Guerra 1939 41 02 01 08
Índice del Artículo
Guerra 1939 41 02 01 08
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16

La guerra a la puerta de una nueva etapa. La guerra ítalo-británica La SI 01/02/41 p. 5-6
Armisticio en el Mekong. Armisticio siamés-indochino La SI 01/02/41 p. 6
Maquiavelito. Una ofensiva y una contraofensiva diplomáticas La SI 08/02/41 p. 1-7

La guerra a la puerta de una nueva etapa. La guerra ítalo-británica
La SI 01/02/41 p. 5-6

 a) En Albania la semana se ha caracterizado por una violenta y persistente contraofensiva, comenzada ya la semana anterior, destinada a mellar el empuje ofensivo de las fuerzas griegas. En el mapa de la semana pasada –que reproducimos ahora- puede el lector encontrar la doble dirección de esa ofensiva, que ha logrado paralizar completamente la embestida de las fuerzas greco-inglesas, aunque no ha logrado –en el momento en que esto es escrito- recuperar terreno apreciable.
 Esa contraofensiva del general Cavallero puede considerarse como la preparación de otra que va a venir. Su finalidad capital no habría sido reconquistar terreno, sino la mellación del enemigo, en el sentido de que sus avances sean detenidos, así como, en el terreno moral, fijar en la mente del Estado Mayor aliado que no hay manera de continuar avanzando.
 Si se someten a estudio los Comunicados del Estado Mayor aliado durante los últimos veinte días, se verá con qué esperanza era anunciada la próxima caída de las tres ciudades que constituyen el centro de la defensa italiana: Valona en la costa, Berat en el centro y El Basan en el norte. El que esas esperanzas no hayan podido ser realizadas constituye el primer éxito italiano, por el cual se probaría que han logrado, por fin, agarrarse a la tierra, en una zona en la cual nada había preparado, debiendo todo ser improvisado.
 Esta última frase delata una falta del Estado Mayor italiano, así como una prueba política  evidente de que Italia no había pensado desde lejos atacar a Grecia. La guerra cogía preparada a Grecia, pero no a Italia, muestra clara de que en los planes de Mussolini no estaba la conquista y sujeción de Grecia. Esa rehabilitación de la limpieza política en los planes balcánicos de It6alia no abona, sin embargo, la labor de un Estado Mayor que no puede cimentar sus planes en postulados políticos. Y será siempre inexplicable como esa Albania meridional no estuviese previamente fortificada, especialmente sabiendo los planes existentes entre el dictador Metazas y el Gobierno británico.
 Si los síntomas no engañan, hay que esperar por este lado sucesos de gran envergadura.  Esa semana de contraofensiva italiana no parece ser sino la etapa inicial de ella, después de la cual, so pena de estabilizarse el frente,  se desencadenaría una contraofensiva italiana, que tendería a ser definitiva, a lo largo de toda la línea.
 Un detalle importante es que los italianos han seguido ganando terreno, aunque muy escaso, en el extremo norte de la línea, en las fuentes del río Skumbi, al noroeste de Pogradec.  El que haya el comando italiano concentrado aquí  sus mayores esfuerzos está explicado por encontrarse en este valle superior  del río los yacimientos de petróleo que proporcionan a Italia una pequeña, pero siempre interesantísima, cantidad de aceite para sus operaciones bélicas. Todo parece indicar que toda la costa albanesa  del lago Ochrida ha sido recuperada por los italianos, en cuyo caso el petróleo estaría en situación segura.

 b) En estos instantes se anuncia la muerte de Metaxas, el gobernante griego, acerca del cual en su aspecto democrático, dedicaremos un párrafo –que contendrá revelaciones de las cuales respondemos- en el ensayo Democracia en el número próximo. Este aspecto aparte –que incluye otros varios, entrelazados con él- hay que notar en Metaxas especialmente sus dotes militares, que han hecho posible esta campaña griega que, aunque dirigida y sostenida por los ingleses, delata una claridad mental extraordinaria en el general Metaxas.
 Un sargento de la Vl Columna que escribe sus inexactitudes desde Estados Unidos, el sedicente capitán Masson, alaba justamente esas dotes militares, aunque no acertando a concretarlas y callando intencionadamente –le pagan para esto- el origen de tales dotes. Es que él no alaba a Metaxas por ser quien era, sino por estar al servicio de un bando determinado.  
 La característica del general Metaxas bajo este punto de vista militar era doble: una larga preparación seguida de una ejecución fulminante, y el sistema envolvente con características modernas.  El supo preparar calladamente la defensa del país con muchos meses de anticipación, y aún sin mostrar señales de ello, difícil como era. El avance griego desde los montes Pindo hasta las actuales líneas fue espectacular, rápido y brillante, no dando tregua a los italianos para que se agarraran al suelo que no habían preparado de antemano. Lo trágico del