Inglaterra 41 01 a 10
Índice del Artículo
Inglaterra 41 01 a 10
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11

Bibliografía. Anónimo: Hazañas de la guerra. Londres. La SI 04/01/41 p. 15 
Bibliografía Oficioso. ¿Qué es el Imperio Británico? Londres.  La SI 15/02/41 p. 10
Un raro misterio La SI 22/02/41 p. 9-10
Bibliografía Radler, Joachim, England und die Neutralitat. Berlín La SI 08/03/41 p. 8
Mr. Eden no convence La SI 07/06/41 p. 7
Ramsay, Muir. Breve historia del Imperio Británico. Santiago de Chile. La SI 21/06/41 p. 14
Crisis de puestos en Gran Bretaña La SI 26/07/41 p. 9-10
Bibliografía Laurie A. P. La política de Gran Bretaña después de Munich. Londres. La SI 26/07/41 p. 14
Bibliografía Schriften: Juden in England París La SI 26/07/41p. 14
Bibliografía Nacional Book Council: A selection of recents books Publisher in Great Britain. London La SI 26/07/41 p. 14
Bibliografía Nacional Book Council: Recents books published in Great Britain.  Londres.  La SI 30/08/41 p. 10
Australia no acepta. Australia protesta La SI 06/09/41 p. 9
Bibliografía Radler, Joachim, England und die Neutralitat. Berlín La SI 06/09/41 p. 8
Bibliografía Cecil, vizconde Roberto A great experiment. Nueva York  La SI 06/09/41 p. 14
Bibliografía Jellicoe, E., G., Playing de Game, What Mr. Asquith in his book “The Genesis of the War”, does not tell us! Londres. La SI 06/09/41 p. 14
Bibliografía Anónimo. Autobiografía Inglesa. Berlín La SI 27/09/41 p. 10
Bibliografía Albert, Charles: Inglaterra contra Europa.- París. La SI 11/10/41 p. 14
Bibliografía Ponsoby, Arthur. Les faussaires a la oeuvre en temps de guerre Bruselas. La SI 25/10/41 p. 10

Bibliografía
Anónimo: Hazañas de la guerra. Londres.
La SI 04/01/41 p. 15

 Una de las grandes virtudes de la actual propaganda alemana es que sabe ocultar con delicadeza –con gran estrategia- la parte de Fuerza de la guerra. Ella ha vencido fulminantemente. Sin embargo, no ha dado su propaganda estampas bélicas ni ha hecho alarde de esta fuerza, al menos para el pueblo.
 Es esta una táctica interesante. La gente sana ama la fuerza como medio de imponer la moral. No, por sí misma. Todo lo que sea exhibición para imponer dominio es antipático.
 Con esto queda hecha la crítica de este folleto británico, que muestra como estas ideas de un mundo nuevo tardan en entrar en la mente ochocentista de los propagandistas ingleses. Publicar ahora un libro y poner en la portada 9 cañones de gran calibre, acompañar esto de grabados similares y titular el texto: “El poderío Marítimo todavía decide”, es estar fuera de toda estrategia propagandista. Precisamente, si gran Bretaña tiene antipatías, es por esto: por decirlo todo por la fuerza y sentar ínfulas de dueña del mar, es decir, del mundo.
 ¡Qué lástima que ese pueblo británico, que tiene tan eminentes cualidades, no tenga a su frente gente moderna, que comprenda cómo piensa hoy el mundo! De tenerla, esos 40 grabados del folleto habrían sido ocultados cuidadosamente. Jamás exhibidos. O, todo lo más, exhibidos entre los pueblos coloniales, en los cuales el miedo a la fuerza bruta prima por encima de todo.
 Numerosas veces hemos aludido a la “incapacidad antibritánica de la propaganda británica”. Es este uno de los aspectos más doloroso de esta guerra, para cuantos, abominando del Imperialismo, amamos a Gran Bretaña.

Bibliografía
Oficioso. ¿Qué es el Imperio Británico? Londres.
La SI 15/02/41 p. 10

 A través de la larga vida de esta revista, hemos tenido que poner de relieve, en muchas ocasiones, ciertos caracteres notables del Imperio Británico. Tiene sus manchas, especialmente originarias. Tiene sus aspectos simpáticos, especialmente ese entender un Imperio a base de completa independencia cuando menos de seis de sus miembros –los Dominiones-  sin que Londres sienta el haber soltado las riendas y de una vez dejado de introducirse en la vida de esos pueblos.
 Esto indica una cosa: que, si la hora del fin del Imperio ha llegado con la actual guerra, sea cual sea su resultado bélico, no por esto podría un entusiasta de él encontrar excelentes cualidades para hacer su panegírico en el día de los responsos.
 El no haber sabido entender esto el británico que ha escrito esa hoja volante, titulada: “¿Qué es el Imperio Británico?”, muestra su escasa habilidad. Y, viniendo de la Oficina oficial de Propaganda, muestra también, cuán poco es el valer calitativo de Mr. Duff Cooper, que lleva la batuta en ese entierro. El Imperio tiene por donde ser alabado. En vez de agarrar el asunto por este lado, lo presenta al público hispanoamericano por el lado más antipático: mostrando en una cincuentena de grabados los pueblos (los habitantes, la extensión) que actualmente viven aherrojados dentro del Imperio, haciendo relatar cómo los británicos son ahora los dueños del mundo.
 No podían esperar más los alemanes para justificar su guerra. La humanidad, si vale algo, ha de oponerse a toda laya de dueños.
 Lamentamos una vez más la poca habilidad de la propaganda británica, que parece organizada para dar la razón a los enemigos del Imperio. 

Un raro misterio
La SI 22/02/41 p. 9-10

 Al registrar la reciente muerte súbita de lord Lothian, apuntábamos un problema, íntimamente relacionado con su vida contradictoria: el dualismo en que vive la torpe