Pre Guerra 1939 05 06
Índice del Artículo
Pre Guerra 1939 05 06
Página 2

Yugoslavia, Italia y Macedonia La SI  06/05/39 p. 1-2

Yugoslavia, Italia y Macedonia
La SI  06/05/39 p. 1-2

            En estos últimos días ha habido  un movimiento diplomático tan sospechoso de “gato encerrado”, que bien puede decirse que nuevos acontecimientos se están preparando, siempre –por supuesto- muy alejados del peligro de guerra.
            El Ministro de Relaciones yugoslavo ha celebrado largas conferencias con su colega italiano, en el ambiente poético de la Venecia romántica. El Ministro de Relaciones polaco ha tenido largas sentadas con diplomáticos británicos. El Canciller de Rumania ha conversado largamente con los gobiernos italiano y polaco. El Ministro de Relaciones húngaro se ha movido cual ardilla de un lado para otro. Y todo ha sido alegría en el campo diplomático, porque –la humanidad es así- hay profesiones que están vivas y sanas cuando se trata de muertos o enfermos.
            ¿Cómo probaríamos de desentrañar ese enredo, que abarca a casi toda la Europa? Probemos de hacerlo, sin entrar en ese mar de detalles inútiles, fantasiosos y obscurecedores con que acostumbra enredar los sucesos el corresponsal telegráfico.

            a) Desde luego, reproducimos el mapa de Danzig, porque, como avanzamos ya hace días, esa ciudad constituye el centro de la actualidad diplomática, aunque las noticias desvirtúen a veces la gravedad de este centro neurálgico, como lo ha llamado, demasiado tardíamente, un corresponsal.
            Un acuerdo entre las potencias, incluso Polonia, para entregar esta ciudad a Alemania parece que es un hecho de ya muchos días atrás. Naturalmente, que, ante el público, hay que hacer pasar este acuerdo como si no lo fuera, sino una serie de sucesivas condiciones y circunstancias que llevan materialmente a la entrega.
            Primero, se supone una oposición absoluta por parte de Francia y Gran Bretaña. Luego, se declaraba que, si bien Londres estaba dispuesto a ayudar con las armas a Polonia, era bajo dos condiciones: 1º que Polonia había de resistir antes por la fuerza contra Alemania; y  2º que era evidente que Danzig era ciudad alemana y que sería bueno que pacíficamente fuese entregada a Alemania. Posteriormente, un amigo íntimo y confidente del Ministro de Relaciones francés declaraba por radio que podía anunciar sin temor de ser desmentido, que Francia no apoyaría a Polonia militarmente por cuestión de Danzig, ciudad netamente alemana.
            Estamos, pues, en la víspera de la entrega. Las potencias se ayudan bajo simulación de oponerse. Y este método, tan conocido en los últimos años, es empleado ahora también.
            No es de lamentar en este caso. Danzig -estamos cansado de decirlo desde 1922 en estas mismas columnas- es una monstruosidad que debe desaparecer. Hay cosas absurdas. Los cadáveres infectan la atmósfera. Y Danzig-Estado independiente, es un verdadero cadáver que ha de envenenar el ambiente.
            Polonia sabe que esa ciudad pasa a Alemania. Pero, se había hablado tanto en los últimos veinte años de que esto no sería jamás, que ahora hay que proceder por etapas, para convencer al pueblo polaco de que “no hay más remedio”.

            b) A la vera del Danubio hay cosas mal hechas, que parece que van a ser arregladas peormente de lo que están, lo cual es decir mucho.
            Si los lectores echan una ojeada al pequeño mapa que va al pie izquierdo de la página, podrán localizar algunos de los problemas de que se está hablando en estos instantes.
            Hungría es el centro de esta crisis. El pueblo magiar reclama una zona húngara que está enclavada dentro del Estado yugoslavo (flecha 2). Lo más fácil sería entregásela, puesto que se trata de una zona de raza húngara. Pero, al atraer Italia a Yugoslavia hacia su influencia, substrayéndola a la de Francia, parece que se le ha asegurado a Belgrado que esa zona no sería reclamada por los húngaros.
            También reclamaba Hungría la parte ucraniana de Rumania (flecha 3). Si se mira la raza, nada tienen que ver los húngaros con los ucranios. Pero, si se tiene en cuenta que ya Hungría tiene yuxtapuestos a sí a los rutenios, que son también ucranios, parece que con ello se simplificaría (siempre dentro de un mal arreglo) el problema ucraniano. Pero parece que se