Artículo
Bolivia 39 07 08
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Una llaga del viejo régimen. Una llaga a la vista La SI 29/07/39 p. 5
Aniversario de Bolivia. Este año encuentra al país decidido a emprender nuevos rumbos La SI 05/08/39 p. 14
Revistas bolivianas La SI 12/08/39 p. 17
El Presidente de Bolivia ha muerto. El teniente coronel Busch se habría suicidado La SI 26/08/39 p. 7
Notas La SI 09/09/39 p. 11


Una llaga del viejo régimen. Una llaga a la vista
La SI 29/07/39 p. 5


    Hace algunos años que había, todavía, quien dudaba del total derrumbe del viejo régimen individualista. Hay quien tiene un buey a la vista, y no acaba de percibirlo. Pero, a través de estos últimos años, las cosas han andado tan de prisa, que ya no hay bandos respecto a esto. Todo el mundo reconoce ya el fracaso absoluto de aquel régimen, basado en un capitalismo sin moral ni entrañas. Y los bandos son solamente acerca de las causas que ocasionaron esa caída absoluta de un sistema que se había llamado a sí mismo perfecto creyendo durar por los siglos de los siglos.
    Los que quieran estudiar esas causas tienen campo ancho para ello. Pero no estará de más se fijen en declaraciones del Presidente boliviano hechas semanas atrás, que en estos días han ocasionado un artículo –absurdo por lo atrasado y torpe- en un gran diario americano.
    Tenemos interés en que el lector se fije, además, en una circunstancia, que no siempre es puesta de relieve. El régimen individualista, a base de capitalismo sin moral social, ha tenido siempre la norma de hacer el vacío acerca de hechos fundamentales que la atañen. Así como ha cantado las excelencias de lo que le convenía, y nos hacía tragar ruedas de molino con el absurdo de sus leyes naturales que no eran más que abusos, así, en el polo opuesto, ha tenido un enorme interés en que se hiciera el silencio alrededor de actitudes en él fundamentales. Con la agravante de que algunas de estas actitudes silenciadas son una de las cien llaves que pueden hacernos comprender el fracaso del régimen.
    Es lo que acontece ahora acerca de esas declaraciones del teniente coronel Busch, Presidente de Bolivia, que han dado tanto que hablar.
    Helas aquí, por boca de uno de sus ministros. El lector verá que no se trata de algo que no valga la pena de ser conocido y meditado.
    Tratando del capital chileno destacado en Bolivia para la explotación de riquezas minerales, ha dicho lo siguiente, respaldado por cifras que no han sido contestadas: “La inflación de capitales es tan grande, que ello constituye una verdadera anormalidad. La Cia. Sayaquina, de Caracoles, desembolsó  17,575 libras y simuló haber otras 177,425 libras, para lo cual se echa mano de acciones liberadas. De este modo un capital que no llega a las 18.000 libras se hace pasar como de 195.000. Y solo un 9% de esta cifra es verdadero capital. La Compañía Monserrat supone que ha desembolsado 1.074.000 libras, cuando no ha aportado más de 75.000, es decir, menos del 8%.
    Y nada más.
    Lo cual pone a la vista una de las llagas más hondas del capitalismo sin moral social.
    Podría aquí poner cifras sobre una Compañía que trabaja a gran escala y ha desembolsado un cierto capital, el cual ganaba en dividendos, más del 100% anual, en un tren de especulación sucia. Para paliarla (y, en el camino, extorsionar más al público), simulaba el aumento de capital mediante acciones preferidas, que no se pagaron, por supuesto, aunque se simulaba pagarlas. De este modo inflado el capital, los accionistas aparentaban no tocar más que un 2 o 3% en intereses. En vista de lo cual, lograba el aumento de tarifas arancelarias contra los competidores y elevaba los precios del producto. De este modo los dividendos, bajo la máscara de un 9% (pongo por caso porque tenemos interés en no ubicar) “ganaban” más del 110%...
    Quien examine el por qué del fracaso del individualismo económico, estudie esas extorsiones y comprenderá que un sistema nacido para la especulación, es decir, para ganar indebidamente sobre el hambre de los pobres y los niños, había de fracasar sin remedio, por bajamente inmoral.
   

Aniversario de Bolivia. Este año encuentra al país decidido a emprender nuevos rumbos
La SI 05/08/39 p. 14


    Quien lea la prensa americana ha podido notar como existe una desorientación bastante común ante la realidad boliviana. Y bastante común aún  entre bolivianos mismos,