diplomáticas 41 01 a 03
Índice del Artículo
diplomáticas 41 01 a 03
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15

Diplomáticas. Nueva Diplomacia XV1 La SI 04/01/41 p. 15
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XV11 La SI 11/01/41 p. 11
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XV111 La SI 18/01/41 p. 9
Luca de Tena La SI 18/01/41 p. 9
Diplomáticas. Nueva Diplomacia X1X La SI 25/01/41 p. 16
Diplomacia en Méjico La SI 25/01/41 p. 16
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XX La SI 01/02/41 p. 9
Refugiados políticos La SI 01/02/41 p. 9
Japón protesta La SI 01/02/41 p. 9
Un caso nuevo La SI 01/02/41 p. 9
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XX1 La SI 08/02/41 p. 10
Necesidad de una reforma La SI 08/02/41 p. 10
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XX11 La SI 15/02/41 p. 10
Renovación diplomática La SI 15/02/41 p. 10
¿Una Aberración? La SI 15 /02/41 p. 10
“Ballon d’essai” La SI 15/02/41 p. 10
Cinco ministros al frente La SI 15/02/41 p. 10
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XX111 La SI 22/02/41 p. 12
Representante de Francia La SI 22/02/41 p. 12
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XX1V La SI 01/03/41 p. 10
Reorganización consular La SI 01/03/41 p. 10
Gran Bretaña-México La SI 01/03/41 p. 10
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XXV La SI 08/03/41p. 8
Alejandro Álvarez La SI 08/03/41p. 8
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XXV1 La SI 15/03/41p. 10
Abusos que han de acabar La SI 15/03/41p. 10
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XXV11 La SI 22/03/41p. 15
Conferencia del Caribe La SI 22/03/41p. 15
Bombas en la maleta diplomática La SI 22/03/41p. 15
Mr. Hoare La SI 22/03/41p. 15
Diplomáticas. Nueva Diplomacia XXV111 La SI 29/03/41p. 10


Diplomáticas
La SI 04/01/41 p. 15
Nueva Diplomacia XV1

            Su puesto que hay necesidad de marchar a base de Moral Internacional, una pregunta saldría de labios de muchos:
            - ¿Y si ese Moral nos trae desventajas?
            La contestación a esa pregunta es doble
            Ante todo ¿qué entiende usted desventaja? Desde luego no puede traerle ninguna que represente una injusticia. Porque se supone que se habla de Moral: por tanto, de procedimientos y conclusiones justos. Más, si la falta de Moral puede traer a alguien alguna desventaja de la categoría de avideces, debe renunciar a ella absolutamente.
            La teoría del ladrón que robaba al que podía y respetaba al que no podía despojar es eso: teoría práctica de ladrón, aunque sus rapacidades vengan envueltas en los dorados modelos con que las potencias de presa suelen paliar sus latrocinios.
            ¿Está usted seguro de que puede irrogarles males la práctica de la Moral internacional? Hay que estar seguro de lo contrario. Porque será siempre una conquista civilizada el que nadie pueda obtener ventajas fuera de la Moral
            Pero en el supuesto de que, en un caso determinado, la práctica de la Moral pudiera acarrearnos algún perjuicio, este sería pequeño al lado de las ventajas que el procedimiento traería. Los amos de Versalles, por ejemplo, pudieron reportar enormes ventajas circunstanciales de todas las tropelías estampadas en ese detestable documento. Más, ¿qué les ha resultado de ello, luego? Sería interesante que les contestaran los ingleses sujetos ahora a las andanadas hecatómbicas del contrabloqueo alemán, y de esas razzias de una aviación que está haciendo pagar caro aquellas ventajas circunstanciales.
            La práctica de la Moral Internacional no puede acarrear a todos más que ventajas. Y estas serán mayores todavía, para el ciego que se crea más perjudicado, por no poder ejercer de matón en los andurriales internacionales. Porque este, al fin, paga sus tropelías. O cuando menos, las paga el pueblo que representa.
            Por encima de todo, las cortapisas morales han de ser los rieles sobre los cuales ha de marchar el mundo diplomático, si no deseamos que continúe la tragedia mundial, siempre a cauce de los deslices amorales de políticos sin conciencia.

Diplomáticas
La SI 11/01/41 p. 11
Nueva Diplomacia XV11

            Una de las mayores calamidades del siglo X1X ha consistido en la Moral indefinida.
            El Protestantismo no trajo una idea y un procedimiento que son la esencia misma de la anarquía: la moral subjetiva, sin principios objetivos a que sujetarse. Según ella, cada cual hacía su moral. Y claro es de ver como habían de andar las morales múltiples y contradictorias, cada uno teniendo razón aún sustentando las más extremas contradicciones.
            Confundían la Moral con la Responsabilidad. Cierto que uno puede inocentemente defender y realizar inmoralidades, por no concebirlas como tales. Así, no falta en conciencia aquel que, creyendo matar una liebre, mata a un hombre.
            Este ejemplo nos aclara el problema. El cazador aludido no es responsable de la muerte. Pero él sabe que, por encima de su equivocación, él no puede matar.
            Está bien que la responsabilidad o irresponsabilidad descanse sobre la intención, al menos las más de las veces. Pero es necesario que haya uno Moral Objetiva, clara por encima de todos los estados de conciencia, que presente constantemente al individuo aquello que es permitido hacer porque es moral, y aquello vedado porque no es moral.