Pre Guerra 1939 04 15 b
Índice del Artículo
Pre Guerra 1939 04 15 b
Página 2

Tal como afirmamos La SI 15/04/39 p. 10

Tal como afirmamos
La SI 15/04/39 p. 10

            Nuestros lectores conocen como hemos venido sosteniendo continuamente, a pesar de suscitar ello la duda en algunos, que en la política europea hay el escenario para el público y los entretelones para los que manejan los hilos de los sucesos.
            Dentro de esos entretelones que, a veces, ponemos a la vista del lector, afirmamos ya en 1935 que Italia tenía cierta carta blanca en Etiopía, concedida por Gran Bretaña y Francia. Esto nos permitió ir adelantando los sucesos, confirmando luego los hechos cuanto habíamos venido anunciando.
                                                                       -----
            Italia acaba de publicar un Libro Blanco referente a sus relaciones con los países llamados democráticos. Acerca de este Libro Blanco y de lo que en él se insinúa, publica la United Press un telegrama de Roma, publicado por un diario local el día 4 de este mes. Helo aquí entero:
            “Roma, 4 (UP).  La publicación del “Libro Blanco”, conteniendo las conversaciones y cartas cambiadas, que precedieron la firma de los acuerdos franco-italianos de 1935, es muy probable, de acuerdo con informaciones obtenidas en círculos políticos bien informados, es un esfuerzo italiano para probar al mundo que Laval prometió definitivamente a Mussolini libertad de acción en Etiopía.
            En estos mismos círculos se dice que Mussolini está dispuesto a revelar toda la actividad entre escenas, que prepararon el campo para la firma de los acuerdos; y desmentir así las recientes declaraciones formuladas por Laval ante el Senado francés, negando que hubiera prometido a Italia otra cosa que un aumento de su influencia económica en Etiopía.
            En estos mismos círculos se dice que Mussolini está dispuesto a revelar toda la actividad entre escenas, que prepararon el campo para la firma de los acuerdos; y desmentir así las recientes declaraciones formuladas por Laval ante el Senado francés, negando que hubiera prometido a Italia otra cosa que un aumento de su influencia económica en Etiopía.
            Se dice que en los círculos fascistas están firmemente convencidos de que Francia se negará a entrar en nuevas negociaciones con los italianos, salvo que estos admitan como punto de partida los acuerdos de 1936.
            Y, a esto, según lo ha manifestado Gayda hoy día, se negarán rotundamente los italianos, basados en que Etiopía habría sido prometida a Italia para que Francia después, entre 1935 y 1938, alterara su política exterior al respecto, invalidando así acuerdos suscritos sobre esa base.
            Gayda insinúa que Laval se comprometió definitivamente en los primeros contactos con Roma, que dieron como resultado los malhadados acuerdos de 1935, cuando él y Mussolini se estaban sondeando, al escribir “la carta final, de vital importancia para las relaciones franco-italianas, en que ofrece a Italia libertad de acción en Etiopía. En repetidas ocasiones se mencionó esta libertad de acción, durante las conversaciones preparatorias de esa carta.
            En los círculos políticos italianos se afirma que el estudio de los acuerdos de 1935, revela evidentemente que Francia prometió a Italia más de lo que apareció publicado en los acuerdos. Dicen que es obvio que después de 15 años de fricción entre los dos países, Italia no iba a aceptar condiciones que definitivamente favorecen a Francia.
            Fundamentan este punto de vista diciendo que los acuerdos dados a la publicidad, Italia solo recibía despreciables pedazos de desierto en la frontera sur de Libia y un pequeño triángulo de territorio entre la Eritrea y la Somalia, en cambio de la gradual renuncia de Italia a todos sus derechos sobre Túnez.
            Gayda refleja este punto de vista al decir: “Es obvio que Italia no iba a ceder más de lo que iba a recibir, haciendo presumir, en consecuencia, la existencia de algún acuerdo secreto. Es absurdo suponer que junto con los acuerdos públicos no existiera un acuerdo privado, en que Francia reconocería y compensaría las diferencias entre ambos países”.
                                                                       ------