Guerra 1939 41 10 04
Índice del Artículo
Guerra 1939 41 10 04
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14

A los 100 días de guerra en Rusia La SI 04/10/41 p. 1-5
Gran Bretaña advierte a Finlandia. Fronteras de Finlandia La SI 04/10/41 p. 5-6
El precioso instante norteamericano La SI 04/10/41 p. 7
Japón, camino de Chun King. El Japón en Hunan La SI 04/10/41 p. 7, 10
Una broma pesada en Siria La SI 04/10/41 p. 10
Bibliografía Ti-Tsun-Li, Dr.  : Frente al peligro japonés. Nueva York La SI 04/10/41 p. 14

A los 100 días de guerra en Rusia
La SI 04/10/41 p. 1-5

(Esta crónica hay que relacionarla con otra anterior “Los búlgaros se suman al Eje” en La SI 08/03/41 p. 1-5, donde hay en la página 1 un mapa que muestra “como está organizada Europa”.
Ahora, también en la página 1, hay un mapa que muestra -fruto de la guerra- el surgimiento de los “Estados Unidos de Europa”, bajo el cual se puede leer:
Europa a los 100 días de guerra rusa, y a los dos años de guerra. Los grupos de países van diferenciados con distintos trazados y cada país con un número distinto.
            A. Países que marchan con Alemania (Estados Unidos de Europa):
            1º Cuadritos. Países adheridos al Pacto Tripartito: 1 Alemania. 2 Italia. 3 Albania. 4 Montenegro. 5 Croacia. 6 Hungría. 7 Eslovaquia. 8 Rumania. 9 Bulgaria.
            2º Liniecitas paralelas contrapuestas. Países adheridos política y comercialmente a Alemania: 10 Finlandia. 11 Portugal. 12 España.
             3º Puntitos. Países conquistados: 13 Noruega. 14 Dinamarca. 15 Holanda. 16 Bélgica. 17 Luxemburgo. 18 Francia. 19 Servia. 20 Grecia. 21 Rusia occidental.
            4º Crucecitas. Países comercialmente unidos a Alemania: 22. Suiza. 23 Suecia
            B. Países neutrales: en blanco. 24 Irlanda. 25 Turquía europea
            C. Países pseudodemocráticos: en negro. 26 Gran Bretaña. 27 (conquistada) Islandia. 28 Rusia oriental 
            Arriba, a la izquierda del mapa, hay un resumen: Aliados 3; Neutrales 2; Eje 23. Rusia figura en los grupos: 21 y 28

            a) Después de terminada la más gigantesca batalla que haya tenido lugar en el mundo, entre Kiev y el Donetz, forzosamente había de darse un período de reorganización, y así ha sido. Esta semana ha ofrecido todos los síntomas de esa callada reorganización que precede forzosamente a las supremas embestidas. Podríamos decir que durante estos siete días lo más saliente ha consistido (aparte el avance finés, de que nos ocuparemos en uno de los párrafos siguientes) la resistencia desesperada en toda la línea por parte rusa, y especialmente en las cuatro contradirecciones de las ofensivas alemanas.
            En el norte, mientras Leningrado ha quedado abandonada a sus fuerzas y la destrucción de la ciudad va realizándose “organizadamente” hora tras hora por ambas partes, el mariscal Voroschilow se ha retirado a Vologda, a más de cien kilómetros de la primera línea alemana, para organizar seguramente un frente protector del ferrocarril que de esa ciudad va a Arcángel, en el mar Blanco, del cual hablábamos (con mapa mostrativo) en un número anterior. Allí se ha de esperar una gran batalla, porque es inminente una ofensiva alemana hacia aquella vía férrea, para cerrar todo auxilio exterior, por el Ártico, a los ejércitos rusos.
            En los mapas de la portada de los números 1016 y 1019, también en otros, poníamos a los ojos del lector las fuentes del Volga, el gigantesco río ruso, que nace en los alrededores mismos del mar Báltico para dirigirse, después de un arco gigantesco, al extremo sur, hacia las tierras cálidas de los cosacos, a las faldas mismas del Cáucaso. Insinuábase en estas columnas  que probablemente fuerzas poderosas alemanas se dirigirían derechamente a los orígenes del gran río, para ir descendiendo por sus riberas. Así ha acontecido. Los Comunicados alemanes nos hacen saber que las fuentes del río han sido ya alcanzadas y que en estos mismos instantes remeros del Volga no son solamente los rusos del sur.
            Para oponer una valla a ese avance alemán, los rusos han realizado una nueva contraofensiva en los cerros bajos, y en parte pantanosos, donde el enorme río nace. La arremetida ha sido de primera calidad, si hemos de creer a los Comunicados rusos –y los creemos en este caso-; a pesar de lo cual, los germanos, si no han avanzado tal vez lo que esperaban, han podido beber las aguas del Volga, previa, por supuesto, una acuciosa desinfección.
            Más abajo, en el sector central, entre Smolenks y Moscú, el Mariscal Timochenko ha continuado sosteniendo su gallarda contraofensiva, que bien merecía haberse encontrado con ejércitos menos recios que los alemanes. Tal ha sido la buena organización de esa