Alemania
Índice del Artículo
Alemania
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Florilegio del ideario de Bardina: Alemania


a. Alemania:  el  ascenso del nazismo al poder
    El hitlerismo en el Gobierno en La SI 10/04/33 p.4-5
    El hitlerismo contra los partidos: ¿los atropella o los supera La SI 10/07/33 p.3-4
b. Alemania: Hitler
La situación especial de Rusia dentro de la comedia de la política mundial La SI 26/08/39 p. 1-6
Así fue Adolfo Hitler (1) La SI 12/05/45 p. 1
    Así fue Adolfo Hitler (2) La SI 19/05/45 p. 1
    Autopsiando cuatro discursos. Habla Hitler. La SI 22/11/41 p. 7
El derrumbe británico en los Balcanes: causas y consecuencias. Esta campaña en la técnica militar. ¿A dónde se dirigirá inmediatamente la ofensiva-relámpago alemana? La SI 03/05/41 p. 7
c. Alemania: el  nazismo, experimento social
Presentación de problemas, La nueva Alemania, El primer año de Gobierno Nacional-Socialista en Alemania a la luz de los hechos fundamentales La SI 29/01/34 p.6 col 3
Molotov llega a Berlín.- Berlín – Moscú – Roma – Tokio en La SI 16/11/40 p. 2 col. 5
d. Alemania: en la segunda guerra mundial
Yugoslavia firma. Yugoslavia adhiere La SI 29/03/41 p. 1-4
El derrumbe británico en los Balcanes: causas y consecuencias. Esta campaña en la técnica militar. ¿A dónde se dirigirá inmediatamente la ofensiva-relámpago alemana? La SI 03/05/41 p. 6
Los búlgaros se suman al Eje en La SI 08/03/41 p. 1   
e. Alemania: Bardina ante el nazismo
    Desapasionadamente Hitler, en La SI  06/02/37 p. 1-2, 10
    La humanidad ante los gigantes La SI 25/01/41 p. 13
    La nación vasca en La SI 03/08/40 p. 12
    La nación vasca en La SI 03/08/40 p. 12 
Así fue Adolfo Hitler  (7) (Fin) La SI 23/06/45 p. 2 col. 2
Así fue Adolfo Hitler (7) (Fin) en La SI 23/06/45 p. 7 col. 1
    “La Semana Internacional” a sus Abonados y Lectores en La SI 03/08/46 p. 8



a. Alemania: el ascenso del nazismo al poder

V.- El fracaso de los partidos alemanes
    Desde 1919, el parlamento alemán, generado con la escrupulosidad más extrema, ha dado ejemplo de una esterilidad absoluta.
    En distintas ocasiones hemos tenido que apuntar hechos y opiniones a este respecto. No diremos ya de ese demoledor Conde Keyserling. Políticos tan políticos como Luther, Bruening, Stressemann, han confesado que era imposible bien gobernar en Alemania a base de los partidos legítimamente generados. Al primero pertenece esta frase: "el gobierno ha realizado una política difícil y excelente, a pesar de las intrigas de los partidos y del parlamento". Bruening, dos años atrás, exigió, para presidir el gobierno, el cierre del Reichstag y la no actuación de los partidos. Stressemann tenía sobre los grupos políticamente organizados una opinión despectiva: "su ideal verdadero lo constituyen los egoísmos de grupo, sin mira alguna "nacional".
    No son los enemigos del parlamento los que de tal modo hablan. Los mismos partidos opinan igualmente. Y, desde hace dos años, casi tres, ya habían decidido no actuar, gobernando Hinderburg y el jefe del gobierno con autoridad absoluta, concedida por el parlamento mismo, que con ello se suicidaba. La Constitución de Weimar, previsora, había incluído un articulito, por el cual se permitía al Parlamento desentenderse de sus funciones esenciales y cargar todo el peso de la legislación y de la gobernación sobre el Ejecutivo.
    La crisis de los partidos se acentuaba más y más, año tras año. Hacia 1930, ya no