La SI 41 01 11

Sensacionales declaraciones sobre las Malvinas La SI 11/01/41 p. 5

Sensacionales declaraciones sobre las Malvinas
La SI 11/01/41 p. 5

            Alrededor del problema de las Bases Navales estadounidenses en los países latino-americanos se ha hecho una tregua aparente, mientras trabajan numerosas fuerzas en la obscuridad.
            La Conferencia de los pueblos del Río de la Plata (Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Brasil) parece haberse aplazado, a causa de continuar alborotos políticos en Asunción, tambaleante el régimen político establecido. Por el momento, dos cosas parecen firmes: la Conferencia no aprobará bases a disposición de Estados Unidos o de cualquier otra gran potencia; hay fuertes corrientes para establecer  entre estos pueblos un cuando menos principio de Unión Aduanera con una limitada libertad de fronteras entre sí.
            Este último punto, tan interesante, ha tenido en estos instantes en Europa –donde se habla menos y se hace más- un ejemplo que debería ser estudiado detenidamente. Mientras las Conferencias Panamericanas constantemente están tomando Acuerdos jamás cumplidos, acerca de una liberación, cuando menos parcial, de barreras aduaneras, Alemania y Holanda acaban de establecer la libertad absoluta de fronteras, sin que ningún producto pague por ningún concepto y sin traba alguna.
            América, país joven, parece debería ser el de las grandes audacias. No sucede así. Y es Europa el continente que se nos avanza constantemente, siguiendo nuestras países arrastrados y rezagados. Si la salvación de estos países está en su mutua complementación total, no hay otro camino para iniciar esa ruta hacia unos Estados Unidos Latino-Americanos que la que comienza por los problemas aduaneros, cuya eliminación, reducida a América, no produciría mal alguno grave, solamente un período penoso de reajustes.
            Más, entre todas las noticias que dan vueltas alrededor de este problema del porvenir americano, la que tiene más importancia –y constituye un ¡alerta! para estos pueblos-  son as declaraciones del eminente político radical argentino, Dr. Molinari, diplomático además y parlamentario, quien denunciaba en estos días un Pacto secreto que enfilaría  a estos pueblos ingenuamente hacia la guerra. Después que el Dr. Palacios, el conductor socialista argentino, denunciaba que el 3 de Enero es el aniversario de otro 3 de Enero (1833), en que Gran Bretaña se apoderaba de un trozo de suelo argentino, las Malvinas, el Dr. Molinari hablaba así a un periodista, señalando un hecho cuya existencia objetiva valdrías la pena de ser investigada cuidadosamente. Sus palabras revisten un interés extraordinario:
            “Recordó el Dr. Molinari que fue seis años subsecretario de la Cancillería argentina, desde 1916 a 1922 durante la presidencia de Irigoyen. Le tocó intervenir en importantes negociaciones vinculadas al conflicto entonces en pleno apogeo. En esos años, el subsecretario de Estado norteamericano, Summer Wells, era Consejero de la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires. Además, Molinari fue diputado nacional desde 1924 a 1928 y senador nacional desde 1928 a 1930 en que cesó en el cargo por la revolución.
            Puedo decir que estoy en condiciones de revelar que en el tratado anglo-estadounidense ajustado recientemente sobre la cesión de bases británicas a cambio de destroyers y otras ventajas, figura una cláusula secreta por la cual se establece la cesión de las Malvinas a Estados Unidos en todo momento dado sin que medie, por supuesto, conocimiento alguno de nuestro país. Puerto Belgrano, Mar del Plata, Bahía Blanca, etc. puntos estratégicos del país que son la real finalidad  que se oculta detrás de los discursos y de las advertencias sobre los peligros de invasión extranjera en el continente.
            Considero interesante señalar la evidente contradicción en que incurrió el Presidente Roosevelt en su último discurso cuando ha querido convencernos de la realidad de esa amenaza: si es el Eje quien amenaza a América; si el Eje tiene perdida la guerra como afirma Roosevelt  en su discurso ¿por qué Roosevelt pide las bases?
            Preguntado el Dr. Molinari sobre cómo llegó a su conocimiento la cláusula secreta sobre las Malvinas declaró: “No debe causar extrañeza que una cuestión de esta índole trascienda donde menos probable parece, pues existen antecedentes históricos. Mi actuación me ha dado vinculaciones y conocimientos suficientes como para afirmarle que la cláusula secreta sobre las Malvinas existe. En la cuestión de la base de las Malvinas existe una cláusula secreta sobre que las Malvinas estarían acondicionadas a un posible conflicto en el Pacífico, pues en ese caso tendría importancia extraordinaria para la flota norteamericana. Esta cláusula secreta es de tal índole que mañana mismo las islas Malvinas podrían pasar a manos de los Estados Unidos sin importarles de que Argentina reclama sus derechos sobre la misma y sin dudar ante el hecho de traer la guerra a nuestras propias barbas”.
            Las revelaciones del Dr. Molinari tienen una importancia extraordinaria. Y sería bueno que su amigo Summer Wells, hoy supremo director de la política internacional norteamericana en lo que se refiere a este continente, les tomase el peso y las desvirtuase. Son demasiado graves, para que puedan quedar flotando en la atmósfera internacional, en unos instantes en que constantemente se habla  de democracia y sincera unión interamericana.