Pre Guerra 1939 05 13
Índice del Artículo
Pre Guerra 1939 05 13
Página 2
Página 3

Los discursos de Hitler y Beck. La ofensiva de discursos La SI 13/05/39. p. 1-2

Los discursos de Hitler y Beck. La ofensiva de discursos.
La SI 13/05/39. p. 1-2

            a) Era tan natural que la atención de Europa, especialmente de Alemania y Polonia, se concentrase en ese punto crítico que es Danzig, que podíamos anunciar nosotros en primera página (en La SI 29/04/39 p. 1. JVG), 48 horas antes de que los sucesos se produjesen, que “el punto feble” del momento era esa linda ciudad. Alemania, en una petición secreta, proponía a su vecina que Danzig le fuese entregada, así como un estrecho corredor entre Alemania y su provincia de la Prusia Oriental. Y mientras la contestación polaca era esperada, el Presidente Roosevelt publicaba su doble carta al  Duce y al Führer (ver  La SI 29/04/39 p. 2).
            Partidarios absolutos de la diplomacia abierta –de la cual Versalles y sus hombres se han burlado continuamente- alabaríamos la publicidad que daba Roosevelt a esa doble misiva… si su costumbre no fuese constantemente contraria a esta tesitura. La diplomacia abierta exige dos condiciones cuando menos: que se siga esta regla constantemente, no como excepción en un caso determinado; que el receptor de la carta la conozca al menos horas antes de darla a la publicidad el que la escribe. Roosevelt maniobra por costumbre desde su retiro de la Casa Blanca, sin dar cuenta a la prensa de las negociaciones. Por tanto, un caso excepcional en que publica una carta, y todavía antes que la reciba el destinatario, no indica diplomacia abierta, sino otro propósito cualquiera. Y el temperamento sería de difícil alabar.
            De ahí una laya de contestación alemana que, si en este caso era lógica, usualmente se debería tener como una grave descortesía: no contestar directamente sino por medio de un discurso público.
            La arenga del Führer tenía un mérito: no decía nada nuevo. Sostenía la misma tesis de siempre. Alegaba las mismas razones, y retorcía un terrible “per te” a la faz de los adversarios. El silogismo era el de siempre: ustedes dicen predicar el derecho democrático a la autodeterminación de los pueblos. Danzig quiere ser parte política de Alemania. Luego…
            Lo importante de este discurso fue que denunciaba – es decir, retiraba su firma- de dos convenios celebrados anteriormente, a causa –decía- de que las circunstancias han variado: el Tratado Naval entre Alemania y Gran Bretaña y el Tratado de respeto temporal de fronteras entre Alemania y Polonia. Por lo mismo, Hitler quiere traspasar las cifras navales convenidas con Gran Bretaña, a causa de que esta ha alterado sus cifras terrestres. También: Alemania no promete no atacar a Polonia en cuanto a las fronteras occidentales de ese país, pobladas por alemanes.

            b) A la demanda alemana sobre Polonia, contestaba el Ministro de Relaciones polaco, coronel Beck, con una misiva, también oratoria, ante el parlamento polaco.
            A ese discurso había precedido, no solo el de Hitler, sino también el ofrecimiento de ayuda militar a Polonia por parte de Gran Bretaña, en caso de que fuese tocada Danzig contra la voluntad polaca. A esto se ha llamado “reforzamiento del bloc democrático por la adhesión de Polonia”
            Si no estuviésemos en un instante en que las palabras Derecha e Izquierda, Democracia o Dictadura son tan vagas que han perdido toda precisión, habríamos de abrir un paréntesis y recordar que Polonia fue el país que iniciaba las Dictaduras en Europa, por medio de la férrea mano de Pilsudsky, y que hace ya unos quince años no vive más que en perpetua y recia dictadura. Por lo mismo, merecería que Pero Grullo comentara esa suma al bloc democrático por parte polaca. Pero han perdido de tal manera aquellas palabras su propio sentido, que hay que aceptarlas en todo instante, aunque significasen ahora lo contrario de lo que significaban hace una hora.
            El coronel Beck –dicen los cables- ha rechazado del todo las demandas alemanas. Lo cual es absolutamente falso. Beck se niega a que Alemania se tome unilateralmente Danzig. Pero esto ya lo ha propuesto Alemania, desde el momento en que por su iniciativa se entablaban conversaciones con Polonia.
            Lo interesante de este problema es que Polonia exige (Alemania ha seguido este camino) que sean tratos bilaterales, es decir, entre Alemania y Polonia. Polonia extrañaría que no se la consultase. Y ella no extraña que ella no consulte a la propia Danzig. Son las