Pre Guerra 1939 04 15 a
Índice del Artículo
Pre Guerra 1939 04 15 a
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9

El diablo predicador. Contextura internacional de la Europa que agoniza  (1)La SI 15/04/39 p. 2-7

El diablo predicador. Contextura internacional de la Europa que agoniza  (1).
La SI 15/04/39 p. 2-7 (en este ejemplar los trece párrafos que siguen van numerados, no titulados. Los títulos aparecieron en el ejemplar de la semana siguiente, que he trascrito aquí visto que facilitan la comprensión global del artículo y la de cada párrafo)

1. Un problema que plantean los actuales acontecimientos europeos                              
            Hoy cumple 50 años Adolfo Hitler, quien caía, poco ha, sobre el Austria, la Bohemia y Memel. En estos días se ha apoderado de Albania Mussolini. Unos, ante tales hechos cantarán ¡Hosannas! Incondicionales, poniendo a los dos políticos en las nubes. Otros, que vivaquean en campos distintos, sentirán que una profunda melancolía se calva en sus adentros, como si se desvaneciese un ensueño de paz que habían alimentado en sus almas. Y otros, que moran fuera de esos dos campos sinceros, aunque contrarios, perfilarán una sonrisa mefistofélica, eternos comediantes que actúan entre bambalinas riéndose del mundo.
            Hitler se ha adueñado de Bohemia, de Moravia, de Eslovaquia, y también, aunque velado el dominio por un casto velo despistador de Hungría y Rumania. Mussolini se ha echado la llave del Adriático en el bolsillo, embotellando a Yugoslavia, con esa Albania ya abiertamente italiana. Y las prensas de todo el mundo gemirán fuertes y la tinta se gastará por toneladas comentando estos hechos que representan en el mapa de Europa una profunda media vuelta y en el equilibrio del mundo un cambio de centro de gravedad de enormes consecuencias. Escribirán sus opiniones aún los amorfos de los diarios insubstanciales que nunca hablan nada decisivo, eternamente bamboleando entre el $ y el sol que más calienta, que no entre la justicia y la injusticia y ni aún entre opiniones precisadas.
            Quiere ello decir que se trata de un instante internacional en que algo maduro se ha caído de la rama, cuando los pueblos, entre titubeos más o menos durables, dan vuelta a una esquina comenzando, al menos para los que están sentados ante el escenario, una nueva manera de ser.
            Y todo está en férvido movimiento en ese avejentado mundo europeo. Las escuadras más formidables van y vienen. Los regimientos son movilizados de uno a otro punto. Los aviones trasladan batallones enteros. Las licencias a la oficialidad han sido canceladas. España dice que quiere reclamar Gibraltar. Yugoslavia se refuerza. Holanda mueve su microscópico ejército. Los almirantes reciben cartas selladas, a abrir solo en alta mar. Los gobiernos están en sesión continua y los parlamentos callan sus rencillas, como si algo grave apareciese en la superficie que delatase una honda fiebre interior…
            Ante esos hechos, innegablemente trascendentales, se presentan dos perspectivas. Una, que tiende hacia atrás, enfocando los hechos actuales a través de los hechos pasados. Otra, que tiende a enfocarlos ante el porvenir, buscando una nueva clase de equilibrio que deje mejor puestas las necesidades –materiales y espirituales- de la humanidad que vendrá.
            Nos interesa, ante todo, el primer aspecto. Estudiar el presente a través del pasado es algo que interesa siempre, pero especialmente ahora, cuando este pasado está representado por hombres vivos y pueblos actuantes. Porque se trata entonces de una especie de  enjuiciamiento. Ese pasado son hechos.  Mientras que el porvenir y su mejor manera de ser son teorías, doctrinas, especulaciones que nos interesan, pero que se apartan del campo crítico, el cual forzosamente da vueltas alrededor de hechos consumados.
            El intento de estas líneas es sencillo: encarar los hechos actuales con los similares del pasado y ver de estructurar una presentación  de la política seguida  por pueblos y gobiernos, sacando a luz las líneas fundamentales.
           
11. Ocupación italiana de Albania
            a) En números anteriores se han puesto de relieve los cambios habidos en el centro de Europa, Danubio abajo, por acción directa de Alemania. El lector no tiene más que pasar la vista por aquellos mapas, noticias y juicios críticos
            b) Respecto de Italia, el hecho nuevo es la novedad albanesa, acerca de la cual no dicen los periódicos la verdad entera. Procuremos desentrañarla.
            Desde luego, Albania no ha pasado ahora al protectorado italiano.  Era ya protectorado italiano desde hace quince años. solo que los periódicos no lo sabían. Meses atrás publicábamos